NIGER/LIBIA

El sur de Libia, santuario de los rebeldes islamistas

AFP PHOTO / ISSOUF SANOGO

Los autores de los dos atentados-suicidas del jueves en Níger “venían de Libia”. Lo afirma el presidente nigerino, Mahamadu Isufu, en su primera declaración desde los ataques contra un cuartel militar en Agadez y contra una planta de la compañía francesa Areva en Arlit, que causaron 24 muertos.

Anuncios

Níger sabía que estaba en el ojo de mira de los grupos yihadistas por su intervención en el conflicto de Malí. A pesar de ello, los ataques del jueves sorprendieron a las autoridades, según explicó un portavoz gubernamental tras los atentados en Agadez y Arlit, donde la multinacional francesa explota una mina de uranio.

Lo reiteró este sábado, ante los micrófonos de la televisión France 24, el presidente Mahamadu Isufu. Sobre todo, el jefe de Estado de Níger precisó que según los datos recabados por su gobierno los atacantes procedían de “Libia, del sur libio”. Las medidas de seguridad adoptadas después del secuestro, en septiembre de 2010, de varios empleados de Areva no han bastado ante la enorme dificultad que conlleva el control de esas fronteras.

El sur de Libia se ha convertido en un refugio para los islamistas del Movimiento para la Unidad y el Yihad en África del Oeste (MUJAO), que reivindicó la autoria de los dos ataques en Níger. Es uno de los grupos armados que fue expulsado del norte de Malí por las fuerzas francesas y africanas.

Para el presidente nigerino se confirma púes que “Libia sigue siendo una fuente de desestabilización para los países del Sahel”. “Ya lo había advertido en el momento de la crisis libia…había que evitar que, tras la caída de Gadafi, el remedio fuese peor que la enfermedad”, declaró Isufu a la televisión francesa.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas