Pandemia Américas

SOS para evitar un genocidio indígena en la Amazonia, una región con un déficit histórico en salud

Los indígenas de la Amazonia han sido históricamente diezmados por infecciones respiratorias. La pandemia de la COID-19 podría provocar un etnocidio si los gobiernos de la región no actúan de manera urgente y eficaz.
Los indígenas de la Amazonia han sido históricamente diezmados por infecciones respiratorias. La pandemia de la COID-19 podría provocar un etnocidio si los gobiernos de la región no actúan de manera urgente y eficaz. © Domenico Pugliese/Survival

El Estado Amazonas en Brasil y el vecino departamento colombiano del mismo nombre son las regiones en ambos países más impactadas por la pandemia. Si los gobiernos que comparten la Amazonia no actúan con urgencia se repetirá la historia: los pueblos indígenas serían diezmados por una infección respiratoria. 

Anuncios

El 1 de mayo la prensa anunció que Antonio Bolívar había muerto. Tenía 75 años y Coronavirus. Si Bolívar no hubiera sido nominado al Oscar por su papel en la película colombiana “El abrazo de la serpiente”, seguramente su muerte hubiera pasado tan inadvertida como la de los otros indígenas de la Amazonia que hoy sucumben a la pandemia en medio del olvido y el abandono. De la mima forma que históricamente los pueblos indígenas han sido diezmados por infecciones respiratorias.

“Históricamente estas poblaciones no han tenido contacto con tantos virus y su sistema inmunológico no está preparado para responder a este tipo de infecciones respiratorias. Esta vez, la letalidad puede ser muy alta como ya ha ocurrido con otras epidemias”, explicó a RFI Pablo Montoya, médico salubrista público y director de Sinergias Alianzas Estratégicas, una ONG que trabaja por la salud y el desarrollo social en la Amazonia.

El actor indígena Antonio Bolívar falleció en hospital San Rafael de Leticia. Días antes, el personal de salud del hospital había renunciado masivamente por falta de garantías para ejercer su labor, tanto salariales como del equipo de protección adecuado para atender pacientes con COVID-19.

Capital del departamento del Amazonas y zona de triple frontera, la ciudad de Leticia es el punto de Colombia con mayor cantidad de pacientes confirmados de COVID-19 (por cada 100.000 habitantes). 

Con las camas que hay disponibles en los seis departamentos de la Amazonia de Colombia, región que constituye el 40% del territorio nacional, “solo se puede atender 0.8% de los casos mas graves esperados en el pico de la infección. Esto es bastante disiente de las condiciones del sistema sanitario, de la capacidad de respuesta y de la situación que viven allí las comunidades”, advierte Montoya.

En Brasil, el país de la subregión con mayor número de infectados, la pandemia se ha ensañado especialmente con el estado del Amazonas, que colinda con el departamento colombiano del mismo nombre, donde vive el mayor número de indígenas aislados del planeta. Hasta la fecha, en el estado brasileño del Amazonas han muerto más de 600 infectados por el Coronavirus.

Hemos visto como el no manejo de la crisis por parte de Brasil ha llevado a que haya una gran transmisión. En Manaos hay, en estos momentos, una gran mortalidad. Sabemos que en Iquitos, Perú, la situación es similar. Y en Colombia, en la ribera del río Amazonas donde viven 41 comunidades indígenas, por lo menos en seis de ellas hay personas que tienen manifestaciones del virus”, detalla el médico salubrista.  

La ausencia de sistemas de salud, agua potable y el aislamiento ponen en alto riesgo a las comunidades de este vasto territorio cuyos habitantes autóctonos no conocen las fronteras.

Caldo de cultivo para que que arrase el virus

A los pocos centros de salud concentrados en los casos urbanos y una población dispersa por todo este vastísimo territorio, se suma la ausencia de vías de comunicación y medios de transporte. ”Se requieren varios días de camino o de navegar por el río para llegar a los pocos centros de salud que existen”.

Además de la fragilidad a los virus foráneos y la precariedad de los sistemas de salud, otras situaciones derivadas del descuido secular con que se ha tratado a estas comunidades permiten que el Coronavirus llegue a azotarlas. 

Para el director de Sinergias las condiciones de vulnerabilidad en las que viven las comunidades indígenas en todos los países que componen la región amazónica son un caldo de cultivo para la rápida transmisión del virus.

Existen problemas nutricionales en algunas regiones, es decir que hay personas con un sistema inmunológico debilitado. En gran parte de la región no hay acceso a servicios públicos, ni al agua potable – o sea que no es posible lavarse las manos cada tres horas-. Tampoco hay jabón, ni alcohol glicerinado”.

Un mundo donde las fronteras no existen

Para Sinergias Alianzas Estratégicas que lleva una década trabajando por la salud y el desarrollo de los pueblos de la Amazonia en Colombia, en la actual crisis sanitaria la gran movilidad de la gente de estos territorios facilita la rápida e incontrolada expansión del virus, explica el director de la ONG. 

