Materias Primas

El impuesto al cobre, un proyecto de ley que causa polémica en Chile

Un trabajador en la fundición de cobre de Codelco Ventanas, en Ventanas, Chile.
Un trabajador en la fundición de cobre de Codelco Ventanas, en Ventanas, Chile. REUTERS - Rodrigo Garrido

En Chile, la Asamblea acaba de aprobar un proyecto de ley para aumentar los impuestos sobre el litio y el cobre. Todavía debe pronunciarse el Senado, pero el tema ya está causando revuelo en el primer productor mundial del metal rojo.

Anuncios

Por Marie-Pierre Olphand

El debate no es nuevo y podría durar varios meses en Chile. El proyecto de ley aún no ha sido aprobado por el Senado y las autoridades dicen estar dispuestas a utilizar todos los medios posibles para bloquear su aprobación.

El controvertido texto prevé la introducción de mayores impuestos a través de cánones sobre las ventas de cobre, según una escala indexada a los precios del mercado. Estos impuestos podrían ser muy costosos para las empresas en un momento en que los precios están alcanzando máximos históricos.

En Chile, el cobre es uno de los pilares de la economía. Pero esta renta no permitió reducir las desigualdades. En 2019, según Business France -estructura pública que apoya el desarrollo de las empresas francesas a nivel internacional- el 1% de los más ricos concentró el 33% de la riqueza del país.

Las mineras ya amenazan con dejar de invertir en el país

De ahí el lanzamiento por parte de la izquierda en 2018 de una reforma del mecanismo fiscal que beneficie a los habitantes, y la protección del medio ambiente en las zonas mineras. Una estrategia que no sorprende a Yves Jegourel, presidente de la asociación Commodities for Nations y profesor de la Universidad de Burdeos. "El vínculo entre la regulación y la dinámica del mercado es común a todos los minerales, y el aumento de los precios suele conllevar un aumento de los impuestos”. Pero este analista de materias primas sigue siendo escéptico sobre la idea de "alimentar el desarrollo con los ingresos de la minería".

El gobierno conservador del presidente Sebastián Piñera se opone al impuesto porque teme que tenga un efecto devastador en la economía. Y puede que tenga razón: un portavoz del grupo que explota la mina Antucoya -Antofagasta Minerals- ya ha indicado que las operaciones de la mina se suspenderían si se aprueba el proyecto de ley. El ex presidente de Codelco, la empresa estatal que produce el 30% del cobre de Chile, también ha advertido que la medida no sería sostenible para el sector.

Un proyecto de ley para 2024

"Si la ley se aprueba podría ser un caos", confirma Mathieu Le Guérinel, analista de la Oficina de Investigaciones Geológicas y Mineras (BRGM), que evoca la posibilidad de ver partir a las empresas hacia Perú, segundo productor de metal rojo, tanto más cuanto que varias minas chilenas llegan a su madurez y van a requerir grandes inversiones para seguir siendo explotadas.

"No se podrá sustituir a Chile tan fácilmente", asegura un experto en materias primas. Sus reservas mundiales de cobre -el 25% en 2017 según el BRGM- no tienen parangón y es lo que hace que el país sea imposible de sortear.

La ley, si se aprueba, no entrará en vigor hasta 2024, tras la expiración del pacto de estabilidad firmado entre las autoridades y los mineros.  Pero antes de eso "es probable que este asunto haga saltar los precios", predice un subcontratista minero con sede en el continente africano. Esto haría feliz a algunos, especialmente en la República Democrática del Congo, donde se espera que una de las mayores minas de cobre del mundo entre en funcionamiento en las próximas semanas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas