Bolivia

El gobierno boliviano anula normas que favorecen la destrucción forestal

La presidenta interina Jeanine Añez en agosto de 2020.
La presidenta interina Jeanine Añez en agosto de 2020. © AFP -

Aunque todavía no alcanzan la gravedad del año pasado, los incendios en la Chiquitanía boliviana están consumiendo cientos de miles de hectáreas. El gobierno interino ha decretado la emergencia nacional y no descarta llamar a la ayuda internacional. A pocas semanas de las elecciones, los incendios se han convertido en un tema político.

Anuncios

El gobierno boliviano decretó este miércoles "emergencia nacional" por los incendios de bosques en al menos tres regiones del país y que según una fundación privada consumieron más de 900.000 hectáreas. Según cifras oficiales, los incendios -frecuentes en esta época del año- están afectando actualmente a medio millón de hectáreas y se concentran en zonas de pastizales.

La presidenta transitoria Jeanine Áñez dijo que firmó dos decretos: uno referido a la emergencia y otro que anulaba normas de la gestión de Evo Morales (2006-2019) que según los ecologistas favorecen a la gran agroindustria que destruye bosques para ampliar la frontera agrícola, principalmente para la soja.

"El primer decreto que hemos aprobado hoy en el Gabinete (es para) atender (los incendios) como una emergencia nacional y el segundo es la abrogación del decreto que permitía las quemas y los chaqueos (quema controlada de pastizales)", afirmó Áñez en un acto público.

El decreto de emergencia le permite al poder Ejecutivo a disponer de más recursos económicos, a desplazar a personal de bomberos y de salvataje e incluso a solicitar la cooperación internacional.

Los incendios en la Amazonía boliviana no datan de hoy. Pero el gobierno transitorio de la derechista Jeanine Añez usó recientemente este tema para desacreditar a los partidarios de Morales.

La mandataria, dura crítica de su antecesor, dirigió sus dardos contra el exgobernante: "Mientras en organismos internacionales Evo Morales andaba manifestando el cuidado de la madre tierra, acá en lo nacional, la madre tierra no le importaba".

La derecha boliviana responsabiliza a Morales por su política de ampliación de la superficie agrícola de la que se beneficiaron tanto poblaciones indígenas como ganaderos y terratenientes de Santa Cruz.

Según un reciente informe de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), de enero a agosto de este año "se quemaron más de 900 mil hectáreas" en Bolivia.

De ese total "en Santa Cruz (este) ya se quemaron alrededor de 360 mil hectáreas, en Beni (noreste) 450 mil hectáreas y en Cochabamba (centro) 38 mil hectáreas".

El año pasado se registraron en toda la Amazonía boliviana enormes incendios forestales que arrasaron 6,4 millones de hectáreas, según la FAN.

El poder Ejecutivo también informó que trabaja en la contratación de hidroaviones para destinarlos a las zonas afectadas.

Con AFP.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas