Saltar al contenido principal
Noticias de América

Incendios en la Amazonía: ‘No hay política ambiental en este gobierno’, dice portavoz de Greenpeace

Audio 02:47
En esta foto de archivo tomada el 26 de agosto de 2019 el agricultor brasileño Helio Lombardo Do Santos y un perro caminan por una zona quemada de la selva amazónica, cerca de Porto Velho, estado de Rondonia, Brasil.
En esta foto de archivo tomada el 26 de agosto de 2019 el agricultor brasileño Helio Lombardo Do Santos y un perro caminan por una zona quemada de la selva amazónica, cerca de Porto Velho, estado de Rondonia, Brasil. AFP - CARL DE SOUZA
5 min

La cantidad de incendios forestales en la Amazonía brasileña subió el mes pasado un 28% respecto a julio de 2019, alimentando los temores de que la selva tropical más grande del mundo vuelva a ser devastada por incendios este año. RFI habló con el portavoz de Greenpeace en Brasil, Rómulo Batista.

Anuncios

La voz de alarma se vuelve a manifestar a través de las llamas que siguen devastando el pulmón del mundo. Los incendios en la Amazonía brasileña aumentaron el mes pasado un 28% respecto a julio de 2019. Un incremento alarmante que puede ser devastador y que se debe a la pobre actuación del Gobierno para combatir la rápida deforestación durante los últimos años.

“Lo que está pasando en la Amazonía con las quemadas es el resultado de la deforestación, que ha aumentado muchísimo en los últimos años por causa de la incapacidad del gobierno de hacer un plan de combate”, estima Rómulo Batista, portavoz de Greenpeace en Brasil.

Y los problemas empeoran este año con la pandemia de Covid-19: “Con las quemadas hay humo, son varios problemas que afectan la misma región, los mismos sistemas respiratorios. El año pasado, hubo un aumento del 100% en la atención de niños con problemas respiratorios durante las quemadas”, señala Batista.

Según dice, el gobierno de Jair Bolsonaro “no tiene un plan de prevención de desforestación, de quemadas. En la Amazonía el fuego no es natural, es fruto del uso humano: lo usan para hacer una renovación en el pasto para la ganadería”.

“No hay una política ambiental en este gobierno”, lamenta el ecologista, y concluye: “Para obtener un resultado, hay que cambiar completamente la política de conservación de la Amazonía. Con un solo decreto o el envío de 3.000 soldados que no son especializados en el combate a quemadas, no se va a resolver el problema”.

El difícil panorama se ha registrado igualmente en el Pantanal brasileño, un santuario de la biodiversidad situado al sur de la Amazonía, que tuvo el peor mes en materia de incendios desde el inicio de los registros en 1998: 4.203 focos, una cifra que representa un aumento del 201% en relación al mismo periodo del año pasado.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.