Saltar al contenido principal
EGIPTO

La amenaza del Ejército se cierne sobre la protesta del viernes

Efectivos militares y tanquetas se despliegan por Egipto.
Efectivos militares y tanquetas se despliegan por Egipto. ©Reuters
Texto por: Jesús Moreno Abad
4 min

Tanques y efectivos militares se despliegan por El Cairo y los alrededores ante la perspectiva de una protesta masiva en el día de la oración. El vicepresidente Suleimán amenaza a los manifestantes: “No se tolerará ninguna forma de desobediencia civil”. El Gobierno de EEUU pide al Ejército que continúe la “moderación”.

Anuncios

El viernes es el día de la oración en Egipto y, de un tiempo a esta parte, también lo es de la reivindicación. Se espera una nueva marea humana en la plaza de la Liberación de El Cairo; una nueva protesta que el régimen egipcio ha amenazado con no tolerar: tanques y efectivos militares están tomando los alrededores de la capital y la propia plaza Tahrir. La amenaza de que se reprima una nueva manifestación está en el aire, aunque en las próximas horas puede pasar cualquier cosa, a tenor de las declaraciones contradictorias por momentos del Ejecutivo egipcio.

En los últimos días la actitud del régimen de Hosni Mubarak ha sido la de aferrarse al poder y enrocarse con tímidos cambios que no calman las cicatrices del descontento de la población que pide su salida del poder y una transición hacia un régimen democrático. El nuevo hombre fuerte del Gobierno, el vicepresidente Omar Suleimán, de quien se espera que sea el piloto que dirija ese proceso de cambio, sorprendió el miércoles por igual a medios de comunicación y a la diplomacia de todo el mundo al evocar la posibilidad de que en Egipto haya un golpe de Estado.

No especificó de quién, pero sus palabras dejaron un sabor de amenaza en el ambiente, que toma cuerpo con el despliegue militar de las últimas horas. Rechazó la partida inmediata de Mubarak –cuyo único compromiso es no presentarse a la reelección en septiembre-, y advirtió a los manifestantes, diciendo que las protestas constituían una "absoluta e intolerable falta de respeto" al presidente y realizó un anunció inquietante: no tolerará "ninguna forma de desobediencia civil".

Su amenaza fue apuntalada con otra más directa del ministro de Relaciones Exteriores, Ahmed Abul Gheit, quien dejó caer que “si hay caos”, las fuerzas armadas intervendrán para controlar el país. Suleimán definió el martes lo que el régimen entiende por caos: “El fin inmediato del régimen significaría el caos". “Estaremos en una situación muy peligrosa", añadió.

El Gobierno de Egipto parece dispuesto a cambiar el maquillaje por el martillo. Tras las primeras protestas emitió algunas tímidas señales de apertura: liberó a los detenidos en las protestas, creó una comisión para la reforma de la Constitución, abrió un proceso de diálogo con los partidos de la oposición y, por último, optó por subir el sueldo de los funcionarios y pensionistas.

Pero el régimen de Mubarak sigue dando señales de su intención de aferrarse al poder y las amenazas y la presencia del Ejército han encendido las alarmas dentro y fuera del país. El Gobierno estadounidense alentó al Ejército egipcio a "seguir demostrando la misma moderación que ha hecho a lo largo de los últimos días". El temor a una represión violenta flota en el ambiente.

Mientras, los manifestantes no cejan en su empeño de seguir empujando al presidente Mubarak hacia el abismo del fin de su mandato tras 30 años de poder absoluto. Ante el inmovilismo del viejo régimen, han pisado el asfalto egipcio con determinación inagotable, día tras día durante las dos últimas semanas. El pasado viernes cientos de miles de personas pidieron el fin de Mubarak en el Día de la Despedida, el martes desbordaron la plaza de El Cairo y el miércoles llevaron su protesta a las puertas del Parlamento. Mañana esperan ser cientos de miles otra vez. Algunos tendrán que caminar por las carreteras y caminos egipcios antes de hacerlo por la capital: El régimen trata de cortocircuitar el ferrocarril. No hay ningún boleto disponible para El Cairo.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.