 “Esa es una gran preocupación porque sabemos de varios casos que se han presentado en otros de los afluentes importantes del rio Amazonas que nacen aquí en Colombia y por donde la gente transita de manera abierta. En estos territorios las fronteras están en el papel y en nuestro imaginario, pero para las comunidades indígenas esas fronteras no existen. Ellos tienen territorios ancestrales por donde se mueven sin tener en cuenta estos límites”.

Varias comunidades indígenas han sido ya afectadas por la pandemia en el lado brasileño, muy cerca de la frontera con Colombia. Y si el virus entra por allí a territorio colombiano y llega a regiones donde las condiciones de salud son mucho más precarias y las dificultades de comunicación aún mayores “podríamos tener una afectación muy grande para cuando nos demos cuenta de lo que está ocurriendo”. 

En la medida que las fronteras no existen para la gente que vive en estos territorios, el trabajo de prevención y cuidado debe llevarse lleve a cabo en conjunto por los países que están involucrados, advierte Montoya. ”Es fundamental que haya unos acuerdos rápidos y claros con acciones precisas para que los países que comparten la Amazonia empiecen hacer el mismo trabajo cada uno en sus comunidades. De otra manera no van a funcionar estas acciones”.

Obispos colombianos y decenas de miles de personas en el mundo, encabezadas por el célere fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, reclaman medidas urgentes de los poderes públicos de ambos países  para proteger a los indígenas de la Amazonia

Ad-portas de un etnocidio indígena

Son miles las voces en el mundo que reclaman a los gobiernos de los países que comparten la Amazonia una acción rápida para enfrentar esta crisis sanitaria y salvar de la muerte que acecha a los indígenas.

“La Amazonia está “ad-portas de un etnocidio indígena causado por la pandemia” alertan los obispos de esta región en Colombia que reclaman una respuesta urgente. Los prelados exhortan al gobierno de Iván Duque a replantear el sistema sanitario de estos territorios de la periferia colombiana”.

 “Sin ninguna protección contra ese virus altamente contagioso, los indios sufren un riesgo real de genocidio, por medio de contaminaciones provocadas por invasores ilegales en sus tierras” denuncia la petición en línea lanzada por el fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado y su esposa Lélia Wanick. 

130 mil personas en el mundo, entre ellas varias celebridades, firmaron la misiva que demanda al presidente Jair Bolsonaro y a los líderes del Congreso y al Poder Judicial, la adopción de medidas inmediatas para proteger a las poblaciones indígenas del país contra este virus devastador.  

Hablar un lenguaje que entienda la gente

Si realmente se quiere llevar a cabo una estrategia de choque eficaz contra la expansión del virus arrasador hay que poner en marcha inmediatamente una serie de medidas urgentes, afirma el médico salubrista público Pablo Montoya.

Es fundamental, dice, tener información en el lenguaje apropiado para que las poblaciones puedan entender qué es lo que está pasando y cuáles son las medidas de prevención que hay que tener en el hogar, a nivel de la comunidad y en qué consiste el aislamiento social”.

Otro punto clave, añade el médico, es proveer a la gente de elementos de protección personal como jabón, tapabocas, alcohol e insiste en la importancia crucial de “reforzar la vigilancia de los casos, saber detectarlo, actuar sobre los contaminados y sobre los contactos que han tenido estas personas, hacer un estudio epidemiológico serio y mejorar la capacidad diagnóstica”.


Crear redes de inteligencia comunitaria

Una vez se conozca la magnitud del problema en cada comunidad se debe “trabajar de la mano con las comunidades  y las organizaciones indígenas para establecer una red inteligencia comunitaria”.

Montoya explica que esta red garantiza que todo el mundo sepa qué es lo que hay que vigilar y cómo manejar los problemas que pueden surgir cuando llegan personas o mercancías de afuera de la comunidad o qué se debe hacer en caso de se presente algún síntoma: a quién informarle sobre un caso y cómo evitar el contagio. El medico insiste, igualmente, en la urgencia de realizar un estudio serio de las redes de contactos

.

La oportunidad de saldar el déficit histórico en salud

Otra de las medidas necesarias para salvar la vida de los indígenas afectados por la pandemia es reforzar los servicios de atención de los casos más complicados, así como el sistema de referencia para que los pacientes que requieran una atención en un nivel de complejidad mayor puedan salir oportunamente y no se vayan a morir sin ninguna posibilidad de atención o esperando que aprueben una remisión o buscando la manera cómo lo pueden sacar, sabiendo que la única forma es la vía aérea.    



“Yo creo que si se aplican todas estas acciones de una manera rápida y simultánea hay la posibilidad de controlar la situación. El problema es que en la medida en que nos vamos demorando, van aumentando los casos y se va a profundizando a la crisis”, asegura Montoya. 

Convencido de que cuando hay voluntad política se pueden enfrentar y encontrar solucionar a las crisis sanitarias, el médico y fundador de Sinergias cree que esta pandemia es también la oportunidad de superar el déficit histórico del sistema de salud que se tiene con los territorios de la Amazonia. Esta es una oportunidad para empezar a cambiar la balanza, la oportunidad para hacer una inversión que empiece a mejorar la disponibilidad de los servicios de salud en los territorios y cambiar esta situación histórica que hace parte de las inequidades de nuestro país y de toda la región de la Amazonia”.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas