Una web rescata a las compositoras para descubrir el "matrimonio musical"

Anuncios

París (AFP)

De Francesca Caccini en el siglo XVII a Camille Pépin en el XXI. Una plataforma digital ha repertoriado las obras de más de 700 compositoras para redescubrir a artistas que han estado eclipsadas durante mucho tiempo.

Bautizada "Demandez à Clara" (Pregunten a Clara), en referencia a Clara Schumann --brillante pianista, compositora y esposa del célebre compositor - esta base de datos gratuita fue inaugurada en junio por un equipo dirigido por Claire Bodin, directora del festival "Presencias femeninas", consagrado a las compositoras del pasado y del presente.

"Desde nuestra tierna infancia, no escuchamos música de compositoras, o en tan contadas ocasiones que no la recordamos", dice Bodin a la AFP.

"No se ha transmitido ningún 'matrimonio' a nuestros músicos y músicas; hemos mamado la idea del genio del gran compositor, siempre un hombre, sin preguntarnos nunca por el repertorio de las compositoras", explica.

Esta herramienta, financiada por la Asociación de Autores, Compositores y Editores de Música (Sacem), ha repertoriado 4.662 obras de 770 compositoras de 60 nacionalidades, de 1618 a 2020.

La página (www.presencecompositrices.com) prevé agregar otras 4.000 obras más este otoño (boreal), entre ellas las de Hildegarde de Bingen (1098-1179), santa de la Iglesia católica y una de las primeras compositoras conocidas.

La búsqueda se hace por el nombre, el título, el instrumento, el país o la época. Entre las más antiguas, se encuentran las italianas Francesca Caccini -- que sería la primera mujer que compuso una ópera--, Isabella Leonarda y Barbara Strozzi, una de las primeras compositoras profesionales o la francesa Elisabeth Jacquet de la Guerre.

La plataforma cuenta con muchas compositoras procedentes del mundo anglosajón "mucho más adelantadas en este campo", precisa Bodin.

- Enriquecer y no reescribir -

Un trabajo de investigación de largo recorrido que empezó en 2006 y que no se ha realizado porque "sea un asunto de moda".

"No se trata de reescribir la historia sino de enriquecer el repertorio", explica Bodin. "No se trata de programarlas simplemente porque sean mujeres y para tener la conciencia tranquila, sino porque hay un interés artístico auténtico".

Para esta clavecinista que ha dejado de lado su carrera para consagrarse a estos proyectos, la no programación de compositoras sigue siendo un obstáculo importante para la difusión de sus obras.

Desde hace una década, ofrece regularmente conferencias sobre este asunto y son pocas las personas entre el público que pueden dar otros nombres que los del "top 5" de las compositoras, como Clara Schumann, Fanny Mendelssohn, Lili Boulanger o las contemporáneas Betsy Jolas y Kaija Saariaho.

"Las salas de concierto priorizan que se llenen" por lo que se suelen ir a lo seguro, eligiendo grandes nombres como Beethoven, Mozart, Chaikovski Brahms o Bach.

"Solo se ve la punta del iceberg, pero incluso entre los hombres hay una cantidad de compositores que merecerían ser destacados", recuerda Bodin.

Previsto en marzo, el festival "Presencias femeninas" fue aplazado hasta el 12-20 de octubre. Desde su creación, ha encargado siete obras de compositoras, entre ellas una de la joven Camille Pépin (29 años), convertida este año en la primera compositora recompensada en las "Victorias de la música clásica".

Para la edición de 2021, el festival pidió proyectos para la creación de un cuento musical destinado a los jóvenes. Cécile Buchet ganó entre 15 compositoras.

Para Bodin, la valorización de las compositoras debe realizarse a nivel de conservatorios.

Entrevistada por la AFP en 2019, Camille Pépin contó que era la única chica en los cursos de composición del Conservatorio de París. "Pero hoy los profesores que encuentro y los jóvenes músicos quieren que esto cambie. Hay prejuicios que se resisten pero empiezan a caer".