Saltar al contenido principal
Coronavirus en África

África, menos golpeada por la pandemia que Europa

Desinfectando mercado de Dakar, Senegal, 22 de marzo de  2020. REUTERS/Zohra Bensemra - RC29PF9AXSUR
Desinfectando mercado de Dakar, Senegal, 22 de marzo de 2020. REUTERS/Zohra Bensemra - RC29PF9AXSUR © REUTERS/Zohra Bensemra
Texto por: Gemma Parellada
4 min

No hay que descartar que en África haya numerosos casos de la COVID-19 no detectados por falta de pruebas masivas, pero no se ha registrado una mortalidad adicional ligada a la pandemia ni saturación en los hospitales, lo que confirmaría que el continente, por el momento, resiste mejor que otras zonas. 

Anuncios

Entrevista a Gemma Parellada, corresponsal de RFI en África

RFI. ¿Qué tanto ha afectado la pandemia al continente africano? 

África está resistiendo las predicciones de los que anunciaban que sería la primera zona en caer y la más devastada. En este momento se cuentan un poco más de 80.000 casos para un continente de 1.300 millones de habitantes. En el conjunto del continente africano se registran 2.715 decesos, según datos publicados la víspera por el Centro de Prevención de Enfermedades de la Unión Africana (CDC). El desastre sanitario en el continente africano que se temió en un comienzo no se ha producido. 

RFI. ¿Tanto las cifras de casos confirmados como las de muertos son más bajas en África que en otros continentes?

Sí, y no solo eso. La epidemia empezó más tarde que en Europa y el ritmo de contagios es más lento. El número de casos, en efecto, se duplica cada seis días, lo cual es dos veces más lento que en Europa, cuando la epidemia azotaba con más fuerza.

RFI. ¿Qué impacto ha tenido la pandemia en Senegal?  

Fue el segundo país del África subsahariana en registrar casos de la COVID-19.  Ese país, al igual que Costa de Marfil y los de África del Oeste, optaron por restricciones relativamente suaves, entre otras, toques de queda, cerrar solamente las fronteras y las capitales, mientras que otros países decidieron tomar medidas más estrictas como el confinamiento total, entre otros, Sudáfrica, Ruanda y Uganda.  Senegal, a pesar de ser uno de los países en los que primero entró el virus, es de los menos afectados. 

RFI. ¿Por qué en ese país y en general en el resto del continente africano la pandemia ha golpeado menos? 

No se sabe muy bien. Por el momento, la comunidad científica todavía tiene más preguntas que respuestas alrededor del virus. Las hipótesis que se barajan es que el promedio de edad de la población, mucho más joven en el continente africano que en Europa, pueda ser uno de los factores que explique esa situación. 

Hay que tener en cuenta que el 90% de los muertos por la COVID-19 son personas mayores de 65 años, lo que representa escasamente el 3% de la población africana. La edad promedio en Togo, por ejemplo, es de 17 años. Ese país registra menos de 200 casos y una docena de muertos. 

Pero insisto en que es necesario realizar investigaciones para poder responder. Lo que sí es claro es que la respuesta ante la pandemia que han tenido los países africanos ha sido, en general, mucho más rápida y ejemplar que en otras zonas.

Otra razón que pudo contar es la experiencia de protección que se adquirió gracias a la epidemia de Ébola, la cual es relativamente reciente. Hay protocolos con los que tanto las autoridades como la población ya estaban familiarizados. 

RFI. Algunos expertos no descartan que esta situación pueda cambiar en un par de semanas y que el continente africano también padezca una situación muy difícil por la pandemia. ¿Qué piensa usted? 

Sí, hay que ser muy prudentes. Primero, porque aquí es más complicado medir la magnitud de la epidemia, pues se practican muchos menos tests. En segundo lugar, las restricciones ahora se están relajando para darle un poco de oxígeno a la economía y los casos están aumentando. 

RFI. El gobierno de Madagascar está promocionando contra la COVID19 el "Covid Organics". ¿Qué nos puede decir sobre esto? 

Es un ungüento natural, una especie de té, a base de Artemisia, una planta muy cultivada en la gran isla de Madagascar que tiene reconocidas propiedades contra la malaria. Pero no hay ninguna garantía, al menos por ahora, de que esa bebida sea eficaz contra el coronavirus. La única cifra que se mencionó, cuando el presidente de Madagascar lo presentó al público, es la de dos pacientes presuntamente curados, pero no hay estudios ni ensayos clínicos que prueben su eficacia. 

De hecho, la Organización Mundial de la Salud, la Unión Africana y la CEDEAO han expresado su preocupación porque no solo no está demostrado que "Covid Organics" cure, sino que además podría tener efectos secundarios negativos.

También subrayan que si la gente lo consume, pueden creer que los está protegiendo, lo que podría llevarlos a ser menos prudentes y rigurosos con las medidas de protección.  

Pero el gobierno de Madagascar ya la ha empezado a distribuir por el continente. Ha donado miles de dosis a siete países, de manera gratuita, y ahora la pondrá a la venta. Y asegura tener ya una buena lista de encargos. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.