Nuevos enfrentamientos en India en las protestas por la ley de ciudadanía

Anuncios

Nueva Delhi (AFP)

Diversos puntos de India volvieron a ser escenario este viernes de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes durante las protestas contra una nueva ley de ciudadanía, que es considerada discriminatoria hacia los musulmanes y cuya adopción ya ha provocado un total de nueve muertos en el país.

Se trata de las manifestaciones más importantes desde la llegada al poder en 2014 del gobierno nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi.

El viernes los enfrentamientos tuvieron lugar en Lucknow, la capital del estado de Uttar Pradesh (norte), donde varios centenares de personas fueron detenidas cuando iban a manifestarse, indicó un periodista de la AFP en el lugar.

En muchos lugares de este país de 1.300 millones de habitantes se mantiene la prohibición de manifestarse y en algunos casos las autoridades cortaron internet.

La policía desplegó dispositivos de seguridad frente a numerosas mezquitas por temor a incidentes este viernes, cuando se celebra el tradicional rezo musulmán semanal.

La ley que desató las protestas otorga la ciudadanía a refugiados de Afganistán, Pakistán y Bangladés, pero solo si no son musulmanes. Sus opositores la consideran discriminatoria y contraria a la Constitución india.

La nueva ley no afecta directamente a los indios de confesión musulmana, pero estos temen ser discriminados tras cinco años de gobierno de Modi.

En Nueva Delhi, la capital, la situación era tensa en el barrio de mayoría musulmana de Old Delhi, según los periodistas de la AFP en el lugar.

Pese a la prohibición de manifestarse, unas 5.000 personas se reunieron a la salida del rezo en la gran mezquita Jama Masjid bajo la vigilancia de loe numerosos policías antidisturbios.

Algunos manifestantes llevaban una enorme bandera india de 30 metros de largo y gritaban "¡Libertad, libertad!".

El jueves un manifestante murió por heridas de bala en Lucknow, indicó a la AFP un médico que no quiso identificarse.

La policía desmintió haber disparado, pero el padre de la víctima declaró al periódico Times of India que dispararon a su hijo tras haberse encontrado en medio de una manifestación cuando había salido a comprar.

Además, 16 policías resultaron heridos en la ciudad.

Las fuerzas de seguridad también dispararon el jueves contra la muchedumbre en Mangalore (sur) para dispersar una manifestación de unas 200 personas y mataron a dos manifestantes, dijo a la AFP el portavoz de la policía, Qadir Shah.

Otros cuatro manifestantes fueron hospitalizados por heridas de bala.

"Iban hacia el barrio más concurrido de Mangalore. Esto provocó una carga con palos. Luego les lanzaron gases lacrimógenos. Pero teniendo en cuenta que los manifestantes no se detenían la policía tuvo que disparar", explicó el responsable de la policía.

En un editorial muy crítico con el gobierno, el periódico The Indian Express pidió este viernes que se haga todo lo posible "para preservar la paz" en un país donde los musulmanes representan el 14% de la población.

"La democracia más grande del mundo no puede parecer incapaz de aceptar a los jóvenes que están en desacuerdo con el poder (...) India corre un alto riesgo si empieza a ser vista como un lugar donde los disidentes sienten miedo", afirmó el periódico.

La oenegé Amnistía Internacional (AI) pidió el jueves a las autoridades indias que "cesen la represión contra los manifestantes pacíficos que protestan contra una ley discriminatoria".