Ecuador - Elecciones

Exclusiva con Andrés Arauz: 'Correa será mi principal asesor, pero el presidente seré yo'

El candidato de izquierda Andres Arauz el 13 de enero de 2021.
El candidato de izquierda Andres Arauz el 13 de enero de 2021. AFP - RODRIGO BUENDIA
Texto por: Angélica Pérez
21 min

El economista Andrés Arauz, candidato presidencial de la alianza UNES (izquierda), encabeza las encuestas con más del 37% en la intención de voto. En exclusiva con Radio Francia Internacional, Arauz habló de sus prioridades en caso de que gane la presidencia: recuperación de la economía, mil dólares a 1 millón de familias, fortalecimento de la salud pública, distribución gratuita y masiva de vacunas y creación de 800.000 empleos. También habló del papel de su mentor, el ex presidente Rafael Correa, condenado por corrupción y privado de derechos políticos.

Anuncios

Ex ministro de Conocimiento y Talento Humano, ex ministro de Cultura y Patrimonio, ex director general del Banco Central del Ecuador (2009-2011), economista y matemático especialista en economía pública y del desarrollo y economía financiera, Andrés Arauz -a juzgar por las encuestas que lo ubican como uno de los tres favoritos de la primera vuelta- podría convertirse a sus 36 años en el presidente más joven de Ecuador, después de Juan José Flores, el primer mandatario que asumió en 1830 con 30 años de edad.

A poco más de tres semanas de la primera vuelta de las elecciones, respondió en exclusiva a las preguntas de Radio Francia Internacional.

RFI: La fórmula electoral que usted representa con Carlos Rabascall, no sólo es afín al Movimiento Revolución Ciudadana del ex presidente Rafael Correa, sino que simboliza el regreso del correísmo a Ecuador. De hecho, Correa sería su candidato a vicepresidente de no haber sido inhabilitado por el Consejo Nacional Electoral. ¿Cuál será el papel de Correa en su gobierno y cómo hará usted para lidiar con el peso de una figura tan fuerte que genera odios y amores en el país. En últimas, ¿cómo no convertirse en el delfín de Correa -apelativo con el que ya algunos lo definen- y no ser visto como un presidente por procuración?

Andrés Arauz: Lo que hemos hecho nosotros es convocar a un gran proyecto de unidad nacional. Estamos pasando un momento durísimo luego de la pandemia, un gobierno negligente que ha abandonado a su pueblo. Actualmente, Ecuador tiene tasas de crecimiento negativo muy altas que rondan el 10%. Estamos viendo un aumento de la pobreza, de la desigualdad, un quebrantamiento del tejido social y productivo de nuestro país. Es el momento propicio para que haya unidad en  Ecuador. La importancia de una renovación generacional en donde podamos tener un gobierno compuesto por nuevos liderazgos que renueven la lógica y cómo se hace la política en el país.

Rafael Correa inevitablemente es un personaje no sólo de Ecuador, sino también de toda América latina y sus aportes serán muy bienvenidos. Será uno de mis principales asesores en mi gobierno. Jamás negaremos su trascendencia histórica. Pero nosotros vamos a aplicar la Constitución de la República. El presidente de la República seré yo y las decisiones las tomaré yo.

RFI: Ahora Lenin Moreno se va del gobierno dejando una deuda que llegó al 65% del PIB. Un desempleo que se ubica en más del 11% en los hombres y del 15% en las mujeres.  La pobreza  alcanza el 31% y de la pobreza extrema el 12%, según la Cepal (Comisión Económica para América latina). Y para 2020, el decrecimiento más grande de la historia del país, pronostica el FMI.

Así las cosas, el próximo presidente de Ecuador tiene el reto de tomar las riendas de un país bajo perfusión financiera. En su plan de gobierno usted habla de once justicias para recuperar el futuro. ¿De qué manera piensa en su gobierno reactivar la economía del país?

Andrés Arauz: Nuestra principal y única prioridad en el corto plazo es la recuperación económica. Necesitamos restablecer los lazos de confianza entre el gobierno y sus ciudadanos, entre ciudadanos. entre empleadores y trabajadores, entre organizaciones y asociaciones de la economía popular. Hemos visto el quebrantamiento de los lazos sociales y  nuestra labor es reconstituirlos. Se ha traicionado la democracia, los mandatos populares se han visto ignorados. Por eso nuestra tarea, incluso en el ámbito económico, es reconstituyente. Y para ellos vamos a ir a una recuperación de la constitucionalidad. Pero nuestra principal tarea en el corto plazo es la recuperación económica. Y por eso hemos planteado un plan de transferencias sociales de 1.000 dólares a 1 millón de familias en la primera semana de nuestro gobierno, mientras generamos las condiciones oportunas para una recuperación económica basada en el trabajo. Con un plan de generación de 800.000 fuentes de trabajo dignas con seguridad social, afiliación y estabilidad.

También hemos propuesto un alivio de deudas inmediatas para las familias, para la clases populares y medias que se han visto ahogadas en un contexto de crisis y de negligencia total en el manejo económico por parte de este gobierno (NDR: de Lenin Moreno).

RFI: A propósito del bono de 1.000 dólares a un millón de familias ¿De dónde va a sacar el dinero para ese bono?

Andrés Arauz: Nosotros tenemos proyectado utilizar recursos de las reservas internacionales que mantiene actualmente el Banco Central del Ecuador. Un aproximado de 8.000 millones de dólares en el exterior. Y una parte de estos recursos serán utilizados para atender a las familias ecuatorianas en este contexto de emergencias, como lo recomienda el Secretario General de las Naciones Unidas, y como lo han aplicado muchos otros países de la región y del mundo, incluyendo Perú, Guatemala, Brasil, Estados Unidos.

Andrés Arauz.
Andrés Arauz. AP - Dolores Ochoa

RFI: Una vez asumió la presidencia Lenin Moreno "descorreizó" a Ecuador, según él mismo decía, con siete preguntas sometidas a consulta popular tendientes a desmontar las reformas estructurales emprendidas durante la década de la llamada Revolución Ciudadana -de la que Moreno y usted fueron coartífices-. Vale la pena recordar también que durante los últimos dos años del gobierno de Correa se presentó una recesión económica que incluso le valió el desapego de una parte de su base electoral, esencialmente de la clase media.

Andrés Arauz: La recesión, por llamarla de alguna manera, porque no llegó a consolidarse con tres trimestres de crecimiento, se debió a muchos fenómenos exógenos, incluyendo un terremoto en 2016 y obligaciones externas que significaron un coste económico para  Ecuador, como fue el arbitraje de Occidental (Ndr: Ecuador fue condenado a pagar cerca de 1.000 millones de dólares de indemnización a la petrolera estadounidense Oxy por cancelación de contrato).

En ese momento, Ecuador vivió condiciones externas difíciles. Pero de ninguna manera se compara con la situación de manejo negligente que ha tenido el gobierno de Lenin Moreno con las familias ecuatorianas. Sí pudo haber existido una recesión en el gobierno de Rafael Correa, en el último tramo, pero eso de ninguna manera significó el abandono a las familias ecuatorianas. En tal caso aumentaron los recursos para la política social, y jamás, jamás llegó a atrasarse un día de remuneración y de sueldos para los trabajadores del Estado, los gobiernos locales y la universidades. Ahora vemos una absoluta desidia en donde la política expresa del gobierno es incumplir sus obligaciones constitucionales y favorecer directamente a los acreedores internacionales por encima de la vida de sus ciudadanos. Es increíble que en el contexto de pandemia, el gobierno haya decidido reducir los presupuestos para salud, y recortar el 20% de los sueldos de los maestros y privilegiar el prepago inclusive de la deuda externa antes que atender a sus ciudadanos.

RFI: Ecuador fue el primer país de América del Sur golpeado por el coronavirus, especialmente la ciudad de Guayaquil donde la crisis desató escenas de horror: decenas de cadáveres tirados en las calles, amontonados en contenedores y librados al olvido. Hospitales y funerarias saturados, personal de salud desbordado. Ecuador es la metáfora de un sistema económico que no le garantiza la vida a su población.

Andrés Arauz: Nosotros vamos a poner como prioridad el sistema de salud publica de nuestro país. Tenemos ya programada la distribución y entrega de vacunas para todo el pueblo ecuatoriano a partir del 24 de mayo. Es increíble que mientras que la gran mayoría de los países del planeta ya tienen cronogramas de vacunación, y han empezado los mismos, el gobierno apenas se ufana de contar con 86.000 dosis cuando el resto de países están hablando en millones. Ecuador, además, necesita un fortalecimiento de su sistema público de salud. Porque la vacuna no se pone sola. Necesitamos miles de médicos enfermeras, auxiliares, paramédicos y profesionales de la salud para que podamos seguir potenciando nuestro sistema de salud pública y atendiendo la vida como prioridad de nuestro pueblo. Así que sí, vamos a dedicarnos a fortalecer el sistema de salud pública aplicando medidas de bioseguridad, privilegiando el accceso a la vacuna. Pero con tres prioridades claras.

RFI: Usted declaró "el coronavirus es eso, ni más ni menos: un virus; pero la enfermedad real, el peligro mayor, es un gobierno indolente y corrupto que relega al pueblo porque tiene otras prioridades". ¿Cuáles serían las políticas públicas de su gobierno para que un virus como éste no termine en una crisis mortífera de tal magnitud?

Andrés Arauz: La primera prioridad sería la recuperación económica inmediata poniendo dinero en el bolsillo de las familias ecuatorianas. Un sistema de salud adecuado que permita enfrentar una crisis sanitaria como la que estamos viviendo. Y tercero, dar la prioridad urgente en el sistema educativo para que las familias puedan seguir permitiendo que sus hijos estudien a través de un programa de conectividad denominado "Todos con Internet" donde, incluso, llegaremos a concebir al Internet como un derecho humano para que los niños, jóvenes y adolescentes puedan seguir sus estudios de forma gratuita.

RFI: En 2019 la protesta contra el llamado "paquetazo" de Lenin Moreno fue liderada por el sector indígena. Parte de este sector también tuvo conflictos con el gobierno de Rafael Correa. Uno de los candidatos en estas elecciones, rival suyo, es Yaku Pérez, representante de ese sector del movimiento indígena enfrentado al correísmo. ¿Cuál sería su relación con un movimiento que es tan heterogéneo como definitivo en la lucha social de Ecuador?

Andrés Arauz: Las relaciones serán buenas. Nosotros ya hemos planteado acercamientos y diálogos con el movimiento indígena del Ecuador. Aspiramos a dar cumplimiento a lo que ya dispone la Constitución: un Estado plurinacional e intercultural. Si en el pasado hubo conflictos, es momento de sanar heridas. Tenemos un reto estructural en nuestro país que va mas allá de diferencias de coyunturas políticas. Vamos a buscar acuerdos y tenemos un planteamiento democrático e incluyente. Estamos seguros que contaremos con el apoyo del movimiento indígena y de las bases del movimiento indígena del Ecuador. No sólo en estas elecciones sino en la construcción de un proyecto político de largo alcance.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas