Saltar al contenido principal
ENTREVISTA CON LA ALCADESA DE GUAYAQUIL

Cinthya Viteri: ‘Hay medio millón de personas con el virus activo circulando por Guayaquil’

Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil en Ecuador. Foto del 14 de abril de 2020.
Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil en Ecuador. Foto del 14 de abril de 2020. © REUTERS - SANTIAGO ARCOS
Texto por: Carlos Pizarro
15 min

La ciudad de Guayaquil es la más afectada por la pandemia de la Covid-19 en América Latina. Su alcaldesa, Cynthia Viteri, asegura que hubo 10.000 muertos y que 500.000 personas siguen contagiadas por el virus. Arremete contra el gobierno de Lenín Moreno al que acusa de no asumir su responsabilidad como Estado en la capital del Guayas.

Anuncios

RFI: ¿Se ha llegado ya al pico de la infección? ¿El semáforo rojo sigue en Guayaquil?

Cynthia Viteri: Hay dos versiones. La versión oficial, que es del gobierno central, quien maneja el sistema de salud pública del país. Y la versión nuestra, que es el municipio de Guayaquil, que maneja otros temas como son agua potable, alcantarillado, basura, transporte público y mercados. Cada uno tiene sus funciones.

Como alcaldesa de esta ciudad, el 16 de abril implementé un sistema, porque costó implementarlo, de 42 puntos hospitalarios en distintos lugares de la ciudad. Esto no era mi competencia, pero en este momento tengo 300 camas, todas con oxígeno por tubería. 42 puntos donde desde el 16 de abril a la fecha atendimos a 20.000 personas, de las cuales 2.000 tenían Covid-19, y de las cuales 200 llegaron en mal estado, con necesidad de oxígeno inmediato para salvar su vida. Esto hizo que el sistema de salud pública se descongestionara, que las llamadas de emergencia bajaran y que las autoridades creyeran que habíamos llegado a un pico que se mantenía estable.

¿Qué empecé a hacer para poder saber la situación de Guayaquil? El gobierno nos dijo a los municipios que desde el 4 de mayo teníamos que tomar la decisión de pasar del semáforo rojo, al amarillo o al verde. Para pasar a una decisión como esa tomé los seis criterios de la OMS. Uno era que si la transmisión está controlada o no. Para eso contraté a una empresa especializada que hacen estadísticas, que hacen encuestas con peso poblacional; sexo, condición social y edad. Y contraté 1.600 pruebas rápidas. Esta muestra se hizo el fin de semana y acabo de dar los resultados al país entero. En Guayaquil el 33% de las personas están contagiadas, y parte de esas están pasando ya el contagio, es decir curándose.

De ese 33%, 18% tiene el virus activo; eso significa 500.000 personas de los 2 millones 750 mil personas que tiene Guayaquil. Medio millón de personas con el virus activo que andan en la ciudad y que pueden contagiar al resto de personas. Por lo tanto la decisión fue continuar en semáforo rojo hasta el 24 de mayo. Hasta esa fecha yo habré hecho dos mediciones técnicas más para saber si el virus crece o baja, o a dónde se está dirigiendo. En esta primera prueba nos dice que el coronavirus se está dirigiendo en mayor cantidad a los sectores populares y más pobres de Guayaquil, en el noroeste de la ciudad 

RFI: Usted ha expresado en varias ocasiones su desacuerdo con el gobierno de su país por ciertas medidas. Lo último es que ha reiterado su desacuerdo ante la Asamblea de un posible impuesto a los ciudadanos para ayudar a solventar los gastos que tiene el Estado para enfrentar esta pandemia. ¿Qué hay de cierto en esto?

Cynthia Viteri: Son ciertas ambas cosas y te contesto por qué.  Si el sistema de salud pública del país depende exclusivamente del gobierno central, eso significa que hospitales, camas, médicos, insumos, medicinas, todo tenía que tener el gobierno central para estar atendiendo una pandemia como ésta. Sin embargo en la ciudad de Guayaquil, donde fue el foco de infección, como el estallido de la bomba del coronavirus, han muerto hasta este momento alrededor de 10.000 personas sólo en una ciudad. Y este dato no es un dato que lo da el oficialismo. Este dato lo obtuve mandando una ficha técnica a cada uno de los cementerios que están en Guayaquil para que la llenen. Eso significa que por sobre los muertos que había normalmente mes a mes, Guayaquil tuvo cerca de 9.000 muertos más de los habituales. Solo la ciudad de Guayaquil.

El gobierno central hizo una muestra hace pocos días en la que dijeron que en Guayaquil ya había sólo el 3% de contagios. Este contagio difiere mucho de las muestras técnicas que hicimos nosotros. Nosotros contratamos una empresa encuestadora para poder ver el peso de donde estaba acumulado el contagio y la de nosotros nos da que hay 18% de virus activo en la ciudad y eso representa medio millón de personas. El gobierno nacional dice ahora que los casos de emergencia han bajado y las llamadas al teléfono de emergencia también. Pero el Ministerio de Salud debería recordar que a partir del 16 de abril, el municipio, sin ser sus funciones, puso 42 puntos de atención primaria e intermedia, contratamos a 500 médicos, requerimos a farmacias, obtuvimos oxígeno, medicina adecuada y esto descongestionó sus hospitales y evitó que estos pacientes colapsen en sus pulmones.

Nosotros salimos a buscar casa a casa a los enfermos, puerta a puerta, para poder llegar antes y curarlos antes de que ellos colapsen. Esa es la situación actual de Guayaquil y pasamos de 460 muertos en abril a 22 muertos a estas alturas.

RFI: La Fiscalía de la provincia de Guayas ha abierto una investigación por incumplimiento y posibles negligencias en el manejo de la identificación de cadáveres en su ciudad. Según la Fiscalía, en los alrededores del Hospital de los Ceibos, cinco contenedores albergan 237 cuerpos de los cuales sólo se habrían identificado 106. ¿De quién es la responsabilidad?

Cynthia Viteri: Esto es también responsabilidad exclusiva del gobierno. Esto resultó en uno de los peores horrores de la guerra que uno puede enfrentar. Para resumírselo, aquí secuestraron cuerpos porque en ciertos hospitales se pedía dinero para devolverlos. Aquí se perdieron cuerpos, aquí resucitaron personas que se daban por muertas y aquí hubo por lo menos tres entierros de una misma persona.

Esos son los horrores de la guerra que todavía no alcanza a descifrar este gobierno y hay 131 muertos en un contenedor que nadie sabe quiénes son. Hay familias a las que se les dieron las cenizas de un familiar y a los quince días llegaba el familiar en cuestión a casa vivo. Hay otra persona a la que le dieron las cenizas de un familiar y luego le dijeron que estaba enterrado en un nicho y luego que estaba perdido en un contenedor. Ese ha sido realmente el peor de los desastres junto a la pandemia.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.