Saltar al contenido principal
Noticias de América

El Salvador: ‘Nunca se ha dejado de pactar con las pandillas’

Audio 02:41
Cárcel de Quezaltepeque, El Salvador, el viernes 4 de septiembre de 2020.
Cárcel de Quezaltepeque, El Salvador, el viernes 4 de septiembre de 2020. AP - Salvador Melendez
6 min

El periódico digital El Faro reveló la semana pasada que el gobierno del presidente Nayib Bukele habría negociado con la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) beneficios carcelarios para sus miembros presos a cambio de la reducción de los homicidios. Una situación que no sería inédita.

Anuncios

No es la primera vez que las maras se convierten en moneda de cambio por parte de los gobiernos salvadoreños. Esta vez es Nayib Bukele quien queda salpicado tras una investigación publicada por el diario digital El Faro, donde se muestran pruebas evidentes de acuerdos entre los pandilleros y el actual gobierno para conceder favores carcelarios a cambio de votos para el gobernante partido Nuevas Ideas.

“La investigación tiene fuentes, pandilleros de la MS-13 que atestiguan que esto está ocurriendo, pero en este caso lo que obtuvimos son documentos del propio Estado, es decir el Gobierno dejando pistas que hemos publicado, de cómo, adentro de los penales de máxima seguridad, están ingresando funcionarios públicos y pandilleros de la calle, para negociar con los líderes encarcelados de la Mara Salvatrucha”, explica a RFI Oscar Martínez, editor de la publicación de El Faro.

En estas reuniones, prosigue, “negociaron beneficios carcelarios, es decir la posibilidad de tener visitas en los penales de máxima seguridad, de que les vendan mejor comida, de que vuelvan a tener algunos espacios de recreación, y a cambio, ellos hablan de cerrar la válvula de los homicidios”.

Pero no es todo: “Luego, hay conversaciones sobre las elecciones de 2021, donde los miembros del Gobierno piden apoyo y las pandillas aseguran que apoyarán al Gobierno. Aún no detallan cómo, por eso la publicación que hicimos habla de una negociación que aún está en curso”, dice Martínez.

Dos objetivos: gobernabilidad y votos

Según el antropólogo Juan José Martínez d’Aubuisson, existen pruebas evidentes de que desde hace cuatro legislaturas, El Salvador está cogobernado entre las pandillas (principalmente la Mara Salvatrucha) y el gobierno central.

Según Martínez d’Aubuisson, los dos objetivos en los pactos son la gobernabilidad y los votos: “En realidad, nunca se ha dejado de pactar con las pandillas. Cambian las formas, pero no cambian los objetivos. Los dos objetivos más importantes de las treguas son, uno, generar gobernabilidad y esto se hace a través de bajar los índices de homicidios, suspender los asesinatos, es decir que un gobierno pueda presentar mejores números, y por lo tanto reelegirse o presentarse como un mejor gobierno. Lo segundo tiene que ver con votos: las pandillas tienen detrás toda una estructura social, y los políticos ven en esto una cantidad muy interesante de votos”.

De momento, la única reacción de Bukele ante esta noticia apareció en las redes sociales luego de que el presidente salvadoreño calificase esta investigación como “ridícula” y al periódico como “un panfleto”. No es la primera vez que el gobernante de 39 años arremete contra El Faro, al cual ha descalificado y ha llegado a bloquear su acceso a coberturas en la Casa Presidencial.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.