Saltar al contenido principal
Colombia DDHH

La realidad detrás de los asesinatos de líderes sociales en Colombia

El presidente colombiano Iván Duque calificó de "intromisión" el último informe de la oficina de derechos humanos de la ONU (ACNUDH). Controversia sobre las cifras de los asesinatos de líderes sociales.
El presidente colombiano Iván Duque calificó de "intromisión" el último informe de la oficina de derechos humanos de la ONU (ACNUDH). Controversia sobre las cifras de los asesinatos de líderes sociales. Courtesy of Colombian Presidency/Handout via REUTERS
Texto por: Mariano Aguirre
9 min

El reciente informe de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación en Colombia ha producido una fuerte reacción crítica del gobierno de Iván Duque. La controversia gira alrededor de la cifra de líderes sociales asesinados, pero la cuestión de fondo es la falta de control del Estado sobre casi la mitad del territorio y las medidas preventivas que deben tomarse.

Anuncios

El asesinato de líderes políticos y sociales no es nuevo en Colombia. Durante décadas líderes sindicales, defensores de derechos humanos, periodistas y políticos han sido víctimas del Estado, guerrillas, paramilitares, sicarios y narcotraficantes.

Desde que se firmó en 2016 el Acuerdo de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, la violencia disminuyó sustancialmente, pero han sido asesinados entre 300 a 500 activistas sociales, y más de 100 ex combatientes de las FARC, según la fuente que se consulte (más de 600 defensores de derechos humanos fueron asesinados mientras se negociaba el Acuerdo de Paz bajo la presidencia del presidente Santos).

Tampoco es nuevo el problema de falta total o parcial del Estado en casi la mitad del territorio, y la presencia de grupos armados no estatales, políticos o del crimen organizado, o una mezcla de ambos.

Varias de estas cuestiones fueron subrayadas el pasado 27 de febrero por la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos (OACNUDH) en su informe anual sobre Colombia. El Informe  critica la falta de acceso a la justicia que “perpetúa ciclos de impunidad y violencia”, y señala que la Fiscalía General de la Nación sólo tiene alcance en la mitad del país. Explica, así mismo, la presencia de organizaciones armadas en varios territorios y las violaciones de derechos humanos que llevan a cabo.

El Informe enfatiza la cuestión de los asesinatos a líderes sociales (sobre derechos humanos, sustitución de cultivos ilícitos, reintegración de tierras, derechos de minorías indígenas y afrocolombianos) y los ataques a la Juntas de Acción Comunal, registrando 108 asesinatos en 2019. Eso significa, según la OACNUDH, un aumento del 50% frente a 2018. Así mismo, contabiliza 36 masacres en 2019, que costaron la vida de 133 personas.

Si bien la Oficina de Derechos Humanos valora positivamente que haya avances en la resolución judicial del 55 % de los casos de asesinatos de líderes sociales, lamenta la lentitud del sistema de justicia y que hay “desafíos” para llevar a juicio a los autores intelectuales de los crímenes.

El informe también denuncia que en 2019 hubo privaciones arbitrarias de la libertad por parte del ejército y la policía, casos de violencia de miembros de las fuerzas armadas y la policía contra ex guerrilleros de las FARC, y presuntas torturas y malos tratos por parte de la policía.

En el campo de los derechos económicos y sociales, la OACNUDH verifica que en el último año aumentó la pobreza multidimensional (que afecta todos los aspectos de la vida de las personas) respecto de 2018, con el mayor impacto sobre las comunidades indígenas y afrocolombianas.

Retrasos en el acuerdo de paz

El informe se ocupa del cumplimiento del Acuerdo de Paz indicando que pese a que el Gobierno ha “formulado” 16 planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET), hay retraso en su implementación y falta de coordinación entre las agencias gubernamentales.

También manifiesta su preocupación ante la falta de avance en el Plan Nacional Integral de Sustitución (PNIS) de cultivos ilícitos, y la decisión del Gobierno de relanzar la controvertida fumigación aérea de glifosato para eliminar campos de coca. Recientemente el Gobierno anuló el contrato con la Agencia de Naciones Unidas para la Droga y la Corrupción (UNODOC) para verificar la sustitución voluntaria de cultivos. Informes de esta Agencia e investigaciones independientes indicaban que el plan era exitoso, contrariamente a lo que sugiere el Gobierno, que se inclina, con el apoyo de Washington, por la sustitución forzada y la fumigación.

Por otro lado, la Oficina de Derechos Humanos elogia el funcionamiento de las instituciones, creadas a partir del Acuerdo de Paz, sobre justicia transicional: la Justicia Especial para la Paz (JEP), la unidad de búsqueda de personas desaparecidas y la Comisión de la Verdad. En 2018 la OACNUDH y el Gobierno chocaron sobre el intento de Duque de recortar las funciones y alcance la JEP.

En otros terrenos, Naciones Unidas señala el problema de la corrupción que limita los recursos del Estado, la alta contaminación de las aguas debido al uso indiscriminado de mercurio (en la minería ilegal), el aumento de la violencia sexual y el reclutamiento forzoso de menores de edad, ejercida por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otros grupos armados, y la insuficiente respuesta del Estado.

En las recomendaciones, el Informe subraya la necesidad de avanzar en la implementación del Acuerdo de Paz, especialmente en el punto de la reforma rural; aumentar la presencia judicial y policial del Estado en zonas donde no está presente; y revisar y reformar el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que fue utilizado de forma polémica en 2019 contra las protestas sociales.

La reacción de Bogotá

El presidente Duque reaccionó indicando que es “una intromisión” en la soberanía nacional de Colombia y su preocupación por las “imprecisiones y que no se diga la verdad”. Varios ministros consideraron que la Oficina de Derechos Humanos no menciona la migración venezolana y su impacto, ni la crisis humanitaria que viven algunas regiones debido a grupos armados ilegales, y discrepan de las cifras sobre la implementación del Acuerdo de Paz.

Consideran, además, que el Informe no condena suficientemente a las organizaciones armadas no estatales. El Gobierno se muestra especialmente irritado con la afirmación de la OACNUDH sobre que la reforma rural establecida por el Acuerdo de Paz no se debe limitar a los PDETs.

El Consejero Presidencial para la Estabilización, Emilio Archila dijo que el Informe contradice datos de otras agencias de la ONU sobre la política de “Paz con legalidad” de Duque.  Se omiten, explicó, “las más de 34 medidas de seguridad adicionales que tenemos para los excombatientes y, de una manera sorprendente, los resultados que han tenido la Fiscalía y la justicia para condenar a cabecillas y autores materiales de homicidios contra estos”.

Las limitaciones de la respuesta

Respecto de los ex combatientes de las FARC, la Misión de Verificación de la ONU indicó en diciembre pasado que en 2019 fueron asesinados 77 exguerrilleros, frente a 65 en 2018 y 31 en 2017. A estos 173 se suman 14 desaparecidos y 29 intentos de asesinato.

El Gobierno reconoce el problema, aunque insiste en que los asesinatos no son “sistemáticos”. En noviembre de 2018 Duque puso en marcha el Plan  de Acción Oportuna (PAO) para la protección de defensores de derechos humanos, líderes sociales, comunales y periodistas.  El Plan reconoce que la mayor parte de los asesinatos ocurren en zonas rurales con fuerte presencia de economías ilícitas, y alto niveles de pobreza.

Pero la Plataforma de organizaciones de derechos humanos y la Cumbre Agraria (coordinadora de asociaciones campesinas), considera que el Plan de Acción Oportuna tiene varios problemas: no soluciona la descoordinación entre agencias del Estado que se ocupan del tema y centra la atención en las acciones de grupos armados organizados. De este modo, se excluyen otros factores que pueden generar violencia contra líderes sociales como la minería ilegal, la impunidad, y las acciones de grupos paramilitares en presuntas connivencias con actores del sector privado y autoridades civiles y militares.

