Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

La vaquita marina sigue al borde de la extinción

Audio 16:15
Esta imagen divulgada por el World Wide Fund for Nature (WWF) y tomada en febrero de 1992 en Sonora, México, muestra una vaquita marina (Phocoena sinus) aparentemente muerta luego de quedar atrapada en redes de pescadores
Esta imagen divulgada por el World Wide Fund for Nature (WWF) y tomada en febrero de 1992 en Sonora, México, muestra una vaquita marina (Phocoena sinus) aparentemente muerta luego de quedar atrapada en redes de pescadores WWF-OMAR VIDAL/AFP/Archivos
Por: RFI
25 min

De esta especie endémica, apodada « el panda del mar » por las manchas oscuras que tiene alrededor de los ojos, solo quedan entre 6 y 19 especímenes. RFI viajó a su hábitat natural, el Alto Golfo de California, donde los activistas protagonizan la lucha para salvarla en un escenario donde se mezclan pesca indiscriminada, tráfico de especies protegidas y corrupción.

Anuncios

De nuestra corresponsal en México, Alix Hardy

Ruidos bajo el agua… Es la única señal que los científicos tienen para asegurarse que la vaquita marina, la marsopa más pequeña del mundo, aún sigue viva en las aguas del Alto Golfo de California. De esta especie endémica, apodada el panda del mar por las manchas oscuras que tiene alrededor de los ojos, solo quedan entre 6 y 19 especímenes. Una cantidad ínfima a escala planetaria. El oceanólogo Juan Carlos Vivanco, uno de los pocos que logró tocar con sus manos este animal que se ha convertido en el símbolo del saqueo del mar de Cortés, describe esa experiencia como "una especie de shock. Imagínate un delfín, su piel es muy dura, tiene la temperatura del agua, me inspiran ternura sobre todo por el esfuerzo que la especie está haciendo por sobrevivir".

Una "vaquita marina" encontrada en Playa Hermosa, en el Golfo de California, México, en imagen proporcionada por la organización ecologista Sea Shepherd Conservation Society, el 19 de marzo de 2017
Una "vaquita marina" encontrada en Playa Hermosa, en el Golfo de California, México, en imagen proporcionada por la organización ecologista Sea Shepherd Conservation Society, el 19 de marzo de 2017 Sea Shepherd Conservation Society/AFP

Y es que la vaquita marina tiene la mala suerte de compartir las aguas cálidas del Mar de Cortés con un pez grande y plateado, la totoaba, cuya vejiga natatoria es el objeto de un importante tráfico entre México y China. "Para mí es una tripa seca que nunca me voy a comer, asegura Vivanco. En China es lo que llaman el buche de totoaba. Lo consumen en cenas de negocios y plato pequeño cuesta 300 dólares. Es un platillo muy distinguido y elitista. Creo que hasta puede ser un regalo de bodas : lo enmarcan como un símbolo de poder".

La pesca de la totoaba sin embargo, está prohibida en México, por lo que su vejiga se vende a un precio que alcanza miles de dólares en el mercado negro. El problema para las vaquitas es que las redes usadas para pescar la totoaba también las atrapan a ellas. "El problema de la vaquita es la totoaba, explica el oceanógrafo. Y el problema de la totoaba es que es un producto de lujo".

A bordo del Sharpie

RFI embarcó a bordo del Sharpie, una nave militar estadounidense reconvertida por la ONG Sea Shepherd, que lleva más de 30 años luchando por la preservación del mar y en el Alto Golfo de California busca salvar a la vaquita marina. Su capitana, la estadounidense Jacqueline Le Duc, narra que llevan seis años realizando la llamada "Operación Milagro". "Trabajamos en conjunto con las autoridades mexicanas para limpiar la zona de las redes de pesca de la totoaba, que están prohibidas. Cuando las encontramos las sacamos del agua. Si es que solo quedan 6 vaquitas en el planeta, pues podemos hablar de una carrera contra el reloj. Estoy convencida de que si no estuviéramos aquí, la vaquita ya se hubiera extinguido”.

El barco Sea Shepherd opera desde 2018 en la operación "Milagro" para proteger a la vaquita marina de la pesca indiscriminada.
El barco Sea Shepherd opera desde 2018 en la operación "Milagro" para proteger a la vaquita marina de la pesca indiscriminada. AFP/File

Para salvarla definitivamente, hay que impedir la pesca ilegal de la totoaba, asegura por su parte Lorenzo Rojas-Bracho, el científico que más estudió la vaquita en el mundo. “Suena fácil, pero no lo ha sido a pesar de tantos años de investigación, de negociaciones con agencias de gobierno y con pescadores. Nunca pensé que fuera tan complicado”.

Porque la corrupción, el crimen organizado, la pobreza y las sanciones económicas han formado un cóctel explosivo en el Alto Golfo de California. “El Alto Golfo reproduce todos los males de México, asegura Rojas. Si los resuelven en el Alto Golfo, van a poder resolver muchas cosas en el país”.

