Noticias de América

El coronavirus agrava la hambruna en El Salvador

Audio 02:42
Un trabajador sanitario del municipio comprueba la temperatura de un residente durante una campaña médica casa por casa mientras realizan un seguimiento de los contactos en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Soyapango, El Salvador, el 3 de julio de 2020. REUTERS/Jose Cabezas
Un trabajador sanitario del municipio comprueba la temperatura de un residente durante una campaña médica casa por casa mientras realizan un seguimiento de los contactos en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Soyapango, El Salvador, el 3 de julio de 2020. REUTERS/Jose Cabezas REUTERS - Jose Cabezas

Casi uno de cada nueve seres humanos sufrió de desnutrición crónica en 2019, una proporción que se agravaría a raíz de la pandemia de Covid-19, según el informe anual de la ONU. Y el caso de El Salvador es uno de los más preocupantes de Centroamérica.

Anuncios

El Salvador es uno de los países latinoamericanos más afectados por la hambruna como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Según un estudio de la organización humanitaria Oxfam, este país sería el más perjudicado del llamado Corredor Seco centroamericano después de que más del 51% de sus hogares padeciese ya una inseguridad alimentaria y nutricional severa antes de la aparición del Coronavirus.

Según Helga Cuellar Marchelli, directora de estudios sociales en FUSADES (Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social), la situación crítica se debe a la sumatoria de varios factores como “la pérdida de empleo, la crisis de salud, que afectó el acceso a servicios, y la caída de las remesas, un factor muy importante porque 8 de casi 10 hogares reciben remesas para poder subsistir”. Al mismo tiempo Cuellar Marchelli dijo a RFI que “la pobreza multidimensional en El Salvador es un factor agravante. Una vez comenzada la pandemia, solo en marzo se estimaba que alrededor de 50 mil personas estaban en una situación de inseguridad alimentaria severa por el impacto de la Covid”.

Un dato bastante alarmista a tener en cuenta llega a través del reciente estudio que sacó la organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), donde se afirma que El Salvador tendría en estos momentos uno de los costos más altos para alimentarse. En la actualidad es más caro comer en El Salvador que en el resto de Centroamérica, según la investigación de la agencia de la ONU con sede en Roma.

Para Cuellar Marchelli, si bien “el gobierno salvadoreño ha tomado medidas para mitigar la crisis de ingresos y empleos como la entregan paquetes alimenticios y bonos, y se han eximido por tres meses los pagos de facturas de energía y agua potable, todas estas medidas son de corto plazo y además de difícil implementación porque cuando el gobierno entró en funciones, desarticuló todas las unidades de protección social. La pandemia nos agarró sin una visión de largo plazo”.

Según la organización FUSADES en El Salvador habría un aumento de 1.3 a 1.6 millones de nuevos pobres, por el aumento del desempleo y la caída de las remesas. En el caso de Centroamérica fueron 16.6 millones los afectados el año pasado, número que se dispararía a 24.5 millones en la próxima década.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas