Saltar al contenido principal
Noticias de América

Pueblos indígenas se atrincheran para protegerse del coronavirus

Audio 02:40
Un indígena Pataxo en el pueblo de Nao Xoha, cerca de Sao Joaquim de Bicas, ciudad donde se observaron varios casos sospechosos de Covid19. Estado de Minas Gerais, Brasil, March 25, 2020.
Un indígena Pataxo en el pueblo de Nao Xoha, cerca de Sao Joaquim de Bicas, ciudad donde se observaron varios casos sospechosos de Covid19. Estado de Minas Gerais, Brasil, March 25, 2020. REUTERS - WASHINGTON ALVES
Por: Alejo Schapire | Raphael Morán
6 min

Mientras la pandemia se expande por el mundo, en Sudamérica la amenaza reviste un peligro particular. Las poblaciones indígenas, sobre todo las que se han aislado voluntariamente, son históricamente muy vulnerables a las enfermedades llegadas desde el exterior por no estar inmunizadas contra muchas patologías.

Anuncios

La aparición de la COVID-19 es vista hoy como una “amenaza existencial” por tribus de la Amazonía y el Chaco, en Argentina. Agrupados en la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, COICA, representantes de nueve paises sudamericanos hacen ahora un llamamiento a sus Estados a protegerlos.

“La primera preocupación es un protocolo de que los gobiernos, que son los que tienen las fuerzas armadas y los ministerios de Salud, no permitan la entrada de personas que no sean indígenas a los territorios donde están los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, porque son los más vulnerables”, dijo a RFI Gregorio Mirabal, coordinador general de COICA.

“En segundo lugar, el Estado tiene que implementar una política para no permitir la entrada a esas comunidades donde hay acceso por la vía terrestre o fluvial, del turismo, o de organizaciones religiosas que quieren hacer acciones en las comunidades. No hay tampoco un protocolo de atención a las comunidades que están cerca de las ciudades”, lamentó Mirabal.

Carencias históricas del Estado

Para la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, la amenaza que representa la COVID-19 no puede desligarse de un problema más amplio, las carencias de las políticas de los Estados, que permiten en países como Brasil, Colombia o Ecuador la explotación descontrolada del medio ambiente, el proselitismo religioso, el narcotráfico o la persecución de líderes sociales.

“No es solo un problema de salud y de prevención. Es un problema de deforestación de la selva, de invasión de tierras. Si no actuamos conjuntamente con el gobierno y las organizaciones indígenas, puede haber un nuevo genocidio en la Amazonía”, denunció Gregorio Mirabal, coordinador general de COICA.

Aunque la COVID-19 es una enfermedad que recién se conoce, para los indígenas de la cuenca de la Amazonía la amenaza revive el temor atávico de patologías venidas del otro lado del océano que diezmaron a sus ancestros desde la Conquista.

Según el historiador estadounidense Henry Dobyns, las enfermedades importadas por los europeos en América (tifus, viruela, sarampión, peste bubónica etc.) diezmaron al 95% de la población del hemisferio durante los primeros 130 años de la Conquista.

Restricciones de acceso en Colombia y Australia

En varios países del mundo crece el temor de las consecuencias de la COVID-19 en los pueblos aislados del mundo industrial.

En el norte de Colombia, en el departamento de Magdalena las comunidades kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo representan una población de alrededor de 30.000 indígenas. Atendiendo una solicitud de los representantes de dichas comunidades, el gobernador del Magdalena prohibió el ingreso de turistas a los parques naturales Tayrona y Sierra Nevada para evitar los contagios por el nuevo coronavirus. Una decisión similar se ha tomado en la región del Cauca el 18 de marzo.

Australia, por su parte, decidió el 20 de marzo cerrar los accesos a remotas comunidades aborígenes con la expectativa de evitar que la COVID-19 llegue a poblaciones vulnerables que podrían verse arrasadas rápidamente.

El primer ministro Scott Morrison dijo que estaba "tomando medidas para restringir los viajes a comunidades indígenas remotas para evitar la propagación del coronavirus".

Expertos en salud han advertido que las altas tasas de enfermedades crónicas, las viviendas superpobladas y el acceso deficiente a las instalaciones médicas en comunidades aborígenes remotas podrían hacer aún más drástico el impacto del virus.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.