La amarga experiencia de San Felipe

La ciudad de San Felipe es el principal puerto pesquero del Alto Golfo, un pueblo encasillado entre el mar y el desierto. Valeria Towns es allí bióloga y especialista de la preservación del medio ambiente para la ONG Museo de la Ballena. “Esta es la salida oficial de las embarcaciones, nos dice en el muelle, desde donde salen todos los barcos pesqueros. En principio, todas las embarcaciones con permiso salen de aquí. Pero fíjate que al lado está esta otra bajada : es la rampa no oficial. Entonces, mientras aquí a 200 metros operan todos los barcos legales y Conapesca inspecciona, frente a sus ojos están descargando todos los ilegales. Gran parte de la situación de la vaquita está vinculada con el problema de la impunidad y la corrupción. Nadie ha detenido la pesca ilegal de totoaba a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos 20 años".

Una ecologista pide protección para la vaquita marina delante de la embajada de México en Washington (2018)
Una ecologista pide protección para la vaquita marina delante de la embajada de México en Washington (2018) AFP/Archivos

En el 2015, el gobierno decidió prohibir toda la pesca con redes en el Alto Golfo y a cambio, prometían pagar subvenciones a los pescadores y desarrollar nuevos métodos de pesca. “Se empezó a probar aquí en la región, con dinero federal, pero se corrompió mucho el proceso. Salían 300 embarcaciones a probar la (técnica artesanal de la) suripera y en realidad ni salían ni las probaban. Ellos mismos confiesan hoy que no se hicieron las pruebas como se debía”. Según la bióloga, no se creó ninguna alternativa a las redes y la compensación financiera tampoco funcionó como se esperaba.

El científico Lorenzo Rojas-Bracho lo resume en pocas palabras : “Allí se fueron millones de pesos a la basura”. Y agrega : "El gobierno entregó el dinero a los presidentes de las cooperativas, encargados de redistribuirlo a sus pescadores, pero sin establecer un control. “Fue una mala jugada de los dueños de los permisos, que tuvieron la avaricia de no inscribir a sus pescadores en el padrón. Metieron a la prima, la hija y la hermana, y entonces una sola familia estaba recibiendo muchísimo dinero.»

Lopez Obrador y el fin de las subvenciones

En julio de 2018, Andrés Manuel López Obrador fue elegido como nuevo presidente de México con la promesa de erradicar la corrupción del país. Y su primera decisión para evitar este desvío de dinero fue cortar las subvenciones. Así los pescadores se quedaron sin un peso de ayuda y hoy siguen sin poder salir a pescar. Y a esto hay que agregar la guinda del pastel : Estados Unidos decretó un embargo sobre los productos del mar del Alto Golfo. Decidieron que no quieren ser cómplices de pescadores que pescan con redes que matan a la vaquita marina. Carlos Tirado Pineda, uno de los líderes pesqueros mas destacados de la región, dice a RFI que “el único que queda en el medio, completamente desnudo, es el pescador. Si ahora no hay política pública para el Alto Golfo… ¡pues todo el mundo será ilegal! Porque al querer ser legal, tienes más trabas que siendo ilegal".

Por todo esto, en San Felipe, la vaquita es vista como una maldición. Valeria, una habitante de San Felipe dice que por necesidad, mucha gente sale todos los días a pescar en embarcaciones precarias y arriesgando sus vidas : "Son los pescadores que se suben a las pangas y que salen a pescar camarón, chano, o sea, totoaba. Legal o ilegalmente".

El buche de la totoaba es muy codiciado. Tanto que se ha formado una verdadera red de tráfico de este producto. Y con ella, aparecieron los métodos del crimen organizado. Antonio es pescador y mientras repara sus redes, acepta recordar este maná caído del cielo que le permitió a varios salir de la pobreza y a otros hacer negocio con China : “Cuando comenzó la pesca, podías sacar veinte, treinta totoabas en una noche. La gente no dormía y después se compraban carros último modelo".

La vaquita marina mexicana está siendo exterminada por la pesca de la totoaba, porque queda atrapada en las mismas redes de los pescadores.
La vaquita marina mexicana está siendo exterminada por la pesca de la totoaba, porque queda atrapada en las mismas redes de los pescadores. AFP/File

Pero la totoaba comenzó rápidamente a escasear. « Es como que los pescadores estuvieran cortando la rama en la cual están sentados », advierte el oceanólogo Juan Carlos Vivanco. "Estamos diciendo que saquen mil toneladas, no tres mil. De hecho, se están quejando porque pescan peces cada vez más pequeños". Valeria Towns está convencida de que la solución para romper este círculo vicioso reside precisamente en la vaquita marina.

“Históricamente los pescadores han visto a la vaquita como el enemigo, explica Towns, cuando en realidad es el valor agregado del Alto Golfo. La idea es entonces crear el sello “Vaquita friendly”, en el que tu estás demostrando que tu actividad pesquera está conservando no solo el medio ambiente en el Alto Golfo sino particularmente a esta especie emblemática.”

Valeria y el Museo de la Ballena, decidieron aprovechar la experiencia de San Felipe y retomar las cosas desde cero. “Decidimos empezar a trabajar con los pescadores locales para que sean ellos quienes puedan hacer funcionar el arte de pesca. En los últimos 20 años, las políticas públicas han cambiado como el viento y hoy una de las cosas con las que estamos trabajando, es para que sean los propios pescadores quienes tengan claro hacia donde quieren ir.” La apuesta es que así, la vaquita pueda tener alguna esperanza de sobrevivir.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.