Saltar al contenido principal
Argelia

Argelia: a un año de su inicio el movimiento de protesta busca un porvenir

Manifestantes marchan, un año después del comienzo de las protestas semanales que piden un cambio de la élite gobernante, el fin de la corrupción y la retirada del ejército de la política, en Argel, Argelia, 14 de febrero de 2020.
Manifestantes marchan, un año después del comienzo de las protestas semanales que piden un cambio de la élite gobernante, el fin de la corrupción y la retirada del ejército de la política, en Argel, Argelia, 14 de febrero de 2020. © REUTERS - RAMZI BOUDINA
Texto por: RFI
3 min

El 22 de febrero de 2019, los argelinos se manifestaron en todo el país en rechazo a la candidatura de Abdelaziz Bouteflika a un quinto mandato. Un año más tarde, los manifestantes debaten sobre el plan a seguir para el movimiento de protesta, frente a un nuevo presidente Abdelmadjid Tebboune que no termina de convencer al pueblo.

Anuncios

De nuestra corresponsal, Leïla Beratto


Con la bandera argelina alrededor de sus hombros, un grupo de jóvenes retoman una canción de aficionados al fútbol pero con la letra adaptada a las noticias de la semana. En Annaba hombres y mujeres marchan, con sus teléfonos móviles listos para filmar. La ciudad, la cuarta más grande del país, cerca de la frontera con Túnez, fue el escenario de manifestaciones desde el inicio del movimiento de protesta argelino el 22 de febrero de 2019. Hace un año, los habitantes de la ciudad, como en otras partes del país, cantaban "No al quinto mandato" y "Fuera el FLN", el Frente de Liberación Nacional. Hoy piden un cambio en el sistema político.
El viernes 21 de febrero de 2020, con motivo del "aniversario de Hirak", como se llama a lo ola de protestas, Mourad Ghoualmi saldrá a manifestarse, a pesar de que desde la elección de Abdelmadjid Tebboune ya no iba a las marchas: "Estoy a favor de dejarlo trabajar durante unos meses y ver cómo le va", explica el ex jefe de una empresa estatal. Su esposa, Nacera Ghoualmi, una profesora universitaria, no está de acuerdo: "Aunque el número de personas haya disminuido, no podemos permitirnos dejar de pedir que este sistema desaparezca. La única forma que tenemos por el momento es manifestarnos pacíficamente.

Traducir eslóganes


“Por el momento, nada ha cambiado realmente", dice la consultora de gestión Amel Nouaouria Bouharis. “Sabemos que si volvemos a nuestras casas, es como si no hubiéramos hecho nada.” Bouharis también está enfadada con la comunidad internacional, incluyendo  a Francia, y enumera los intereses económicos en la región y los intereses extranjeros "en los que solo una de las partes gana". Pero Bouharis reconoce que algo está cambiando en la sociedad. En Annaba, las protestas han reunido a la gente y han provocado una avalancha de iniciativas cívicas. “Se aprende a ser ciudadano", dice Bouharis, quien cree que todavía hay trabajo por hacer. “Hoy en día, tenemos que ser capaces de traducir los lemas, preguntar a la gente cómo ven a la nueva Argelia.

La característica de este movimiento de protesta, inédito desde la independencia del país en 1962, es su naturaleza pacífica, pero también el hecho de que se ha mantenido muy horizontal.
Dahbia, de 31 años, una profesora de arquitectura en Mostaganem dice: "Por el momento, no tenemos el coraje de construir un partido político desde cero y no podemos encontrar un partido que nos convenga. El futuro no está claro.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.