ETIOPIA

Obama da su visión optimista de África a pesar de una política "decepcionante"

Barack Obama al final de su discurso ante la Unión Africana en Adís Abeba el 28 de julio del 2015. REUTERS/Jonathan Ernst
Barack Obama al final de su discurso ante la Unión Africana en Adís Abeba el 28 de julio del 2015. REUTERS/Jonathan Ernst

El mandatario estadounidense ha concluido una gira  en el continente con un discurso muy aplaudido ante los dirigentes de la Unión Africana en Etiopía. Ahí se alzó contra la corrupción y criticó a los dirigentes que se aferran al poder. Aunque esta visita haya sido calificada de histórica, para muchos analistas la política de Obama en la región es decepcionante.

Anuncios

Por Lucile Gimberg, Marta Arias y Florencia Valdés.

“Me presento ante ustedes como orgulloso estadounidense, y también como orgulloso hijo de un africano”. Así arrancó Barack Obama su discurso hoy en Etiopia ante los dirigentes de la Unión Africana. El mandatario norteamericano ha concluido su gira africana con unas palabras cargadas de optimismo en lo referente al futuro económico del continente, pero también muy críticas con la corrupción y el terrorismo.

“Esta última semana, las tropas etíopes han ayudado a recuperar dos importantes bastiones de al-Shabaab. Ahora tenemos que seguir manteniendo esta presión. Etiopía es el mayor contribuidor a los esfuerzos de mantenimiento de paz de Naciones Unidas. Aportan más tropas que ningún otro país de África. Y estamos trabajando juntos para mejorar la capacidad de las fuerzas de paz etíopes”, afirmó.

Entre aplausos y risas por el tono irónico de sus palabras, Obama ha atacado los interminables mandatos de los presidentes, asegurando que el progreso democrático de África está en peligro cuando los dirigentes se niegan a dejar el poder.

Barack Obama es sin duda el presidente estadounidense que más esperanzas habrá sucitado en Africa. Sin embargo el balance de la política del mandatario afroamericano hacia el continente es "decepcionante", concuerdan los analistas.

Las portadas de los diarios de Nairobi, en Kenia  durante la visita de Obama  el 24 de julio del 2015. RFI/N.Champeaux
Las portadas de los diarios de Nairobi, en Kenia durante la visita de Obama el 24 de julio del 2015. RFI/N.Champeaux

Saldar una deuda

Con su visita a Kenia, la tierra de su padre, y a Etiopía, la primera de un mandatario estadounidense a dicho país, Obama intenta entonces saldar esta deuda, a solo dieciséis meses del final de su mandato.

“Durante buena parte de su carrera política, al presidente Obama se le ha cuestionado esa vinculación a Kenia y digamos que no quería dar la impresión de hacer favoritismo hacia África. Por este problema no ha sido capaz de hacer todo lo que quería hacer por el continente. La política exterior de los Estados Unidos durante los últimos seis años ha estado dominada por un cambio de énfasis hacia Asia y por la necesidad de lidiar con todas las crisis del Oriente medio y Rusia”, analiza el ex corresponsal en Washington y profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid, Pedro Rodríguez.

Obama no tuvo mucha iniciativa para solucionar los conflictos africanos como en República Democrática del Congo o en Somalia, pero tampoco experimentó ninguna catástrofe como lo fue el genocidio ruandés para la administración Clinton.

Seguir un modelo

"Su política hacia África ha sido demasiado tímida, careció de ambición y en general fue bastante similar a las de sus dos predecesores. Concretamente, Obama ha seguido las políticas establecidas por George Bush después del 11 de septiembre, es decir que extendió la política de seguridad principalmente en el contexto de la lucha contra el islamismo radical y sobretodo al norte de la línea ecuatorial. También ha continuado con la política de Bush contra el sida”, agrega el especialista en política africana de la Universidad Cornell en Estados Unidos, Nicolas Van der Walle.

Un cambio de actitud

Obama sólo visitó la región en dos ocasiones: en 2009 fue a Ghana y en 2013 a Tanzania, Senegal y Sudáfrica. Pero su actitud parece haber cambiado en el último año, con la celebración de la cumbre EEUU-Africa en agosto de 2014 y la puesta en marcha del plan "Power Africa" para extender el acceso a la electricidad a 60 millones de hogares de los países subsaharianos.

" Lo que ha sido un principio de cambio creo, es que Obama ha querido poner énfasis en el sector empresarial y en una verdadera asociación con África, y así poner fin a la tradicional política basada en una relación de poder asimétrica y que se expresaba principalmente a través de ayudas extranjeras. Obama, mucho más que sus predecesores, tiene la voluntad de considerar a los africanos como clientes económicos, como un mercado para los bienes estadounidenses y como una serie de países con economías crecientes que pueden concluir acuerdos mutuamente beneficiosos. Es por ejemplo la motivación que está detrás de la iniciativa Power Africa”, agrega Nicolas Van der Walle.

Barack Obama llega a Kenia.

Así, uno de los objetivos de esta gira a Kenia y Etiopía, dos economías pujantes de Africa, fue tratar de contrarrestar la fuerza comercial que China ha ganado en el continente. Pero como la de sus predecesores, la agenda de Obama con Africa sobretodo ha pasado por el prisma de la seguridad.

Para suplir las deficiencias de sus dos mandatos, se dice que Obama planearía crear una Fundación en favor de África después de dejar la Casa Blanca.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas