México

México: la campaña de la elección intermedia marcada por la violencia

Foto de ilustración: soldados entran en una zona donde más de una docena de agentes de la ley fueron asesinados después de que su convoy fuera emboscado por presuntos narcotraficantes, lo que provocó una persecución masiva por parte de la policía, los soldados, los marines y la Guardia Nacional en Coatepec Harinas, estado de México, el jueves 18 de marzo de 2021.
Foto de ilustración: soldados entran en una zona donde más de una docena de agentes de la ley fueron asesinados después de que su convoy fuera emboscado por presuntos narcotraficantes, lo que provocó una persecución masiva por parte de la policía, los soldados, los marines y la Guardia Nacional en Coatepec Harinas, estado de México, el jueves 18 de marzo de 2021. AP - Marco Ugarte

En México, miles de candidatos a legisladores, gobernadores y alcaldes están en plena campaña de la elección intermedia de junio bajo la sombra de la violencia, que deja ya 16 aspirantes asesinados.

Anuncios

Con nuestra corresponsal en México, Marta Durán Huerta, y AFP.

El domingo 6 de junio habrá elecciones intermedias en México. Se elegirán a 21,368 funcionarios públicos. Estarán en juego 15 gubernaturas ( de 32 estados), 500 diputados federales, 1926 alcaldes y 1063 diputados de 30 congresos estatales.

Los comicios están marcados por la violencia, con 15 precandidatos y un candidato asesinados desde septiembre, cuando se inició la precampaña, según la consultora Etellekt. Las mayoría de las víctimas han sido aspirantes a cargos municipales. En la elección de 2018 fueron asesinados 48 precandidatos y candidatos, según Etellekt.

Según analistas y autoridades, es en las pequeñas comunidades donde se denuncia mayor penetración del crimen organizado, principalmente narcotráfico.

El crimen organizado no puede sobrevivir sin protección gubernamental, por eso para la mafia es tan importante comprar candidatos y hacerlos triunfar en las elecciones. Para el crimen organizado, sobre todo el de cuello blanco, bombear dinero a los partidos políticos es una buena inversión pues si hay algún ganador “patrocinado”, este pagará con creces los favores recibidos.

Un funcionario público de cualquier nivel, vinculado al crimen organizado,  otorgará a la mafia contratos de obra pública, el control de las policías, empresas oficiales o fantasma para lavar dinero y lo más importante, le garantizará impunidad.

Genaro García Luna ex Secretario de Seguridad Pública del entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012) es un botón de muestra; él está preso en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero.

El encargado de la seguridad de México, recibió decenas de millones de dólares del Cartel de Sinaloa a cambio de protección y de información sobre los operativos. García Luna envió al matadero a sus propios policías. Calderón niega haber estado enterado de que su mano derecha trabajaba para los narcos, pero nadie le cree.

La periodista Miroslava Breach denunció en sus reportajes, que para los comicios de 2016, Los Salazar (pertenecientes al Cártel de Sinaloa) habíanimpuesto a varios candidatos del Partido Acción Nacional y del Partido Revolucionario Institucional a presidencias municipales en poblaciones de Chihuahua que están en la ruta de la droga hacia Estados Unidos; además esos grupos criminales habían desplazado a la fuerza a comunidades indígenas en la norteña provincia.

Miroslava recibió ocho balazos en la cabeza el 23 de marzo de 2017. El asesinato de Breach mostró claramente la simbiosis entre crimen organizado y políticos corruptos.

El 15 de mayo de 2017 miembros del Cartel de Sinaloa de asesinaron al periodista Javier Valdez.

Evaristo Cruz Sánchez alias El Vaquero, presunto líder del Cártel del Golfo fue arrestado el pasado 6 de abril en el estado de Nuevo León. Se descubrió que estaba en la nómina del Gobierno Municipal de Matamoros. Irónicamente, la Fiscalía de Tamaulipas ofrecía dos millones de pesos para lograr su ubicación y captura.

Según el periodista Juan Alberto Cedillo (Rompeviento TV) los integrantes de las Fuerzas Especiales del Ejército mexicano filtraron información que indicaba el posible financiamiento del capo del Cartel del Golfo a la campaña electoral del candidato de Morena a la alcaldía Matamoros, Luis Alberto López, alias La Borrega.

