Saltar al contenido principal

Se estrena el nuevo kilo

El "gran K", que definía hasta ahora al kilo, es un cilindro conservado bajo una triple protección de vidirio en las afueras de París.
El "gran K", que definía hasta ahora al kilo, es un cilindro conservado bajo una triple protección de vidirio en las afueras de París. Kyodo News via Getty Images

A partir de este lunes, entra en vigor la nueva definición del kilo, reemplazando la referencia del siglo 19, que había empezado a “adelgazar”. Aunque no cambie nada a la hora de hacer las compras en la verdulería, se trata de una modificación crucial para el desarrollo tecnológico.

Anuncios

El kilo ya no es lo que era. A partir de este lunes, al hablar de esta unidad de peso, no nos referiremos a un objeto físico, el cilindro metálico llamado “Gran K”, que duerme desde 1889 en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas de Francia.

Desde este 20 de mayo, entra en vigor una nueva definición decidida en noviembre en Versalles, cerca de París, por la Conferencia general de pesos y medidas (CGPM), un organismo creado a finales del siglo XIX y que se reúne cada cuatro o seis años.

Entonces, los representantes de 60 países tomaron entonces "una decisión histórica" a favor de una nueva definición del Sistema internacional de unidades (SI), lo que comporta modificar la definición mundial del kilogramo así como del amperio, el kelvin y el mol.

Los científicos constataron que la masa de este prototipo internacional había variado, de forma muy ligera, en comparación con otras seis copias realizadas a finales del siglo XIX de este mismo cilindro, compuesto a través de platino e iridio.

La variación del peso de la "Gran K" resultaría anecdótica para la mayoría de las personas, pero suponía un problema para la ciencia y la industria inmersas en la era de lo increíblemente minúsculo, sobre todo gracias al desarrollo de la tecnología cuántica.

El kilogramo se derivará desde este lunes a partir de la constante de Planck (h), una constante fundamental de la física cuántica.

El kelvin, medido hasta ahora a través del agua, será definido a través de la constante de Boltzmann (k), una unidad relacionada con la agitación térmica de las partículas de un cuerpo.

El amperio se medirá a partir de la carga elemental (e), la carga eléctrica de un protón, y el mol, una unidad utilizada sobre todo en la química, dependerá directamente de la constante de Avogadro (NA).

En cuanto a lo que se refiere a la vida cotidiana, la balanza de la verdulería o la carnicería siguen siendo de fiar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.