CORONAVIRUS

Uruguay empezó con optimismo su retrasada campaña de vacunación contra la Covid-19

Profesores reciben una dosis de la vacuna de Sinovac contra la Covid-19 durante la primera etapa del plan de vacunación, que pretende inocular a profesores, personal militar, bomberos y policías, entre otros trabajadores no médicos esenciales, en un centro de vacunación en Antel Arena, Montevideo, el 1 de marzo de 2021.
Profesores reciben una dosis de la vacuna de Sinovac contra la Covid-19 durante la primera etapa del plan de vacunación, que pretende inocular a profesores, personal militar, bomberos y policías, entre otros trabajadores no médicos esenciales, en un centro de vacunación en Antel Arena, Montevideo, el 1 de marzo de 2021. © REUTERS - MARIANA GREIF

Arrancó ayer lunes en Uruguay el proceso de vacunación contra la Covid-19 con la vacuna china, la CoronaVac, tras un cambio en la estrategia de vacunación.

Anuncios

Uruguay empezó a vacunar este lunes 1 de marzo contra la Covid-19, utilizando la inyección china del laboratorio Sinovac. La CoronaVac será administrada, en una primera etapa, a educadores, militares, policías y bomberos.

Desde las 8 de la mañana, 90 centros de vacunación de todo el país abrieron sus puertas para inmunizar a unos 140.000 “trabajadores esenciales”. El plan inicial era vacunar como prioridad a ancianos y personas vulnerables pero un retraso en las vacunas cambió la estrategia.

El Dr. José Alejandro Chabalgoity, del Departamento de Biotecnología de la Universidad de la República del Uruguay, explica a RFI que “en la comisión de vacunaciones que asesora al Ministerio de Salud Pública, en la cual yo participo, habíamos recomendado una serie de poblaciones objetivos a las cuales vacunar, sobre la base de que íbamos a contar con la vacuna de Pfizer y la de Sinovac. La recomendación era: los dos primeros grupos objetivos eran los trabajadores de salud y los adultos mayores viviendo en residenciales de larga duración, que se iban a vacunar con la de Pfizer, y el tercer grupo eran trabajadores de la educación y de servicios esenciales como los bomberos y policías, que se iban a vacunar con la de Sinovac, que tenía un poco de menos eficacia. El problema es que llegó primero la de Sinovac y el Gobierno decidió empezar a vacunar a este tercer grupo objetivo”.

Pero aun así, recalca, “si logramos mayor cobertura estaríamos cubriendo las necesidades. La baja eficacia de una vacuna se cubre realmente con el aumento de la cobertura, entonces dependerá de cuándo llegan las otras vacunas”, es decir la de Pfizer y AstraZeneca.

¿Cómo explicar este retraso en las vacunaciones? Según el especialista, “Uruguay ha hecho una apuesta en términos de vacunas al mecanismo Covax, fue uno de los primeros países en hacer una reserva de dosis por Covax, y en ese sentido no había avanzado en otras negociaciones bilaterales. En realidad, no fue intencional: para cuando empezaron las negociaciones bilaterales, el mundo entero ya estaba negociando bilateralmente por las vacunas, y esto ha sido el resultado del tira y afloja. Yo creo que en particular, Uruguay es un Estado muy pequeño, entonces en términos comparativos es poco atractivo para muchas de las empresas, por tanto nuestra capacidad de decisión es bastante menor que en otros lados”.

Lo cierto es que “a Uruguay le ha ido muy bien en términos relativos con la pandemia. Recién tuvimos lo que consideramos nuestra primera ola de contagios por diciembre, entonces tuvimos un primer pico, que bajó, ahora estamos con una especie de repunte, pero tampoco ha despegado demasiado así que en términos generales la manejamos bien”, subraya el Dr. José Alejandro Chabalgoity.

Se espera que alrededor de 460.000 dosis de la vacuna del estadounidense Pfizer lleguen entre el 8 de marzo y el 26 de abril. Las primeras dosis de este laboratorio, con el cual el gobierno acordó una compra de dos millones de vacunas, estarán reservadas a personal de la salud.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas