COVID-19

La escasez de oxígeno en Perú es mayor que durante la primera ola de la pandemia

Cientos de peruanos hacen cola frente a un dispensador de oxígeno en el barrio de Villa El Salvador, en Lima, el 23 de febrero de 2021.
Cientos de peruanos hacen cola frente a un dispensador de oxígeno en el barrio de Villa El Salvador, en Lima, el 23 de febrero de 2021. © RFI/Wyloen Munhoz-Boillot

En Perú, el número de casos de Covid-19 se cuadruplicó con respecto a diciembre. En consecuencia, la demanda de oxígeno se ha disparado en los últimos meses, provocando una escasez mucho mayor que en la primera ola el año pasado, incluso en las clínicas privadas de la capital. Miles de peruanos se ven obligados a hacer cola, a menudo durante días, frente a los pocos dispensadores de oxígeno con la esperanza de conseguirlo a tiempo para salvar a sus seres queridos.

Anuncios

Con la corresponsal de RFI en Lima, Wyloën Munhoz-Boillot.

Villa El Salvador, un barrio popular de Lima. En esta polvorienta calle se ven cientos de tanques de oxígeno, vigilados por una multitud enmascarada. La mayoría de estas personas pasaron la noche a la intemperie, en el frío.

Junto a una botella de oxígeno vacía y más grande que ella, Laura Vergara parece agotada: “Estoy en la cola desde hace más de una semana. He dormido acá. Mi marido tiene una insuficiencia respiratoria. Rogué al hospital por una cama de cuidados intensivos, pero él médico me dijo ‘no hay camas porque no hay oxígeno’”.

Antes de recurrir a esta distribución gratuita, esta comerciante y madre de tres hijos se endeudó para comprar oxígeno, cuya escasez hizo que los precios se dispararan.

“Para salvarle la vida a mi esposo ya he gastado casi 80.000 soles [más de 20.000 dólares], a pesar de que sólo gano unos 1.000 soles al mes [unos 270 dólares]. Vengo a hacer cola porque ya no tengo dinero”, prosigue Laura.

Su desesperación y exasperación, todos aquí la comparten. Ese día, el último de la cola es el número 550, pero la empresa encargada de la distribución de oxígeno sólo puede llenar 200 tanques al día, y sólo a la mitad, para que haya suficiente para todos.

Por la mañana, estalla una discusión. Algunos denuncian la presencia de mafiosos que intentan ganar dinero vendiendo su lugar en la cola, a pesar de la presencia de la policía.

Esta situación se da ahora en todo el país. Chile ha ofrecido donar 40 toneladas de oxígeno por semana a Perú, pero no será suficiente para compensar el déficit, estimado en unas 100 toneladas de oxígeno por día.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas