Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Estados Unidos: Kentucky podría ser el primer estado sin acceso al aborto

Manifestación pro-aborto frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos en Washington, D.C. el 4 de marzo de 2020 (imagen genérica de ilustración).
Manifestación pro-aborto frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos en Washington, D.C. el 4 de marzo de 2020 (imagen genérica de ilustración). SAUL LOEB / AFP
Texto por: RFI
4 min

Miles de mujeres en casi 400 ciudades de Estados Unidos marcharon el sábado contra el nombramiento de la conservadora jueza de la Corte Suprema Amy Coney Barrett, una devota católica de 48 años y madre de siete hijos, que podría ser nominada por Donald Trump antes de las elecciones del 3 de noviembre para reemplazar a Ruth Barber Ginsburg, que murió el 18 de septiembre. La Corte Suprema estaría entonces firmemente arraigada en el campo conservador (6 jueces contra 3) durante décadas.

Anuncios

Por Carlotta Morteo, corresponsal en Louisville, Kentucky

En juego en esta nominación judicial: el derecho al aborto a nivel federal. Si la ley Roe versus Wade fuera impugnada y anulada por el Tribunal, los estados serían libres de votar independientemente para prohibir el aborto en su territorio.

En Kentucky, un estado muy conservador del Bible Belt (Cinturón Bíblico), la mayoría republicana local ya ha logrado prohibir la apertura de nuevos centros de aborto. Y podría convertirse en el primer estado sin acceso al aborto, ya que sólo hay una clínica de abortos en el estado.

“¡Señorita, no haga eso!“

“¡Señorita, no haga eso!”, gritan frente a la clínica llamada “De las mujeres libres”. Cada mañana, los activistas antiaborto tratan de disuadir a las mujeres que vienen aquí para informarse o abortar. Rezan y recitan las palabras del Evangelio, delante de espantosas imágenes de fetos muertos. En el cartel que sostiene Tanneur, un carpintero de bigote de 30 años de profesión y pastor protestante, dice: "Aquí se matan bebés, dámelos a mí, yo los adoptaré".

"Esta misma mañana he caminado junto a los padres para decirles que entren a buscar a sus esposas, a sus bebés, ¡porque son muy valiosos! En nuestra cultura, ahora creemos la mentira de que un niño es un peso en la vida, pero Dios nos dice que los niños son un don”, asegura.

Y para este padre de 5 hijos, que votará a Donald Trump en las próximas elecciones, no hay razón para abortar. "Desde un punto de vista bíblico, creo que si un hombre viola a una mujer, debería ser él quien recibiera la pena de muerte, no el niño inocente”, asevera.

“No es asunto suyo”

Los activistas pro-aborto también están allí, llevan brazaletes naranjas para distinguirse, y se ofrecen a acompañar a las mujeres a la clínica para que no sean literalmente aspiradas por los activistas antiaborto.

"Es una elección personal y nadie debe decidir por ti, votar en tu lugar, o incluso darte su opinión sobre lo que quieres hacer con tu vida. No es asunto suyo”, explica Clarence, quien trabaja en el sector hospitalario.

 Ella ha sido una compañera voluntaria de la clínica durante 3 años y está generalmente preocupada. "El derecho a la interrupción voluntaria del embarazo está siendo atacado en todo el país. Y con el nombramiento de Amy Conney Barret en el Tribunal Supremo, algunos dicen ‘estás demasiado preocupada, no va a revocar la decisión Roe versus Wade’ que legalizó el aborto, pero en realidad ella podría dar a entender que sólo es legal antes de las seis semanas de embarazo, por ejemplo, cuando no se puede oír un latido del corazón. Esto, en efecto, equivale a prohibir el aborto”, sostiene.

 

Según varias encuestas realizadas en los últimos años, el 10% de los estadounidenses quieren prohibir el aborto. De hecho, 3/4 de los americanos quieren que siga siendo legal en todo el país, pero con más restricciones. Un mínimo de 24 horas de reflexión antes del procedimiento médico, por ejemplo, o una reducción del tiempo máximo para el aborto, que es de 20 semanas de embarazo en la mayoría de los estados, 1/3 de los estadounidenses desearían que se redujera a 12 semanas, como ocurre en Francia, por ejemplo.

 

Cabe señalar que la investigación sobre embriones también está menos reglamentada en los Estados Unidos que en Europa, y que la venta de fetos abortados con fines de investigación es legal. Son cuestiones éticas complejas y delicadas que los políticos y los medios de comunicación suelen resumir en una elección maniquea: "A favor o en contra" del aborto.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.