Saltar al contenido principal
Turismo

La agencia de viajes Thomas Cook intenta evitar la quiebra

Si la quiebra de la compañia se confirma, 600 000 turistas deberán ser repatriados rapidamente.
Si la quiebra de la compañia se confirma, 600 000 turistas deberán ser repatriados rapidamente. REUTERS/Phil Noble

Accionistas y acreedores de la agencia de viajes británica Thomas Cook se reunirán este domingo para intentar evitar la quiebra, que podría afectar a 600.000 turistas en todo el mundo. 

Anuncios

 La compañía necesita reunir 200 millones de libras (unos 227 millones de euros, 250 millones de dólares) para evitar la quiebra y para ello está prevista este domingo a partir de las 08h00 GMT una reunión de última hora entre accionistas y acreedores.
   El grupo tiene previsto por la tarde reunir a su consejo de administración. "Sabremos (...) si se llega a un acuerdo" y si Thomas Cook puede sobrevivir, indicó a la AFP un fuente cercana a las negociaciones.
   Según este fuente, la compañía también está intentando convencer al gobierno británico para que aporte fondos, en unas negociaciones que empezaron el sábado.
   Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad, Brandon Lewis, dijo en una entrevista en Sky News que sería "inapropiado (...) comentar la situación financiera de una empresa privada".
   Sin embargo, dijo que hay "negociaciones" y esperó que "lleguen a una conclusión positiva".
   El sindicato TSSA, que representa a los asalariados de la compañía, escribió el sábado al la ministra de Empresa e Industria, Andrea Leadsom, para reclamar una "reunión urgente" y le pidió que esté "preparada para ayudar a Thomas Cook con un verdadero apoyo financiero".
   "Hay que salvar a la compañía sea como sea. Ningún gobierno británico serio permitiría la pérdida de tantos puestos de trabajo", indica en la carta el secretario general del TSSA, Manuel Cortes, según un comunicado.
   Thomas Cook tiene unos 22.000 empleados en todo el mundo, 9.000 de ellos en Reino Unido.
   La posible quiebra de la agencia de viajes más antigua del mundo sería además un duro golpe para el turismo europeo.
   La compañía debería organizar de inmediato la repatriación de 600.000 turistas en todo el mundo, entre ellos 150.000 británicos, en una operación sin precedentes en Gran Bretaña desde la Segunda Guerra Mundial.
   La repatriación podría necesitar dos semanas, lo que corresponde a la duración máxima de la mayoría de vacaciones que propone Thomas Cook.
   La compañía, que es a la vez un turoperador y una aerolínea, tiene una facturación anual de unos 10.000 millones de libras (11.320 millones de euros, 12.470 millones de dólares).
   Pero desde hace varios años se enfrenta a la competencia de otras empresas y de un entorno económico incierto, en particular en Gran Bretaña, por las incógnitas del Brexit y por la caída de la libra.
   Thomas Cook reconoció que no era viable y presentó un plan de reestructuración en el que el conglomerado chino Fosun tomaría el control de sus actividades de turoperador y los acreedores las de su compañía aérea.
   Pero los 900 millones de libras (1.020 millones de euros, 1.120 millones de dólares)prometidos no son suficientes y por eso la compañía necesita otros 200 millones de libras para continuar con sus actividades.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.