Saltar al contenido principal

La Fórmula 1 descubre nuevos "embajadores" en plena crisis del coronavirus

El piloto de Fórmula 1 Charles Leclerc posa con unos Ferrari SF 90 Stradale durante el rodaje del cortometraje "Le grand rendez-vous" el 24 de mayo de 2020 en Mónaco
El piloto de Fórmula 1 Charles Leclerc posa con unos Ferrari SF 90 Stradale durante el rodaje del cortometraje "Le grand rendez-vous" el 24 de mayo de 2020 en Mónaco AFP
4 min
Anuncios

París (AFP)

Lewis Hamilton como referencia de opinión, la joven generación, liderada por Charles Leclerc y Lando Norris haciendo incursiones en el mundo del eSport: en su tiempo de espera durante la pandemia del coronavirus, la Fórmula 1 vio a algunos de sus pilotos revelarse en otros roles.

Una máquina de ganar desde su debut en 2007, el sextuple campeón del mundo Hamilton ha ido progresivamente pasando de amigo de las estrellas de la cultura hip hop hasta dar un viraje más político estos últimos años.

Primer piloto negro de la historia en la categoría reina del deporte del automóvil, el británico habló con regularidad de las discriminaciones sufridas y la falta de diversidad de la F1, pero jamás con tanto vigor como desde la muerte de George Floyd a manos de policías en Estados Unidos a finales de mayo.

Estas últimas semanas, Hamilton, de padre negro y madre blanca, no cesó de exhortar en las redes sociales a posicionarse contra el racismo, antes de descender a la calle y de crear una comisión sobre la diversidad en los oficios del deporte del automóvil.

"Nadie mueve un dedo en mi deporte que está dominado por los blancos", escribió en Instagram. "Habría creído que ustedes verían ahora las razones por las que eso pasa y reaccionarían, pero ustedes no pueden pararse a nuestro lado. Sepan solo que sé quiénes son y que los veo".

- Apoyo a Hamilton -

La indignación del piloto de 35 años ganó finalmente el apoyo de sus homólogos, de su escudería Mercedes y de la Fórmula 1.

"Estoy feliz de que se haya expresado con tanta fuerza", afirma su patrón Toto Wolff. "Es uno de los embajadores de nuestro deporte y pienso que es bueno", añadió.

Cuando el promotor Formula One expresó su "apoyo total" en voz de su director deportivo, Ross Brawn, anunció oportunamente el lanzamiento de una "task force" dedicada a "incrementar la diversidad y las oportunidades a todos los niveles" de una disciplina siempre muy blanca y también muy masculina.

Y no era la primera vez que el británico utilizaba su notoriedad para defender sus causas, que van más allá del deporte. La ecología, los animales, el calentamiento climático le han visto mostrarse peleador.

Cada vez más a menudo portavoz de los pilotos, fue el primero en proclamar su "sorpresa" y su "choque" frente al mantenimiento de la carrera inaugural de 2020 en Australia a mediados de marzo, durante los inicios de la pandemia. Al día siguiente, la carrera iba a ser anulada tras el descubrimiento de un caso positivo en el paddock.

La F1 ha encontrado también nuevos embajadores de lujo, comercialmente preciosos, en sus más jóvenes pilotos.

A falta de una carrera real, Leclerc, Norris, Alexander Albon, George Russell o Max Verstappen optaron por las virtuales difundidas en directo en su plataforma de video Twitch, paraíso de los aficionados al eSport.

- Pilotos más disponibles -

Entregados al uso de internet, los pilotos aparecieron más disponibles y más distendidos que nunca, liberados del marcaje de sus escuderías, que se ocupan en época normal de su comunicación.

Como Leclerc, todos se han alegrado de esta oportunidad de mostrar su "verdadera personalidad". Vestido en el caso del monegasco de un disfraz de banana, por ejemplo.

Liberty Media, propietario de la F1 desde 2017 y que apuesta por las redes sociales y el eSport para rejuvenecer su imagen y conquistar al joven público de Asia, quiere capitalizar este momento.

"Teníamos un campeonato virtual en el que tomaban parte todas las escuderías con jugadores profesionales la mayor parte del tiempo, pero pienso que la participación de verdaderos pilotos ha dado un enorme empujón a la especialidad", reconoció Ross Brawn.

"Estoy seguro de que tendremos mucho más apoyo y recursos en el futuro. Hemos visto el lado positivo y no queremos dejar pasar esta oportunidad. La F1 está muy interesada en ello", promete el exingeniero y patrón de escudería.

Y los pilotos han podido sacar partido: habrá que ser creativo este fin de semana en Austria para hacer vivir a los aficionados un primer gran premio sin público.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.