El Acuerdo de Paz de 2016 contempló una serie de medidas para la prevención y protección de líderes sociales y excombatientes, como el Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política, la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, el Sistema de Alertas Tempranas, y la protección colectiva a comunidades en alto riesgo.

En medios no gubernamentales se considera que el Gobierno no ha utilizado esas herramientas y que el PAO es mucho menos efectivo. El informe de Naciones Unidas saluda la creación de este organismo, pero subraya que esos mecanismos no han sido usados adecuadamente o carecen de la financiación suficiente.

El Programa Somos Defensores, indica que más allá de proteger física y materialmente a las personas amenazadas es necesario centrarse en  “la perspectiva de garantías de seguridad”, que se ocupa de “los factores de riesgo y actores criminales”. Esto implica, “combatir a los grupos criminales, con frecuencia asociados o protegidos por políticos, terratenientes, ganaderos, empresarios y demás actores de poder”.

¿Pero, cuántos líderes han sido asesinados?

En enero pasado el fiscal general (e) de la Nación, Fabio Espitia, aseguró que en los primeros días de 2020 solo un líder social fue asesinado. Pero según el Instituto de Desarrollo para La Paz (Indepaz) en el mismo período fueron muertos más de 29.

Las diferencias sobre cuántas víctimas hay depende de la metodología de medición e investigación. Por ejemplo, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y la Defensoría del Pueblo, organismo gubernamental con alto grado de autonomía, usan diferentes formas de investigación. El Gobierno utiliza los datos de la OACDH, pero no tiene en cuenta, como señaló el jurista Rodrigo Uprimny, los que están bajo investigación en esta Oficina de la ONU.

Varias organizaciones de la sociedad civil también hacen seguimiento a los asesinatos. Algunas contabilizan a toda víctima que sea parte de una comunidad. Por ejemplo, Indepaz incluye en su registro a las personas que ejercen liderazgo, tenga o no una posición directiva. Según esta organización, entre el 1 de enero del 2016 y el 20 de mayo del 2019 fueron asesinados 837 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos y ex combatientes de Farc.

Para la Defensoría del Pueblo, en 2019 fueron asesinados 118 líderes, pero entre enero de 2016 y el 21 de octubre de 2019 sumaron 555 casos. El Defensor El defensor del Pueblo, Carlos Negret, denuncia, además, el incremento del 63% en la violencia contra las lideresas que impulsan la sustitución voluntaria de cultivos y se oponen a la presencia de grupos armados en su territorio.

El problema con las diferencias en las cifras, explica la publicación Pacífista!, “es que ello repercute directamente en la magnitud de la respuesta estatal, la urgencia en la protección, y la aplicación de justicia”. Sin embargo, la organización de derechos humanos DeJusticia considera que la diversidad de fuentes y de cifras no es un problema, ya que permite contar con análisis independientes, provenientes de las diferentes realidades regionales, y que proveen una descripción más detallada del problema.

La Canciller (ministra de Exteriores) Claudia Blum dijo que el Informe de la ONU “no es un diagnóstico integral y actualizado, que identifique tanto los retos como los logros existentes (…) esto genera en la comunidad internacional apreciaciones sesgadas sobre el compromiso del país en esta materia”.

El gobierno Duque trata de encontrar el balance entre limitar la implementación, tener un buen reconocimiento en la ONU, y continuar recibiendo el apoyo político y financiero internacional. En ese complejo punto medio se encuentran las disputas con la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos.

Mariano Aguirre es analista de cuestiones internacionales. Asesor del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Deusto (Bilbao) y miembro de la Red de Seguridad Inclusiva y Sostenible (FESCOL). Autor de "Salto al vacío. Crisis y declive de Estados Unidos" (Icaria, Barcelona, 2017).

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.