Educación

En Panamá, un año sin escuelas por la pandemia de Covid-19

Las puertas de las escuelas están cerradas desde hace un año en Panamá.
Las puertas de las escuelas están cerradas desde hace un año en Panamá. © Arnulfo Franco/AP

En América Latina y el Caribe, 114 millones de estudiantes de 12 países siguen alejados de sus escuelas tras un año de pandemia. Panamá lidera el número de días de clase perdidos. Los casos de depresión, violencia y abusos sexuales han aumentado.

Anuncios

Por el corresponsal de RFI en Panamá, Grégoire Pourtier.

"La educación es un derecho, ¡nuestros hijos son rehenes!", denunciaba a finales de marzo un grupo de padres y profesionales preocupados por el cierre de las escuelas desde hace más de un año.

"Muchos estudiantes no han tenido la oportunidad de aprender este año por la falta de conectividad, la falta de acceso a aparatos electrónicos. Las clases se están dando por WhatsApp, y realmente los niños no están aprendiendo. Siento que cada familia es tan distinta, y los niños necesitan volver a la escuela. Tenemos que volver a la época en que la educación era prioridad para el Estado", lamenta Laura Boyd, de la asociación MAPEP.

900.000 alumnos sin escuela

Las medidas drásticas que el país había tomado para combatir la Covid-19 fueron levantadas casi en su totalidad. Pero los 900.000 estudiantes panameños siguen privados de clases presenciales.

En la pequeña isla de Cañas, entre la laguna y el Pacífico, todo el mundo lleva mascarilla. Sólo dos familias se vieron directamente afectadas, sin complicaciones, por la Covid-19, pero más de un centenar de niños siguen confinados en sus casas. Pueden asistir a clases retransmitidas por televisión e intercambiar con su profesor a través de WhatsApp.

Marco, agricultor, pescador y padre de tres hijos, espera que la escuela reabra lo antes posible:"Estaban un poco deprimidos porque están acostumbrados a la libertad. Cuando recién salió la Covid tenían prohibido salir, no podían ir a la playa, no podían salir a ninguna parte, sí, estaban un poco deprimidos porque no acostumbran estar encerrados", cuenta.

"Es muy peligroso"

Cada familia hace lo que puede, con los medios de los que dispone. " Cuando el estudiante tiene interés aprende, cuando no, aprende poco", dice Jajaina. Acompaña a sus dos hijas a diario y no se preocupa por su escolarización: "Yo no quisiera que mis hijas fueran a la escuela porque todavía no hay una seguridad de que esta enfermedad haya pasado. Es riesgoso, muy peligroso", explica.

Es un sentimiento bastante compartido en Panamá, tanto en la ciudad como en las zonas rurales. Por lo tanto, la vuelta a la escuela no será necesariamente natural.

"Todo ese proceso debe ser gradual, voluntario y flexible", según Ginna Rodríguez, psicóloga de la Fundación Valorate. "Va a ser un proceso un poco difícil para los niños volver a adaptarse. Puede que muchos de ellos vayan con la emoción nuevamente de ver a los otros niños, de correr, jugar, pero con el contexto de la pandemia: medidas sanitarias, gel, mascarillas y distanciamiento social. (…) Ha sido un año en esta situación, no se les va a olvidar tan fácilmente", detalla.

Daños psicológicos

Para esta especialista, la reapertura de las escuelas no es sólo una cuestión de educación. Vivir aislado durante tanto tiempo aumenta el riesgo de violencia y abusos en el seno de las familias, o simplemente pone en peligro el equilibrio psicológico de los niños.

"Como le ha impactado al adulto el estrés, la ansiedad, la depresión, los niños lo resienten igual. Los padres pueden estar agobiados o abrumados, todo esto impacta en la relación familiar. Hay muchos padres que tienen que ir a trabajar y los niños generalmente se quedan solos en casa frente a una pantalla, que a veces tampoco les trasmite el mejor de los apoyos", precisa Ginna Rodríguez.

Y esto puede generar "pensamientos negativos sobre sí mismos, les puede hacer también pensar si tendrá fin, cuando regresará toda la normalidad y esto les puede ir generando mayor ansiedad. Y de una u otra manera puede conducir a la depresión", alerta.

Habrá que medir las consecuencias de este año a largo plazo. Mientras tanto, algunas escuelas deberían reabrir finalmente la próxima semana.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas