Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Trump y los republicanos: un ‘pacto fáustico’ para imponerse en la Corte Suprema

La jueza Amy Coney Barrett, en el Capitolio en Washington, el 21 de octubre de 2020
La jueza Amy Coney Barrett, en el Capitolio en Washington, el 21 de octubre de 2020 POOL/AFP/Archivos
Texto por: RFI
5 min

El Senado de los EEUU votó el lunes el nombramiento de la Jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema. Es el propio presidente Donald Trump quien eligió al jurista conservadora que se opone ferozmente al aborto. Y su confirmación a la Corte Suprema llega en un momento en que la campaña electoral está entrando en su recta final y el presidente en ejercicio, a la zaga de las encuestas, está tratando de movilizar a su electorado. El historiador francés y especialista en Estados Unidos Simon Grivet explica a RFI la importancia electoral de este nombramiento.

Anuncios

Por Achim Lippold

RFI: Usted dice que la llegada de Amy Coney Barrett a la Corte Suprema es un punto de inflexión en la historia reciente de los Estados Unidos. ¿Por qué?

Simon Grivet: Es un punto de inflexión histórico porque es la consolidación de un proyecto republicano que ha estado en marcha durante mucho tiempo. El GOP (Grand Old Party) - el Partido Republicano - ha estado trabajando durante unos 30 años para mover sus fichas: abogados que se comprometen con sus ideas. Para los republicanos es una sorpresa porque la Corte Suprema ha tenido una mayoría conservadora bastante sutil hasta ahora, una mayoría que no era estable en cinco a cuatro. Pero con el nuevo juez, serán seis jueces conservadores contra tres progresistas, que es una mayoría mucho más cómoda.

¿Dice que esto es el resultado de un "pacto fáustico" entre Donald Trump y los republicanos?

Sí, porque hay que recordar que en 2016, la mayoría de los líderes republicanos se taparon las narices ante Donald Trump: no querían hablar con él, no querían dejar claro que lo apoyaban. Fue alguien que irrumpió en el Partido Republicano con posiciones que en Francia se considerarían de extrema derecha. Era un indeseable, pero finalmente los republicanos cedieron al concluir lo que yo llamo un "pacto fáustico": Ok, te aceptamos como eres, pero a cambio, debes garantizarnos que impulsarás a nuestros magistrados. No olvidemos que en 2016 Donald Trump publicó una lista de jueces que quería nombrar para la Corte Suprema, algo que nunca se había hecho antes.

¿Por qué es importante el papel de estos jueces? ¿Cómo darán forma al rostro de la sociedad estadounidense?

Durante décadas, la Corte Suprema se ha convertido en el árbitro de las muy controvertidas cuestiones sociales que están en el centro del debate entre republicanos y demócratas. Tomemos el tema del aborto, que moviliza a la derecha cristiana, a la derecha evangélica y a los conservadores como ningún otro tema. Sueñan con volver atrás en la histórica sentencia de 1973, Roe V. Wade, que reconoció el derecho de las mujeres americanas a abortar. Más allá del aborto, también está la cuestión del derecho a poseer armas de fuego. Un Tribunal Supremo conservador podría dificultar mucho el paso a la legislación de control de armas.

Una primera prueba de la actitud de los jueces será la audiencia sobre el futuro del Obamacare...

Los demócratas han insistido mucho en esto para tratar de torpedear el nombramiento del juez diciendo que está en contra del Obamacare. Lo que está en juego en la audiencia prevista para el 10 de noviembre es muy particular: el Estado de Texas cree que, puesto que se ha eliminado la obligación de pagar las contribuciones para el seguro médico, en cualquier caso no hay más multas que pagar si no se contrata el seguro, de este modo toda la ley debe considerarse inconstitucional. Es un enfoque bastante radical decir que si hay una parte de la ley que ya no funciona, hay que anular toda la ley. Esta posición es objeto de debate en el poder judicial. En las audiencias, seguramente tendremos una idea de la actitud que tomarán los jueces. Tienen hasta finales de junio de 2021 para dar a conocer su decisión. Es muy posible que la Ley del Seguro de Salud sea anulada.

Para contrarrestar la influencia de los tres magistrados nombrados por Donald Trump, algunos proponen ahora la idea de aumentar el número de puestos en la Corte Suprema. ¿Es una opción realista?

Es legalmente posible. Sólo se puede imaginar que el Congreso vote a favor de una Corte Suprema compuesta de 11 a 15 jueces. Pero es un poco delicado de llevar políticamente, incluso con una posible nueva mayoría demócrata en el Congreso y el Presidente Biden.

Los estadounidenses están muy apegados a sus instituciones y no les gusta que cambies su forma de operar. Joe Biden se mantiene muy cauteloso en este tema. No quiere alejar a los republicanos moderados que podrían votar por él o a los centristas que tienen un profundo respeto por las instituciones. Así que ha anunciado que si gana, creará una comisión para pensar en la reforma del sistema judicial, lo cual es una táctica dilatoria. Joe Biden seguramente esperará la votación sobre el Obamacare antes de reaccionar. Si la Corte Suprema no anula esta ley, es un mensaje importante que dice: "De acuerdo, no estamos en su lado político, pero tampoco somos extremistas. Creo que Joe Biden y sus asesores saben que necesitan su capital político para avanzar en otros temas más urgentes como la lucha contra la pandemia o la crisis socioeconómica. La Corte Suprema no es realmente una prioridad para un potencial presidente Biden a menos que la nueva mayoría conservadora tome decisiones que desaten la ira de los progresistas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.