COLOMBIA

Ira social en Colombia: el gobierno propone un ‘diálogo’

Velas por las víctimas de las manifestaciones, en Bogotá, el 6 de mayo de 2021.
Velas por las víctimas de las manifestaciones, en Bogotá, el 6 de mayo de 2021. AP - Fernando Vergara

La tensión no disminuye en Colombia a pesar del llamado al diálogo lanzado el 6 de mayo por el gobierno colombiano. Al menos 26 personas perdieron la vida en las manifestaciones, según cifras oficiales ampliamente subestimadas según las ONG, y cientos de personas resultaron heridas.

Anuncios

Este jueves, Miguel Ceballos, asesor presidencial designado como mediador, llamó al diálogo entre todos los sectores de la sociedad colombiana. "Hay que escuchar a todos los sectores del país, pero también el país tiene que escuchar al gobierno. (...) Incluye a quienes marchan pero también a quienes no marchan", afirmó.

Los debates se iniciaron el miércoles bajo su supervisión, con la participación del Defensor del Pueblo, organismo público de protección de derechos, representantes del Ministerio Fiscal y federaciones de diversos sectores económicos.

Ceballos aseguró que se reunirá con los líderes de las protestas el próximo lunes. Luego, en un mensaje en Twitter, invitó al Comité Nacional de Huelga a reunirse "con el presidente y la vicepresidenta", Mara Lucía Ramírez, sin dar más detalles. El Comité, que llamó a movilizarse, dijo que estaba dispuesto a dialogar directamente con Iván Duque, informó la AFP.

Desmilitarizar las ciudades

Sin embargo, el presidente del sindicato Central Unitaria de Trabajadores, Francisco Maltés, respondió en un video enviado a los medios de comunicación que el diálogo sólo será posible una vez que se haya desmilitarizado los "campos y ciudades donde han masacrado a los jóvenes protestando pacíficamente".

Mientras tanto, se mantiene la convocatoria de un paro nacional. "El punto central es que tienen que desmilitarizarse las ciudades, y así garantizar que la gente pueda salir a marchar con tranquilidad, todo lo contrario de lo que ha venido pasando en estos días en las distintas regiones de Colombia. Porque además es un tiro en el pie para cualquier movimiento social, no se puede negociar algo si no hay posibilidad ni garantía para poder salir a marchar", explicó a RFI Jennifer Pedraza, dirigente del movimiento estudiantil Acrees (Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles), para quien el retiro del proyecto de reforma fiscal es un triunfo.

El movimiento de protesta, que comenzó el 28 de abril, pretendía inicialmente obtener la retirada de un proyecto de reforma fiscal. La retirada se obtuvo finalmente tras días de huelga nacional y manifestaciones duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad. El presidente Duque anunció entonces una nueva ley, pero las protestas se profundizaron. Los manifestantes exigen ahora mejores políticas de salud, educación y seguridad, y denuncian los abusos de las fuerzas de seguridad.

La violencia ha dejado al menos 26 muertos y unos 850 heridos, según fuentes oficiales. Sin embargo, las ONG locales han anunciado cifras más elevadas, como la ONG Temblores, con 37 muertos el jueves y más de 370 desaparecidos.

 La presidencia de Iván Duque es regularmente blanco de movimientos de protesta como en 2019 y 2020. La crisis social y económica que siguió a la pandemia agudizó el malestar de las categorías más pobres de Colombia, además de la violencia política, los asesinatos de líderes sociales y el resurgimiento del conflicto armado que lleva minando el país desde hace casi sesenta años.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas