Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

La alimentación emocional, cuando la comida esconde nuestros sentimientos

Audio 12:31
A veces se come por aburrimiento, ansiedad o tristeza.
A veces se come por aburrimiento, ansiedad o tristeza. D.R.

Comer cuando nos sentimos tristes, enojados o aburridos, es algo que a muchos nos ha pasado. Es la llamada alimentación emocional: el sentimiento de hambre se reemplaza por otras emociones y comemos no para nutrirnos sino para satisfacer una necesidad emocional. Una forma de comer que puede convertirse en un problema si toma grandes proporciones. Pero con algunos consejos simples, es posible modificar esta conducta.

Anuncios

La alimentación emocional es una conducta que afecta a muchas personas, sin importar el sexo ni la condición social. “La alimentación emocional hace referencia al hecho de recurrir a la comida como una forma de aliviar la vivencia de un sentimiento que generalmente es negativo, como la ansiedad o la tristeza”, explica la doctora en psicología clínica Judit March. “la alimentación emocional no se considera un trastorno, es un comportamiento que presenta una gran parte de la población y sólo se convierte en un problema cuando se utiliza con frecuencia” precisa.

Los sentimientos de culpabilidad después de un atracón forman parte también de este proceso que se puede convertir en un círculo vicioso.

Pero algunos consejos de sentido común pueden ayudar a modificar esta conducta, doctora Judit March: “El primer paso es identificar las señales del hambre o en el caso de que no se coma por hambre, identificar cuáles son aquellas emociones que nos inducen a comer”.

 En la comida como en la vida
Adriana Esteva, ex-presentadora en la televisión mexicana, fue víctima de dietas durante muchos años y tenía una relación emocional con la comida. Ahora se ha convertido en una especialista en este tema, imparte talleres y conferencias y ha publicado dos libros al respecto.

 

Su último libro se titula "En la comida como en la vida",  publicado por la editorial Planeta. Adriana Esteva  nos habla de su propia experiencia: “Dejé de hacer dietas hace siete años y recuperé el poder de decisión de saber qué necesita mi estómago… yo trabajo mucho con mindfulness, que es la atención plena, poner atención a la hora de comer, comer con conciencia, con todos los sentidos, aprender, reaprender a oler a sentir, a disfrutar los sabores”.

En conclusión, recuperar nuestra manera de comer, para disfrutarla mejor y que no se convierta en un trastorno alimentario.

 

 

 

Entrevistadas: Doctora Judit March, especializada en trastornos de la conducta alimentaria y Adriana Esteva, autora del libro “En la comida como en la vida”, de la  editorial Planeta.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.