Saltar al contenido principal
Vaticano

El papa Francisco lava los pies a una musulmana en una prisión: inédito y emocionante

El papa Francisco lavando los pies de un joven en una prisión en Roma, 28 de marzo de 2013.
El papa Francisco lavando los pies de un joven en una prisión en Roma, 28 de marzo de 2013. Reuters

El papa Francisco ha lavado los pies este Jueves Santo a una docena de jóvenes en una prisión de Roma, entre ellos, a dos mujeres, una musulmana serbia y una católica italiana. El gesto es doblemente histórico para un papa. Francisco sorprende y sigue imponiendo un nuevo estilo.  

Anuncios

Ante medio centenar de personas reunidas en la capilla del centro penitenciario para menores Casal del Marno en Roma, tras un breve sermón, el papa argentino procedió este jueves al lavamiento de pies de diez muchachos y dos muchachas.

El cardenal Bergoglio ya había hecho esto en Buenos Aires durante los Jueves Santos. Pero es la primera vez en Roma que el “lavamiento de pies” de un papa tiene lugar en una prisión y que es propuesto además a muchachas. “Es la primera vez en la historia que un papa hace participar a mujeres en esta ceremonia”, incluso si “muchos sacerdotes ya lo hacen”, dijo el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.

El papa de 76 años explicó que el lavamiento de pies “reproduce un símbolo que es una caricia de Jesús” y subrayó que él había ido a esa prisión a hacer ese gesto “de todo corazón”. También precisó que lo había hecho “como sacerdote y como obispo”, sin mencionar la palabra papa. Este tradicional rito se celebraba por lo general en la basílica San Juan de Latrán y los escogidos eran sacerdotes.

De ahí la emoción que rodeó la ceremonia. “Estoy feliz de estar con ustedes”, dijo Francisco a los jóvenes. “Vayan siempre hacia delante y no dejen que nadie les robe la esperanza. ¿Entendido? ¡Siempre adelante con la esperanza!”, exhortó con autoridad. También les recomendó que si se enfadaban, “dejaran pasar la rabia”. Y retomó la expresión familiar entre los jóvenes italianos: “Lascia perdere”.

La ceremonia estuvo acompañada de cantos con guitarra. En las imágenes difundidas por la CTV, la televisión del Vaticano (único medio autorizado a registrar la escena), se ve al papa arrodillarse, echar agua a los pies de los jóvenes, secarlos y abrazarlos. Según testigos, muchos lloraban.
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.