MIGRACIONES

ACNUR denuncia abusos extremos de DD.HH. contra los migrantes de África subsahariana

Migrantes interceptados en Khoms (Libia) cuando estaban a punto de salir para Europa el 30 de mayo de 2020.
Migrantes interceptados en Khoms (Libia) cuando estaban a punto de salir para Europa el 30 de mayo de 2020. REUTERS/Ayman Sahely

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) publicó hoy un nuevo informe sobre los riesgos que corren los migrantes de África subsahariana en su camino hacia Europa. Más de 16.000 entrevistas han ayudado a identificar los abusos sufridos.

Anuncios

Para los migrantes, la ruta libia es un camino de cruz. Muertes violentas, abusos sexuales, detenciones arbitrarias, tráfico de personas... El informe presentado hoy por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y el Centro de Migración Mixta del Consejo Danés para Refugiados (MMC por sus siglas en inglés), titulado “En este viaje, a nadie le importa si vives o mueres”,  detalla cómo la mayoría de las personas que toman esas rutas sufren o son testigos de violencias indescriptibles a manos de los traficantes, redes de trata, milicias y, en algunos casos incluso de los funcionarios gubernamentales.

Violencia física y sexual

Los migrantes entrevistados fueron testigos de unas 2.000 muertes en su camino. Dos tercios estaban directamente vinculadas a actividades delictivas. Uno de cada cinco migrantes sufrió violencia física, como actos de tortura, de parte de miembros de las fuerzas de seguridad en casi la mitad de los incidentes reportados.

El estudio también identifica a más de 6.000 víctimas de violencia sexual, con delitos cometidos por los coyotes en el 75% de los casos. Principalmente en África del Norte.

Así pues, el informe dibuja un mapa de los abusos: la frontera entre el Níger y Libia es el punto de paso más peligroso, con mil incidentes denunciados. Otro lugar peligroso: la costa occidental libia desde Bani Walid hasta Trípoli, el punto de partida de los migrantes.

ACNUR pide a los Estados reaccionar

“Desde hace ya demasiado tiempo, los terribles abusos que sufren los refugiados y migrantes en estas rutas por tierra, han permanecido en buena medida invisibilizados”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. “Hacen falta liderazgos y acciones decididas por parte de los Estados en la región, con el apoyo de la comunidad internacional, para acabar con esta crueldad, para proteger a las víctimas y perseguir a los criminales responsables”, añadió.

“Es nuestro grito de desesperación y enojo”, confía a RFI Vincent Cochetel, enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo central. Informe tras informe, explica, hay un mayor conocimiento de los responsables de estas violencias, pero los Estados no reaccionan.

“Sabemos mucho más quiénes son, dónde ocurre, y nos enfrentamos a una inacción casi total de los Estados. Para los actores humanitarios, esto es muy difícil. Podemos ocuparnos de las víctimas, pero no podemos detener los abusos si los Estados no se comprometen de manera más coherente, con un poco menos de palabras y ruido en las conferencias internacionales pero un poco más de acción contra estos traficantes”, enfatiza Cochetel.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas