Impuesto digital UE

Bajo presión de Estados Unidos, la UE congela su plan de impuesto digital

La secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen.
La secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen. © 路透社图片

La Unión Europea decidió suspender la presentación de su plan de un impuesto digital, el cual concierne los GAFAM, para permitir que avancen las negociaciones en marcha en el ámbito de la OCDE con los países del G20 sobre fiscalidad de las grandes empresas.

Anuncios

Bruselas anunció que congelaría su proyecto de fiscalidad digital durante las negociaciones de la OCDE sobre la reforma de la fiscalidad de las multinacionales, las cuales deben finalizar en octubre.

Los ministros de Finanzas del G20 aprobaron el fin de semana en Venecia un acuerdo "histórico" que debe entrar en vigor en 2023 para la imposición de un impuesto a las multinacionales con el objetivo de poner fin a los paraísos fiscales.

El plan había sido originalmente lanzado por 132 países en el ámbito de la OCDE para reformar las obligaciones fiscales de las grandes empresas multinacionales, incluyendo los gigantes digitales.

El impuesto digital preocupa a los estadounidenses porque se agregaría a la tasa mínima de 15% a las multinacionales en el mundo entero.

La decisión europea de dejar momentáneamente en suspenso su plan de impuesto digital se enmarca en este contexto.

El propósito es alinear las decisiones que sean adoptadas en el marco de las negociaciones OCDE/G20.

"La conclusión satisfactoria de este proceso requerirá un esfuerzo final de todas las partes, y la Comisión está comprometida a concentrarse en ese esfuerzo. Por este motivo, hemos decidido suspender nuestro trabajo sobre una propuesta de impuesto digital como un nuevo recurso propio de la UE durante este período", dijo un portavoz.  

Reunidos en Italia, los ministros del G20 pidieron que las negociaciones avancen rápidamente para limar las diferencia que persisten y así permitir la adopción de un gran acuerdo en octubre.

En tanto, el plan de la UE de adoptar una enorme reforma de toda la estructura fiscal para los gigantes digitales había sido criticado por Estados Unidos, y el fin de semana la secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen, pidió públicamente que sea reconsiderado.

La idea original de la UE es que ese llamado "impuesto digital" sea una pieza central para levantar fondos a ser utilizados en los esfuerzos de la recuperación pospandemia.

Pero Yellen considera que las grandes empresas de Estados Unidos como Amazon, Google, Facebook y Microsoft (GAFAM), habrían sido discriminadas si se concretaba este impuesto digital.

El acuerdo sobre la fiscalidad de las multinacionales concluido bajo los auspicios de la OCDE y aprobado el sábado por el G20 "pide a los países que acepten desmantelar los impuestos digitales existentes que Estados Unidos considera discriminatorios y que se abstengan de introducir medidas similares en el futuro", precisó Yellen.

Washington había preparado el terreno. A lo largo del mes de junio, emisarios estadounidenses se dirigieron discretamente a varios países europeos para pedirles que abandonaran la idea del impuesto Gafam. Este impuesto digital se volverá a debatir en octubre.

También es el momento en que los países de la OCDE continuarán sus debates sobre el impuesto a las multinacionales.

Con información de Jérémy Audouard

corresponsal de RFI en Bruselas y la AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas