Saltar al contenido principal

Malaui, primer país africano que abrirá su embajada en Jerusalén en más de 40 años

Una bandera de Israel ondea en el monte de los Olivos con una vista general de Jerusalén al fondo, el 23 de septiembre de 2020
Una bandera de Israel ondea en el monte de los Olivos con una vista general de Jerusalén al fondo, el 23 de septiembre de 2020 AFP/Archivos
2 min
Anuncios

Jerusalén (AFP)

Malaui abrirá una embajada en Jerusalén y se convertirá en el primer país africano que establece una misión diplomática en la ciudad santa en más de 40 años, anunciaron el martes los ministros de Relaciones exteriores de Israel y Malawi.

"Quiero felicitar al gobierno de Malaui por su importante decisión de ser pionero y el primer país africano en establecer su embajada en Jerusalén", declaró el ministro israelí de Relaciones exteriores Gabi Ashkenazi en conferencia de prensa en Jerusalén, en presencia de su homólogo Eisenhower Mkaka.

"Reiteramos nuestra cercanía y nuestros valores comunes de prosperidad y paz", afirmó Mkaka, quien dijo que entregó a las autoridades israelíes un mensaje oficial del presidente de Malaui, Lazarus Chakwera, quien anunció la decisión de abrir la embajada.

En el pasado, Costa de Marfil, Zaire (actualmente República Democrática del Congo) y Kenia tuvieron embajadas en Jerusalén. Tras la guerra de octubre de 1973 entre Israel y una coalición de países árabes, estos Estados africanos cerraron sus sedes diplomáticas en la ciudad santa.

Actualmente, numerosos países africanos tienen sus embajadas en Tel Aviv, al igual que la inmensa mayoría de la comunidad internacional, y ninguno la trasladó a Jerusalén.

Malaui es uno de los pocos países de África cuyas relaciones con Israel son continuas desde 1964, pero hasta ahora no ha tenido embajada en el país, precisó el ministro de Relaciones exteriores israelí.

En 2018, Estados Unidos trasladó su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que indignó a los palestinos, pues el estatus de la ciudad santa es un asunto muy delicado y está vinculado a la futura solución del conflicto israelo-palestino.

Israel se hizo con el control de la parte oriental de Jerusalén en 1967, la anexó posteriormente y considera que toda la ciudad es su capital "eterna" e "indivisible". Los palestinos quieren que Jerusalén-Este se convierta en la capital del Estado al que aspiran.

La ONU considera que el estatus de Jerusalén debe ser objeto de un acuerdo entre israelíes y palestinos y que mientras llega ese entendimiento, la comunidad internacional no debe establecer en la ciudad sus representaciones diplomáticas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.