Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

COP25: de la ambición al desgano

Audio 13:45
Miles de personas manifestaron en Madrid al margen de la COP25. Pero para las decisiones fuertes contra el calentamiento global deberán seguir esperando.
Miles de personas manifestaron en Madrid al margen de la COP25. Pero para las decisiones fuertes contra el calentamiento global deberán seguir esperando. REUTERS/Juan Medina

La COP25 terminó este domingo con más de 42 horas de retraso, lo que la convierte en la más larga de la historia, por delante de Durban en 2011. Y pese a la presión internacional, de las ONG ambientalistas y de los países vulnerables, el consenso general es que el resultado de la cumbre climática de Madrid es insuficiente para combatir el calentamiento planetario. 

Anuncios

Cuando ya se temía un fin de COP sin acuerdo, finalmente la presidencia chilena de la Cumbre convocó a una sesión plenaria de clausura, que también tardó en arrancar.

Como ya se esperaba, el artículo 6 relativo al mercado del carbono quedó en veremos. Ya se verá en 2020, durante las reuniones de los grupos de trabajo, si se encuentra una solución para definir reglas estrictas con el fin de controlar dicho mercado y evitar “trampas que beneficien a unos en detrimento de países más vulnerable”, como comentó a RFI Remi Parmentier, secretario de la organización “Because the Ocean” y observador en las negociaciones.

“La trampa”, explicó por su lado Juan Pablo Osornio, portavoz de Greenpeace International, consiste en contar dos veces los créditos de carbono. Por ejemplo: un país cuenta una tonelada de reducción de emisiones de carbono y al mismo tiempo vende la misma tonelada a otro país”. Algo así como pagarse y darse el vuelto.

Para las oenegés el “no deal” del artículo 6 es una buena noticia. Claire Nickel, de Caritas Francia, estima que lo mejor “es tomarse su tiempo y evitar errores que luego tengan un impacto en las poblaciones, como sucedió en Panamá en donde se desarrolló un proyecto sin consultar a la población lo que dejó tres muertos”.

Manuel Pulgar-Vidal, líder del programa internacional de clima y energía de WWF declaró: “Sabemos lo que hay que hacer y nos hemos quedado sin tiempo para dar marcha atrás o para debatir. El año 2020 debe ser diferente y lucharemos aún más por las personas y la naturaleza. Los gobiernos regresarán a casa para hacer frente a la frustración creciente de los movimientos juveniles, los ciudadanos y las comunidades vulnerables que sufren los impactos de la crisis climática y tienen que responderlos”

"Esta COP25 termina con un resultado mixto, muy por debajo del nivel de ambición al que nos llama la ciencia. Los principales actores que se esperaba que avancen no han cumplido con estas expectativas, pero gracias a una alianza progresiva de pequeños estados insulares y países europeos, africanos y latinoamericanos, hemos logrado el menor resultado posible, en contra de la voluntad de los principales contaminadores”, declaro Laurence Tubiana, una de las arquitectas del Acuerdo de París, que resultó de la COP21, y directora de la Fundación del Clima.

Los observadores en Madrid culparon a los países del G20 por el mal resultado, con los EE.UU., Brasil, Australia, Arabia Saudita y las principales compañías de petróleo, gas y carbón implícitas en socavar la ambición climática. Trump, Morrison y Bolsonaro aparecieron impasibles ante los furiosos incendios en el Amazonas, Sydney y California este año, que destruyeron preciosos ecosistemas y dejaron a miles de personas sin hogar.

Las principales economías, como Canadá, Japón, China e India, fueron culpadas por su autocomplacencia, por no prestar más apoyo a las naciones vulnerables frente a los impactos brutales y por presionar para que se de una respuesta colectiva más dura en 2020, cuando los nuevos planes climáticos son obligatorios en virtud del Acuerdo de París.

La Unión Europea intentó desempeñar su papel de puente entre los países en desarrollo y los países desarrollados. Sin embargo, se necesitará un gran impulso diplomático y una mayor alianza de liderazgo para obtener resultados sustanciales en la COP26 Glasgow.

La presidente de la cumbre, la chilena Carolina Schmidt, reconoció que las ambiciones no habían estado a la altura pero subrayó que todo el trabajo realizado servirá para avanzar y preparar la COP26, que tendrá lugar en Glasgow, en noviembre de 2020.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.