Saltar al contenido principal
Colombia

Colombia: alerta sobre deterioro de la seguridad tras matanzas de adolescentes

Una mujer con una máscara facial debido a la enfermedad coronavirus en curso (COVID-19), reacciona durante el funeral de cinco menores que fueron encontrados muertos en un campo de caña de azúcar, en Cali.
Una mujer con una máscara facial debido a la enfermedad coronavirus en curso (COVID-19), reacciona durante el funeral de cinco menores que fueron encontrados muertos en un campo de caña de azúcar, en Cali. REUTERS - STRINGER
Texto por: RFI
4 min

Autoridades colombianas y oenegés advirtieron este domingo sobre el deterioro de la seguridad en el país sudamericano, luego de que 13 jóvenes y adolescentes fueran asesinados en un lapso de cuatro días en medio de las medidas de confinamiento para frenar el coronavirus.

Anuncios

Con Natalia Orozco, corresponsal de RFI en Bogotá

No es una película de terror. Desafortunadamente, las masacres que han sacudido a Colombia la última semana y que tienen conmocionado al país, se han ensañado esta vez contra jóvenes, niños y niñas con una crueldad difícil de narrar.

Después de enterarnos de que dos estudiantes fueron asesinados en la localidad de Leiva, cuando iban de camino a la escuela para entregar sus tareas, sacudió a Colombia la noticia de que cinco adolescentes, menores de edad, fueron acribillados y torturados cuando estaban elevando una cometa en Cañaveral, una comunidad cercana a Cali en el sureste del país.

Esto ocurre solo dos días después de que nueve jóvenes en Samaniego cayeran masacrados a tiros. La tragedia sucedió cerca de Nariño. Los jóvenes fueron alcanzados por balas de armas largas de autores aún desconocidos mientras departían con otros universitarios en una salida eventual para respirar un poco del encierro de la cuarentena. Horas antes de la masacre, una adolescente había sido asesinada a tiros en la misma zona.

 "La ocurrencia de masacres en el país manifiestan el altísimo grado de crudeza con la que los actores armados ilegales se encuentran disputándose los territorios para someter a la población civil a regímenes arbitrarios de violencia", señaló la Defensoría del Pueblo (Ombudsman) este domingo en Twitter.

El recrudecimiento de la violencia es una evidencia y la única respuesta del gobierno por el momento apunta al narcotráfico.

El mes pasado, la organización Human Rights Watch (HRW) advirtió que los grupos armados ilegales han impuesto un régimen del terror en al menos 11 regiones de Colombia aprovechando la crisis del coronavirus para cometer todo tipo de abusos contra la población civil.

Colombia, que en el 2016, con la firma del acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, se había llenado de esperanza, hoy está de luto. Mientras en el 2019 Colombia alcanzó la tasa de homicidios más baja de la historia desde el 1975,  hoy se convirtió en el país de la región donde más líderes y defensores de DDHH y el medio ambiente son asesinados.

Son muchas las voces que acusan al Gobierno de dejar que grupos paramilitares y disidentes de guerrillas hayan ocupado el espacio que dejaron las FARC tras el acuerdo de paz, y los más críticos al gobierno de Iván Duque aseguran que es así a través de la muerte de personas inocentes, como los opositores a la paz hicieron trizas el histórico acuerdo.

“Los asesinos no están confinados”

Para Ariel Ávila, investigador y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, "el fenómeno pandemia" había ocultado el recrudecimiento de la violencia que, según él, se acentuó desde que el presidente Iván Duque llegó al poder en 2018.

"Si bien los actores son diferentes y los hechos tendrían motivaciones diferentes, lo cierto es que el país siente un deterioro de la seguridad", dijo en un video publicado en sus redes sociales.

En regiones alejadas, guerrilla, disidencias de las FARC, narcos y bandas criminales de origen paramilitar encontraron en la emergencia sanitaria un pretexto para imponer sus reglas de acero y extender el dominio territorial, coinciden expertos.

Las masacres de los jóvenes revivieron las peores épocas del conflicto colombiano, aliviado en gran medida por la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC en 2016.

El procurador general, Fernando Carrillo, que en Colombia vigila a los funcionarios públicos, alertó sobre "rebrotes de violencia en los territorios".

"Los asesinos no están confinados, mientras el país se desgarra y crece la polarización. Quién responde? El Estado tiene que salir del confinamiento y capturar a los asesinos", pidió Carrillo en Twitter.

Aunque con numerosas excepciones, la mayoría de la población está en cuarentena desde el 25 de marzo, como medida para frenar la expansión del virus.

Duque rechazó ambas "masacres" y ordenó el despliegue de la fuerza pública en las zonas afectadas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.