El profesor investigador de la Universidad de Columbia, Edgardo Buscaglia describió a RFI el funcionamiento del dinero ensangrentado del crimen organizado en las campañas electorales.

“México sigue siendo el tercer país con la economía ilícita más grande del mundo después de China y Rusia. Gran parte de ese dinero se canaliza a través del sistema político, con o sin lavado de dinero. Hay un financiamiento de campañas políticas sin existir auditorías patrimoniales previas de los dineros de campañas, precampañas, candidaturas, partidos”.

El especialista en lavado de dinero en los circuitos financieros internacionales sostiene que no existen las auditorías salvo en los casos donde hay una denuncia concreta y lamenta que no haya auditorías preventivas como en todas las democracias modernas. El autor del libro Vacíos de poder, afirma: “México es un parque de diversiones para la delincuencia organizada mundial que establece cabezas de playa en cualquier tipo de negocio, más allá de armas, drogas, contrabando, piratería, trata, extorsión, secuestro, etcétera”.

Buscaglia, doctor en derecho y en economía afirma que “entrar a México y encontrar protección política para los capitales sucios, es un juego de niños.”  Nuestro entrevistado agrega: “Sin necesidad de evitar a las autoridades y sin tomar precauciones, los delincuentes organizados mexicanos o de otros países, llegan y aportan dineros a partidos y a campañas políticas sin ningún tipo de restricciones; en el reporte más reciente (que preparamos mi equipo y yo) sobre este tema, encontramos que de entre siete y nueve de cada 10 pesos que entraban a campañas y precampañas, eran dineros ilícitos. Esa situación perdura con o sin López Obrador”, subraya el ex investigador de la ONU.

Buscaglia ha asesorado a diversos gobiernos latinoamericanos sobre el cómo combatir al crimen organizado, en especial al del cuello blanco.

Recibir dinero sucio, financiar de actividades sin ningún tipo de auditorías, sin rendir cuentas a nadie forma parte de los patrones normales de comportamiento político, argumenta el investigador y advierte que “la política mexicana a través de estos financiamientos ilegales de campañas se ha transformado en una enorme fuente de enriquecimiento para gran parte de la clase política mexicana, lo cual contribuye a la delincuencia organizada de Estado que uno puede ver claramente en los casos de lesa humanidad como la desaparición de los 43 en Iguala o las matanzas en San Fernando, Tamaulipas. Siempre existe protección política detrás de las policías. Esa situación no ha cambiado”. El autor del libro Lavado de dinero y corrupción política, defiende la labor de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera: “La UIF ha intentado trabajar en algunos megacasos de corrupción política, pero como he venido denunciado, la Fiscalía General de la República frena los casos que le envía la UIF. Y por lo tanto nunca prosperan hacia la justicia ni hacia un procesamiento judicial con lo cual los índices de impunidad para lavar dinero son mayores al 98% o 99% ”.

- ¿Ahora que Morena está en el poder, ve usted un cambio?

- “Dada la ausencia de un marco institucional de auditorías exigidas por ley, que en México no existen, Morena es tan corruptible y tan infiltrable por la delincuencia organizada como lo es el PRI, el PAN, el PRD, el Verde, etcétera” sostiene el experto.

Diversificación del crimen organizado

El crimen organizado cada vez está más diversificado y sofisticado, sobre todo en lo que refiere a lavado de capitales en los circuitos financieros internacionales, pero el control de territorio sigue siendo clave para el trasiego de drogas, de armas, personas o el robo de combustible a gran escala.

En muchas regiones de México el control de territorio es tal, que las policías municipales o estatales son el brazo armado del crimen organizado, como en Guerrero, Veracruz o Tamaulipas. Hay siete gobernadores preso por sus vínculos probados con el crimen organizado y uno en proceso de desafuero (Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas) para llevarlo a juicio.

Es posible que la captura de El Vaquero sea utilizada por el actual gobierno federal para desprestigiar políticamente al gobierno de Tamaulipas, en el mismo sentido, es posible que el mandatario Francisco García Cabeza de Vaca intente utilizar las evidencias que tienen para golpear a Morena, afirma Juan Alberto Cedillo en Rompeviento TV.

En las próximas elecciones intermedias en México, ¿se colará el crimen organizado?

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas