Saltar al contenido principal
Venezuela

Venezuela: la imposible tarea de dar clases por internet

Un aula vacía de la Facultad de Humanidades y Educación, de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Caracas, Venezuela, el 29 de septiembre de 2020.
Un aula vacía de la Facultad de Humanidades y Educación, de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Caracas, Venezuela, el 29 de septiembre de 2020. REUTERS - FAUSTO TORREALBA

Sin clases presenciales desde marzo, unos 8,2 millones de estudiantes de primaria y bachillerato dependen de un precario servicio de internet y de aparatos electrónicos inalcanzables para la mayoría cuando ocho de cada diez venezolanos, según un estudio de las principales universidades de este país de 30 millones de habitantes, viven en pobreza extrema.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Caracas, Víctor Amaya, y AFP.

Dar o recibir clases virtuales en Venezuela es una orden presidencial y, al mismo tiempo, un suplicio para no pocos. La velocidad de conexión promedio en el país es apenas la segunda peor del continente, después de Cuba, desde agosto cuando se subió un peldaño, pero el problema fundamental es la falta de acceso.

Venezuela ocupó en agosto el puesto 169 entre 174 países en la rapidez de sus conexiones de banda ancha al promediar 6,15 megabits por segundo frente a los 36,63 de su vecina Colombia, en el puesto 81.

“Antes, desde la ventana del baño de la casa llegaba una señal Wifi libre”, dice a RFI Milagros Ramírez que no tiene internet en su casa, pues una avería en el proveedor estatal la dejó sin servicio hace un año. Su hija recibe materiales de la escuela por Facebook y ahora por WhatsApp. “Entonces [mi hija] Gabriela se tenía que sentar ahí en la lavadora con el teléfono hundiéndolo en la ventana para que pudiera agarrar un poquito de esa red.  Pero ya lo bloquearon. Ya no llega esa señal”.

Escapar de los fallos en la conexión a internet y también de los habituales apagones que golpean a los venezolanos puede ser imposible.

“Cuando escucho que me dicen ´Mamá, dame tus datos´ eso me genera un estrés enorme, porque lo que pienso es en el bolsillo porque no sé si voy a tener la capacidad para pagar lo que va a ser el monto de la factura”, dice a RFI Yusleiny Aristiguieta que opta por aprovechar los datos de un teléfono celular, cuyas tarifas son bastante abultadas.

El año escolar 2020-2021 comenzó entre protestas de maestros exigiendo "salarios dignos". Los docentes del país reclaman que reciben solo 2,5 dólares como sueldo mensual, insuficientes para comprar un kilo de carne. Algunos maestros abandonan la carrera, y las dificultades para conectarse tienen como principal consecuencia el abandono de los estudios por parte de alumnos.

“La mayoría abandona”, dice a RFI la maestra Solibeth Ramírez. “Porque a veces no cuentan con internet, o no tienen teléfono inteligente. A veces les prestan al teléfono”.

El costo de un teléfono inteligente puede representar meses e incluso años de salarios para familias ahogadas por la hiperinflación.

Según cifras oficiales, en Venezuela se perdieron en 2019 7 millones de líneas celulares, con solo 4 de cada 10 venezolanos como portadores de un teléfono móvil.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.