Saltar al contenido principal

Almeida, a la defensiva, mantiene un día más la 'maglia' rosa del Giro de Italia

El portugués Joao Almeida cruza exhausto la meta de la 15ª etapa del Giro de Italia en Piancavallo el 18 de octubre de 2020
El portugués Joao Almeida cruza exhausto la meta de la 15ª etapa del Giro de Italia en Piancavallo el 18 de octubre de 2020 AFP
3 min
Anuncios

Piancavallo (Italia) (AFP)

Defensa numantina de la 'maglia' rosa: el portugués Joao Almeida (Deceuninck) salvó este domingo de la avaricia del neerlandés Wilco Kelderman (Sunweb) su posición de líder del Giro de Italia, a la llegada a Piancavallo (noreste) por la 15ª etapa que aclaró el nivel de los aspirantes.

Segundo en la etapa por detrás del británico Tao Geoghegan Hart (Ineos), Kelderman se colocó en una buena posición en la general a falta de una semana para el final de la ronda italiana.

El neerlandés se quedó a 15 segundos de la prenda rosa que Almeida defendió con valentía.

Boca abierta buscando oxígeno en la subida final, el joven luso, solo en los últimos 7 kilómetros, limitó a 35 segundos su pérdida de tiempo con respecto a Kelderman, ayudado por su compañero australiano Jai Hindley.

Geoghegan Hart venció este domingo con facilidad ante Kelderman y Hindley, el encargado de marcar el ritmo en los últimos kilómetros. El joven británico de 25 años dio al Ineos su 5º triunfo de etapa en este Giro, el tercero en cuatro días, una buena compensación tras el abandono de su jefe de filas, el galés Geraint Thomas, en la tercera etapa.

"Hemos tenido un Giro verdaderamente difícil pero este equipo es extraordinario. Demostramos lo que somos capaces de hacer, etapa tras etapa", dijo el ganador del día.

Participando por segunda vez en la ronda italiana, Geoghegan Hart subió al 4º puesto de la general, aunque a tres minutos de Almeida.

- "He sufrido mucho" -

"Voy día a día. Hoy, los dos Sunweb (Kelderman, Hindley) buscaban ganar tiempo con la 'maglia' rosa, yo quería la etapa", afirmó el londinense, que ofreció una gran actuación en la última subida, de 14,3 km (al 7,9%).

"He sufrido mucho", dijo Almeida. "Pero estoy muy orgulloso de lo que he hecho. La única idea que tenía en mente era conservar el maillot rosa".

La joven generación distanció a los treintañeros, que sufrieron en las duras rampas que conducían a Piancavallo, una estación de esquí de la región de Friul situada a 1.290 metros de altitud. Esta larga subida fue prácticamente una condena para los italianos Vincenzo Nibali y Domenico Pozzovivo y para el danés Jakob Fuglsang, muy atrás en la general.

Fuglsang, y después Nibali, ambos de 35 años, se descolgaron antes de los últimos 8 kilómetros. Finalmente se dejaron más de un minuto y medio con Kelderman, en un terreno que debía favorecerles.

Nibali, el único ciclista en liza que sabe lo que es ganar una gran vuelta, perdió a otro compañero de equipo (Gianluca Brambilla) y ya solo dispone de cuatro antes de los últimos días de montaña.

El segundo día de descanso, el lunes en Udine, es muy bienvenido.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.