Gideon Saar, un exministro que desafía a Netanyahu

Jerusalén (AFP) –

Anuncios

Tiene un aire de contable, incluso de 'gentleman'. Gideon Saar carece del carisma de su exmentor, el primer ministro Benjamin Netanyahu, pero sí muestra el aplomo de desafiarlo el jueves para intentar convertirse en el líder del Likud, el gran partido de la derecha israelí donde el jefe de gobierno reina sin sombra desde hace años.

Nacido en Tel Aviv, Gideon Sar, de 53 años, es una de las figuras del Likud desde hace una década y fue varias veces ministro en los gobiernos Netanyahu entre 2009 y 2014.

Sobre todo, ha sido uno de los primeros que ha reclamado unas primarias para designar a un nuevo jefe del partido, después de que Netanyahu fuese inculpado por corrupción.

El primer ministro más duradero de la historia de Israel siempre ha rechazado nombrar a un sucesor al frente del Likud. Y Saar lo ha acusado varias veces de apartarlo.

Abogado y periodista, el aspirante a liderar el partido entra en política en 1999 gracias a Netanyahu, que le nombra secretario del gobierno, una función que ocupó también en el gobierno de Ariel Sharon en 2001.

En 2003 entra al Parlamento, y después es reelegido en 2006, 2009 y 2013.

La popularidad de Gideon Saar crece en el seno del partido y su rivalidad con Netanyahu se vuelve evidente.

En septiembre de 2014, cuando es ministro del Interior, anuncia repentinamente "una pausa" en su carrera política para pasar más tiempo con su familia.

Después renuncia a su escaño en el Parlamento, aunque sigue siendo miembro del Likud.

Durante su ausencia, los comentaristas políticos lo ven como posible sucesor de Netanyahu, que le considera una amenaza.

En abril de 2017, anuncia su vuelta a la política.

- "Estoy preparado" -

Casado con Gueula Even, famosa presentadora, padre de cuatro hijos, dos de ellos de un primer casamiento, Saar parece tener un carácter más sosegado que el del primer ministro.

"Parece más un gentleman", estima Gideon Rahat, profesor de ciencias políticas en la Universidad hebraica de Jerusalén. "La segunda diferencia es que no es sospechoso de corrupción".

En noviembre, el fiscal general inculpa a Netanyahu por corrupción, fraude y abuso de confianza en tres casos.

Según la ley, el primer ministro, que niega de plano estas acusaciones, no tiene obligación de dimitir mientras no sea condenado y no haya agotado todas las apelaciones.

Reelegido diputado durante las legislativas de abril y de septiembre de 2019, Gideon Saar "intenta adelantar por la derecha al primer ministro", afirma Ofer Zalzberg, analista en el International Crisis Group (ICG).

El exestudiante en ciencias políticas está a favor de la anexión de las colonias israelíes en Cisjordania ocupada y pide limitar el poder de la Corte Suprema en sus decisiones sobre cuestiones constitucionales.

Cuando en las legislativas de noviembre, el Likud no alcanzó la mayoría necesaria para formar un gobierno -muy igualado con el partido centrista Azul-Blanco-, Netanyahu contempla la posibilidad de unas primarias en el partido.

A lo que Saar le responde en Twitter: "Estoy preparado". "La gente quiere cambio al frente de Likud", afirma.

El político se apoya en sus relaciones con jefes de otros partidos y en el hecho, sin decirlo abiertamente, de que él no está inculpado.

Pero las oportunidades de ganar estas primarias parecen todavía escasas para Saar, que cuenta por ahora con el apoyo público de menos de cinco diputados y de ningún ministro.