China-Estados Unidos

Pekín se toma su tiempo antes de felicitar a Joe Biden

Joe Biden, cuando era vicepresidente, brindando con el presidente chino Xi Jiping el 25 de septiembre de 2015 en Washington, D.C. (Imagen de archivo).
Joe Biden, cuando era vicepresidente, brindando con el presidente chino Xi Jiping el 25 de septiembre de 2015 en Washington, D.C. (Imagen de archivo). PAUL J. RICHARDS / AFP

La elección de Joe Biden abre plantea muchos interrogantes sobre el futuro relación sino-estadounidense. Por el momento, las autoridades chinas mantienen un perfil bajo y analizan más detenidamente la situación de los Estados Unidos antes de avanzar con sus peones, en particular en lo que respecta al comercio.

Anuncios

Por Stéphane Lagarde, corresponsal de RFI en Pekín

En términos de reacción pública, el gobierno chino es probablemente lo más opuesto a Donald Trump y su uso frenético de Twitter. La espontaneidad no es la primera cualidad de los líderes comunistas y, una vez más, Pekín se da tiempo para reflexionar antes de comunicar sobre una elección aún cuestionada por el presidente saliente en los Estados Unidos. Xi Jinping, sin embargo, conoce muy bien a su nuevo homólogo americano. Fue él quien lo invitó a China, aunque todavía no había sido designado oficialmente como jefe del Partido Comunista Chino en 2011. Una reunión de vicepresidente a vicepresidente, durante la cual Joe Biden había impresionado a la opinión pública china por su sencillez al ir a un pequeño restaurante de la capital donde pidió zha jiang mian - los fideos de Pekín -, un plato vigorizante y barato apreciado por los pekineses apurados.  

De "China próspera e integrada" a "rival estratégico"

Tras la victoria de Joe Biden, los corresponsales estadounidenses y de Hong Kong se apresuraron a visitar el restaurante de Pekín una vez visitado por "el esperado ganador de las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020", como lo llama el canal del servicio exterior de la Televisión Central de China. Diez años después, no hay ningún retrato o "menú Biden" en el viejo restaurante de fideos de Pekín, sino un grato recuerdo de alguien que, según el propietario, es "amable y divertido".

El hashtag #拜登向全国发表讲话 ("Biden habla a la nación") estuvo de nuevo este lunes por la mañana entre los temas más buscados en la red sina-weibo con 116 millones de clics.

Pero este entusiasmo de una parte de la opinión china por el presidente electo estadounidense no es por el momento compartido por los medios de comunicación estatales. Hay que recordar que el discurso de Joe Biden ha cambiado desde su primera visita a China en 2001. En ese momento, era vicepresidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos. El momento en que "los Estados Unidos acogieron con beneplácito el surgimiento de una China próspera y globalmente integrada”, recuerda el New York Times. Excepto que en dos décadas, la economía china le ha pisado los talones a la de los Estados Unidos y el discurso de Joe Biden ha cambiado. "Los Estados Unidos deben ser duros con China", escribió el invierno pasado, considerando a Beijing como un "rival estratégico". 

Trump se va, pero el trumpismo se queda

¿La victoria de Biden habría sorprendido a las autoridades chinas? Eso es lo que parece pensar Wu Qiang. “La cuestión de las relaciones a largo plazo con Estados Unidos fue objeto de estudios, cálculos y previsiones en el último congreso del partido en Pekín", explica el experto independiente en Pekín, "pero las autoridades chinas no estaban preparadas para esta victoria del bando demócrata. El Departamento de Propaganda ha criticado fuertemente la administración de Trump y las elecciones, que fueron vistas como el declive de la democracia y de América. Pero en realidad todos los funcionarios que conozco estaban convencidos de que Trump iba a ganar. Así que Pekín está evaluando la situación”.

Los académicos y editorialistas son generalmente menos entusiastas, o al menos más suspicaces. "Biden gana, pero Trump sigue ahí", escribió el profesor Liu Yi en un artículo de opinión publicado en el informe WeChat de la influyente editorial Sanlian. Para el jefe del Departamento de Estudios Marxistas de la Universidad Normal de Shanghai, el próximo período de transición promete estar lleno de "incertidumbres". Un discurso que entra en el razonamiento con el de Lian Qingchuan. "Trump se va, pero el trumpismo todavía se cierne sobre la Casa Blanca, los Estados Unidos y el mundo", escribió el editor en jefe del Financial Times en chino.

Reanudación del diálogo y renegociación

Para Pekín, es urgente esperar, y ser cauteloso. El término aparece regularmente en los comentarios y, en particular, en un post de Hu Xijing del domingo por la noche publicado en la plataforma Sina-weibo. El editorialista del Global Times cree que si China necesita ponerse en contacto con el equipo de Joe Biden para calmar las relaciones chino-americanas, no hay “ciertamente que irritar a Trump". El presidente estadounidense saliente "no acepta la derrota", señala el editorialista, y podría expresar su frustración en el extranjero, especialmente contra Pekín.

Se trata, pues, de "prepararse para todo tipo de cambios". Y los cambios esperados, especialmente en el campo comercial. China espera que la victoria de Joe Biden permita a Pekín reconsiderar ciertos párrafos del acuerdo de la fase 1 celebrado entre China y Estados Unidos después de largos meses de negociaciones. China se ha comprometido a comprar productos estadounidenses por un valor adicional de 200.000 millones de dólares. Se espera que Pekín alcance el 65% de sus objetivos de adquisición de productos agrícolas de EE.UU. para finales de año. Pero en cuestiones estructurales, las negociaciones han llegado a un punto muerto. "Biden lanzará tarde o temprano una renegociación del acuerdo comercial, porque no es realista", considera el Consejero de Estado chino Shi Yinhong, en declaraciones citadas por South China Morning. Sabiendo que una renegociación sólo puede tener lugar al margen y que la posición de Joe Biden es seguir "siendo duro con China".

Para muchos analistas de China, la elección de Joe Biden marca el regreso de los Estados Unidos al concierto de las naciones con la posibilidad de ejercer presión junto con los aliados regresados a Washington en temas como Hong Kong, Taiwán, Xinjiang o los mares de China.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas