Argentina

Retórica ofensiva de Fernández en el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso

El presidente argentino Alberto Fernández junto a la vicepresidente Cristina Kirchner en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el 2 de marzo de 2021.
El presidente argentino Alberto Fernández junto a la vicepresidente Cristina Kirchner en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el 2 de marzo de 2021. REUTERS - POOL

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, instó a realizar una amplia reforma del poder judicial, al que criticó por considerarlo un sector con privilegios y politizado, en su discurso de instalación este lunes de las sesiones ordinarias del Congreso.

Anuncios

Con Juan Buchet, corresponsal de RFI en Buenos Aires

No hay mejor defensa que un buen ataque. Debilitado por el escándalo del “vacunatorio VIP”, que favoreció a amigos del poder, Alberto Fernández dijo haber reaccionado como debía al echar al ministro de Salud.

Reconocido el error, el presidente afirmó que había tomado las medidas pertinentes para asegurar la transparencia del plan de vacunación anticovid. Luego, no dejó de recordar que había heredado de su antecesor Mauricio Macri una deuda de 44.000 millones de dólares con el FMI, según él fugados del país en un tiempo récord. Dicho lo cual Fernández anunció que iniciará acciones penales contra la administración anterior por lo que consideró ser la mayor malversación de caudales de la historia argentina.

El presidente defendió también su gestión, tanto en lo sanitario como en lo económico, rechazó las críticas de la oposición, y anunció proyectos en prácticamente todas las áreas que deberían beneficiar a la mayoría de los argentinos.

El mandatario cerró su alocución con cuestionamientos a la Justicia y a algunos magistrados que parecieron responder a las preocupaciones de la vicepresidenta Cristina Kirchner, implicada en varias causas de corrupción.

 "La reforma del poder judicial en su más amplia dimensión también es una demanda impostergable de la sociedad en su conjunto", sostuvo Fernández, quien ya presentó el año pasado un proyecto de ley para reformar el fuero federal, aún pendiente de debate en la Cámara de Diputados.

Fernández, que ganó la presidencia en fórmula con la exmandataria Cristina Kirchner, negó que su posición pretenda favorecer a su ámbito político y enfatizó que responde a su formación como abogado.

Kirchner, quien actualmente es vicepresidenta de Argentina y presidenta del Senado, ha denunciado ser víctima de una persecución judicial, con nueve causas abiertas en su contra por supuesta corrupción durante sus dos periodos de gobierno, de 2007 a 2015.

Alberto Fernández no mencionó a las elecciones parlamentarias de octubre, que serán decisivas para su Gobierno, pero está claro que habló en clave electoral.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas