Saltar al contenido principal
Argentina

En Argentina, pro y anti aborto tienen la mirada puesta en la siguiente etapa

Manifestantes pro aborto a las afueras del Congreso argentino el 30 de diciembre de 2020.
Manifestantes pro aborto a las afueras del Congreso argentino el 30 de diciembre de 2020. REUTERS - AGUSTIN MARCARIAN
Texto por: Melissa Barra
3 min

Tras la validación del aborto legal por el Senado argentino, en la madrugada del miércoles, estallaron los llantos de felicidad verde y de decepción celeste afuera del Congreso. Contactados por RFI, ambos bandos se enfocan ahora en las próximas etapas: la aplicación de la ley, la concientización y la batalla jurídica. 

Anuncios

Resonaban los gritos en las afueras del Congreso argentino en Buenos Aires este miércoles 30 de diciembre. Los senadores aprobaron en la madrugada el proyecto de ley que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo, con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención. En la calle, dos bandos trasnocharon a la espera del fallo legislativo con sus colores simbólicos: el verde para las activistas feministas y el azul celeste para los opositores al proyecto de ley.

Al teléfono, Irene Cari, presidenta del Foro de Mujeres por la Igualdad de la provincia de Salta, expresa su satisfacción de "haber logrado lo que tanto hemos reclamado". "Se ha saldado la democracia. Mañana Argentina va a ser un país diferente", dice la activista. 

Salta es considerada como una de las provincias más conservadoras del país. "Hace diez años éramos un puñado de mujeres en una plaza, asustadas con nuestras banderas. Ahora somos una marea", cuenta Cari. Destaca también que en la región, el 90% de los profesionales de la salud se declara objetor de conciencia. También afirma que las clínicas privadas se muestran menos reacias a practicar abortos que los hospitales públicos. "Es una cuestión de intereses económicos. Las mujeres que pueden pagar lo tienen asegurado, mientras tanto las que no, se mueren en el intento", dice.

El Foro de Mujeres por la Igualdad en Salta planea ahora enfocarse en la formación y la capacitación de profesionales que puedan garantizar la concretización del nuevo derecho en esta provincia del norte argentino. "Queremos que el hospital se abra". 

"Iremos a la Corte Suprema"

Otra que no había cerrado los ojos esta mañana era Camila Duro, vocera de la red Unidad Provida, que agrupa asociaciones del movimiento autodenominado "celeste". "Es un día de tristeza", dice a RFI. La cuestión de la objeción de conciencia también causa insatisfacción al bando antiaborto. "La ley prácticamente no lo permite", afirma Duro. Se prevé que el médico objetor remita “de buena fe” a otro profesional una paciente que quiera abortar. "El médico no podrá decir simplemente 'no me quiero involucrar en esto'. Además se le da un plazo nada más de 10 días".

“No podrá negarse a la realización de la interrupción del embarazo en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro", dice la ley. El campo celeste critica que no se haya determinado con exactitud este peligro. 

"Esto sigue. Iremos a la Corte Suprema", asegura Duro y apunta que la Constitución argentina precisa que el derecho a la vida está protegido "en general, a partir del momento de la concepción". "Se llevará la cuestión de la inconstitucionalidad también a las cortes provinciales", señala. Siendo Argentina un estado federal, considera que se está pasando por encima del poder de las diferentes provincias. "Salud y educación son competencias de las provincias, pero el proyecto no les da la posibilidad de adherir o no adherir", concluye.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.