Estados Unidos

Los republicanos de Wyoming se enfrentan por la destitución de Donald Trump

Simpatizantes de Donald Trump se manifiestan contra la representante Liz Cheney, que votó a favor del juicio político contra el expresidente de Estados Unidos, el 28 de enero de 2021 en Cheyenne, frente al Capitolio del Estado de Wyoming.
Simpatizantes de Donald Trump se manifiestan contra la representante Liz Cheney, que votó a favor del juicio político contra el expresidente de Estados Unidos, el 28 de enero de 2021 en Cheyenne, frente al Capitolio del Estado de Wyoming. AP - Michael Cummo
Texto por: RFI
4 min

El juicio político a Donald Trump se abre este martes ante el Senado. El proceso está destrozando al Partido Republicano. Un ejemplo es Wyoming, el estado más republicano, que votó en un 70% por Trump. En este estado rural y minero, el fervor sigue intacto, dando lugar a una guerra fratricida. Por un lado, el ala mayoritaria radical trumpista y por otro, los moderados más tradicionales que desean pasar la página del trumpismo. Este fin de semana, el Partido Republicano votó una moción de no confianza contra su diputada Liz Cheney por estar a favor del impeachment de Donald Trump.

Anuncios

Con nuestro corresponsal especial en Gillette, Wyoming, Eric de Salve

En la ciudad de Gillette, el 82% de los votantes votaron a Donald Trump. Así que aquí, el voto de Liz Cheney en la Cámara para su destitución es difícil de digerir. Simplemente se ve como una traición. Y sin embargo, Liz Cheney no es de izquierda. Durante cuatro años, votó fielmente y aprobó más del 90% de las decisiones de Trump. Liz Cheney tampoco es una funcionaria electa cualquiera. En el orden protocolario de la Cámara, es la tercera persona más importante. Por último, aquí en Wyoming, el nombre de Cheney resuena con especial fuerza. En efecto, Liz es la hija de Dick Cheney, el antiguo vicepresidente de George W. Bush.

Sin embargo, todo esto no impidió que su partido votara contra ella en una moción de censura, acusándola de no defender a Trump y de ser una falsa republicana, una "republicana de papel".

"No será reelegida"

Sheley Horn votó por Liz Cheney el pasado noviembre. Pero tres meses después, no le perdonó que votara contra Trump. Así que, en Internet, lanzó una petición para su destitución, que ya ha recogido más de 60.000 firmas.

Shelley Horn, autora de la petición online que pide la destitución de la representante republicana de Wyoming, Liz Cheney, por haber votado a favor del proceso de destitución de Donald Trump.
Shelley Horn, autora de la petición online que pide la destitución de la representante republicana de Wyoming, Liz Cheney, por haber votado a favor del proceso de destitución de Donald Trump. © RFI / Éric de Salve

“Cuando anunció que iba a votar en contra de Trump, que iba a votar por su destitución, al principio pensé que era completamente ridículo", dice Horn. “¿Por qué impugnar a un presidente que había terminado su mandato de todos modos? Es ella quien destroza el partido. Está completamente desconectada. Es una falsa republicana. Creo que su carrera está acabada. Estoy segura de ella. Los votantes van a votar contra ella. Lo harán. Todavía hay una pequeña minoría que la apoya, pero para la mayoría de la base, ya se ha ido. No será reelegida”.

Estas palabras se confirman en las encuestas: Liz Cheney se desmorona. Un candidato muy trumpista ya está haciendo campaña contra ella aquí para las próximas elecciones dentro de dos años. Una situación que suena a advertencia para los senadores republicanos que también estarían tentados de votar por la destitución de Donald Trump.

Juicio contraproducente

Liz Cheney todavía tiene partidarios en su estado natal de Wyoming. Estos funcionarios electos dicen provenir del Partido Republicano tradicional, del Partido de Reagan, del Partido de George Bush. Quieren dejar atrás la era Trump. Conscientes de que ahora están en minoría, acusan al ex presidente de haber permitido que la franja más extrema tome el control del Partido Republicano. Sin embargo, muchos, como Mark Christensen, un antiguo político local cercano a Liz Cheney, temen que el juicio sea simplemente contraproducente.

“Para el Partido Republicano, o bien el juicio no será bueno porque Trump saldrá fortalecido, o bien el partido puede unirse para declararlo culpable", estima Christensen. “Eso tendrá la ventaja de impedir que vuelva a presentarse. Permitiría al Partido Republicano pasar la página de Trump. Pero no creo que eso vaya a suceder. Creo que la mayoría de los senadores y congresistas son como yo: no les gusta Trump. Tal vez incluso lo odien. Pero tienen miedo de no poder ser elegidos sin su base electoral”.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas