Perú

Dieciocho muertos en ataque armado en dos bares en valle cocalero en Perú

Foto de archivo: Un miembro de la guerrilla peruana Sendero Luminoso en un lugar anónimo en la selva de Alto Huallaga el 2 de diciembre 2011
Foto de archivo: Un miembro de la guerrilla peruana Sendero Luminoso en un lugar anónimo en la selva de Alto Huallaga el 2 de diciembre 2011 IDL/AFP/Archivos

Dieciocho personas, entre ellas dos niños, fueron asesinadas a tiros dentro de dos bares en un remoto valle cocalero de Perú donde operan remanentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, informaron este lunes las autoridades.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Lima, Carlos Noriega, y AFP.

A dos semanas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, un ataque contra la población civil atribuido por las autoridades a remanentes del derrotado grupo armado maoísta Sendero Luminoso ha dejado dieciocho muertos, entre ellos dos niños.

El ataque se produjo en un bar del poblado de San Miguel, en la zona conocida como el Vraem, una apartada región montañosa ubicada entre los Andes y la Amazonía, al sureste del país, donde hay una alta presencia del narcotráfico y opera la última columna disidente que queda del grupo armado que inició sus acciones en 1980 y cuyo líder, Abimael Guzmán, se encuentra en prisión desde 1992 con una sentencia a cadena perpetua.

En el lugar se dejaron panfletos firmados por Sendero en los que se califica a las víctimas de “personas de mal vivir” y se llama a un boicot a las elecciones del seis de junio.

También hay expresiones contra la candidatura de Keiko Fujimori, lo que ha abierto las suspicacias por ser un ataque que favorece a la candidata, lo que ha sido rápidamente aprovechado por su campaña para levantar el miedo al terrorismo a su favor y reforzar sus acusaciones contra su rival, el profesor y sindicalista de izquierda Pedro Castillo, de tener supuestos vínculos con los rezagos del senderismo. Castillo, que rechaza esa vinculación, condenó el ataque.

El fujimorismo busca aprovechar a su favor este cruento ataque cuando dos encuestas publicadas el domingo le dan a Castillo una ventaja de entre 4 y 10 puntos.

Gobierno "garantiza elecciones  

Casi todos los líderes de Sendero están presos, pero sus remanentes liderados por el "Camarada José" operan aún en el VRAEM, el mayor valle de cultivos de hoja de coca de Perú, que está bajo vigilancia militar desde 2006.

Perú es, junto con Colombia y Bolivia, uno de los mayores productores mundiales de hoja de coca, materia prima para la cocaína, según la ONU.

Los encarcelados líderes históricos de Sendero, como su fundador Abimael Guzmán -condenado a perpetuidad desde 1992-, aseguran que esta facción no opera bajo su mando y rechazan lazos con el narcotráfico.

 

Los partidarios de Keiko Fujimori intentan ligar a Castillo con el brazo político de Sendero, algo que niega el candidato izquierdista, quien condenó en Twitter "este atentado terrorista" y pidió "que aplique todo el peso de la ley" a sus autores.

 

Keiko también deploró el ataque. "Lamento profundamente que nuevamente actos sangrientos estén ocurriendo en nuestro país", declaró a periodistas.

 

La ministra Esparch dijo que el gobierno de Sagasti, quien asumió la presidencia en noviembre de 2020 en medio de una crisis política marcada por tres presidentes en cinco días, "garantiza el desarrollo de las elecciones libres, transparentes y ordenadas".

 

Condena de la Iglesia

  

El alcalde de Vizcatán del Ene, Alejandro Atao, y el juez de paz, Leonidas Casas, contaron a la policía que tras ser alertados de los hechos por unos vecinos en la madrugada del lunes, acudieron a los bares situados a orillas de un riachuelo de una zona de selva, donde encontraron los cadáveres.

 

Casas relató que "caminando por la zona de caja [de uno de los bares] se observó una humareda verificando que provenía de cuatro cadáveres, entre ellos dos niños calcinados totalmente irreconocibles", según un parte policial.

El presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo Miguel Cabrejos, expresó en un comunicado su "más profunda condena por el cruel asesinato (...) ocurrido en el VRAEM por parte de terroristas de Sendero Luminoso", la guerrilla maoísta que operó de 1980 a 2000 en forma paralela al guevarista MRTA.

 

"Este hecho nos recuerda la época de la barbarie y el terror que vivió el país durante más de 20 años [1980-2000], cuyo resultado fue más de 70 mil muertos y un gran número de desaparecidos", destacó Cabrejos, quien también preside el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

 

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas