Estados Unidos

Minneapolis en llamas tras la muerte de un afroamericano a manos de la policía

Jueves 28 de mayo de 2020: Miles de manifestantes se reúnen cerca de la comisaría de policía de Minneapolis donde trabajan las personas implicadas en la muerte de George Floyd.
Jueves 28 de mayo de 2020: Miles de manifestantes se reúnen cerca de la comisaría de policía de Minneapolis donde trabajan las personas implicadas en la muerte de George Floyd. REUTERS/Nicholas Pfosi
Texto por: RFI
2 min

La ciudad estadounidense vivió el jueves su tercera noche de disturbios tras la muerte, el lunes 25 de mayo, de George Floyd, un afroamericano de 46 años matado por un policía blanco. Las manifestaciones hasta ahora han sido en su mayoría pacíficas, pero la violencia ha escalado: los manifestantes incendiaron la comisaría donde trabajan los policías implicados, y también hubo enfrentamientos y saqueos.

Anuncios

Con nuestro enviado especial a Minneapolis, Eric de Salves

La ira se intensificó dramáticamente en las últimas horas en Minneapolis. En una escena casi increíble en los Estados Unidos, docenas de manifestantes irrumpieron en una comisaría de policía, incendiando el edificio. Las fuerzas policiales antidisturbios debieron retirarse.

La policía se contentaba con disparar gases lacrimógenos esporádicamente, pero dejaba que el saqueo continuara. Esta noche, muchos de los protagonistas de los desmanes no ocultaban el hecho de que están a favor de la violencia como forma de acción política.

“Hemos estado protestando pacíficamente durante tantos años, y no nos ha llevado a ninguna parte. Cuando protestamos pacíficamente, no se nos escucha", dijo Rachel, una manifestante en el lugar. “Entonces, ¿qué esperas? ¿Que nos quedemos sentados y esperemos al próximo muerto? No. ¡Ahora tomamos medidas! “, agregó al micrófono de RFI.

Enojo y tristeza

Sin embargo, unos minutos antes, frente a la tienda donde George Floyd perdió la vida, asfixiado por un policía blanco, la atmósfera era más pacífica. Reinaba la ira y la tristeza, pero también el recogimiento, con varios pastores que venían a rezar frente a un improvisado monumento.

Personas anónimas estaban continuamente depositando mensaje, ramos de flores con, por todas las paredes, inscripciones pidiendo justicia para Georges Floyd. O "No puedo respirar", las últimas palabras de este afroamericano de 46 años, que murió debajo de la rodilla del policía y cuya muerte, filmada por transeúntes, sigue inflamando a Minneapolis.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas