ESPACIO

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, realizó su primer vuelo espacial

El multimillonario Jeff Bezos tras su vuelo al espacio a bordo del cohete New Shepard, el martes 20 de julio de 2021.
El multimillonario Jeff Bezos tras su vuelo al espacio a bordo del cohete New Shepard, el martes 20 de julio de 2021. © AFP/HANDOUT

El multimillonario estadounidense Jeff Bezos regresó a la Tierra tras viajar al espacio con otras tres personas a bordo de una nave construida por su compañía Blue Origin, marcando así una nueva etapa para la floreciente industria del turismo espacial.

Anuncios

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, realizó este martes 20 de julio su primer vuelo espacial a bordo del cohete New Shepard, creado por su empresa Blue Origin.

El cohete despegó a las 08:11 (13:11 UTC), con unos minutos de retraso sobre el horario previsto, desde un lugar remoto en el desierto occidental de Texas (Estados Unidos), a 40 kilómetros de la pequeña ciudad de Van Horn. Regresó a la Tierra unos once minutos después.

Bezos no hizo el viaje solo: con él se encontraban su hermano Mark, la pionera de la aviación Wally Funk, de 82 años, y Oliver Daemen, un estudiante neerlandés de 18 años e hijo de un multimillonario. Estos dos últimos se convirtieron respectivamente en el astronauta más viejo y más joven del mundo.

Jeff Bezos no hizo el viaje solo: con él se encontraban su hermano Mark, la pionera de la aviación Wally Funk, de 82 años, y Oliver Daemen, un estudiante neerlandés de 18 años e hijo de un multimillonario.
Jeff Bezos no hizo el viaje solo: con él se encontraban su hermano Mark, la pionera de la aviación Wally Funk, de 82 años, y Oliver Daemen, un estudiante neerlandés de 18 años e hijo de un multimillonario. AP

Unos minutos de ingravidez

El cohete New Shepard aceleró hacia el espacio utilizando un motor de hidrógeno y oxígeno líquidos, sin emisiones de carbono. La cápsula se separó del cohete propulsor una vez alcanzados los 76 kilómetros de altura, para continuar por su cuenta los restantes 30 kilómetros hasta una distancia de la superficie terrestre que permitió a los pasajeros experimentar por unos minutos la ingravidez.

Cruzaron la línea imaginaria de Kármán, reconocida como el límite entre la atmósfera terrestre y el espacio y situada a 99,7 kilómetros de la Tierra. En el momento álgido de su vuelo espacial, Jeff Bezos y sus compañeros de viaje se encontraban a 106 kilómetros por encima de nuestras cabezas.

Pudieron admirar la curva del Planeta Azul y la negrura del universo desde grandes ventanales que ocupaban un tercio de la superficie de la cabina. Tras unos minutos de ingravidez, la cápsula descendió en caída libre antes de desplegar tres paracaídas gigantes y un retropropulsor para aterrizar suavemente cerca del sitio de lanzamiento.

"El mejor día de mi vida", exclamó Bezos desde dentro de la cápsula, una vez que aterrizó.

Una estrategia a largo plazo

Este viaje al espacio tuvo lugar poco más de una semana después de que el fundador de Virgin, Richard Branson, hiciera lo propio. Pero el británico sólo alcanzó una altitud de 86 km con su nave espacial Virgin Galactic. Jeff Bezos insiste sin embargo en que esta carrera hacia las estrellas "no es una competición".

El multimillonario va avanzando poco a poco en la carrera espacial, encajando las piezas de un puzle que está tomando forma. Blue Origin es su pilar para desarrollar el turismo espacial con el que lleva soñando más de veinte años.

Un sueño que también es un gran negocio: "Si el vuelo de este martes tiene éxito, Blue Origin planea dos más para finales de año y más de media docena el año que viene", señala el Washington Post, que apunta que "inicialmente los asientos se ofrecerán a los mejores postores por decenas de millones de dólares".

Pero Jeff Bezos ve aún más allá, no sólo le importa el turismo espacial. Blue Origin está desarrollando un cohete orbital de alto empuje llamado New Glenn, así como un módulo de aterrizaje lunar con la esperanza de conseguir un contrato con la NASA y su programa Artemis.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas