América del Norte

Los ‘Tres Amigos’ celebran una cumbre cordial pero que posterga los temas espinosos

El presidente de EEUU, Joe Biden, recibe a su homólogo canadiense, Justin Trudeau (d), y a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (i), en la Casa Blanca, en Washington, DC, el 18 de noviembre de 2021.
El presidente de EEUU, Joe Biden, recibe a su homólogo canadiense, Justin Trudeau (d), y a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (i), en la Casa Blanca, en Washington, DC, el 18 de noviembre de 2021. © AFP - ALEX WONG / GETTY IMAGES

La Cumbre de los Tres Amigos, entre Andrés Manuel López Obrador, Joe Biden y Justin Trudeau, permitió este jueves "trazar un nuevo camino" distendido para la colaboración tas las asperezas de la era Trump, pero la resolución de las tensiones comerciales y migratorias deberán esperar.

Anuncios

Con Xavier Vilà, corresponsal de RFI en Washington, y AFP

La cumbre entre los presidentes de Estados Unidos, México y Canadá postpuso compromisos concretos y concluyó con un tedioso comunicado donde los presidentes Biden y López Obrador y el primer ministro Trudeau describen 10 acuerdos para colaborar en cambio climático, la lucha contra el coronavirus y la inmigración.

Un ejemplo de la falta de concreción para resolver los asuntos más espinosos se observó en el anuncio de compromiso de inversión en el acuerdo “Sembrando Oportunidades” para mejorar los flujos migratorios en las Américas. El titular mexicano de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard dijo que Washington aceptó abordarlo, pero admitió que todo está por resolver.

“Vamos a estar trabajando con las agencias de los Estados Unidos en los próximos días para darles los detalles a ustedes, pero lo más importante es que hay una respuesta a lo que el presidente López Obrador ha venido planteando en relación con la migración y al futuro. No sólo de la inmigración, sino del futuro de Norte América y finalmente de las Américas”, dijo el canciller.

Biden, Trudeau y López Obrador celebraron la calificada como afinidad ideológica y la fortaleza de la alianza norteamericana, y anunciaron que la próxima cumbre trilateral se celebrará el año que viene en Ciudad de México.

Integración y desarrollo económico

AMLO, como se le conoce al presidente mexicano por sus siglas, trajo a Washington un mensaje de integración económica y ayuda al desarrollo como antídoto a la migración clandestina.

"La integración económica, con respeto a nuestras soberanías, es el mejor instrumento para hacer frente a la competencia derivada del crecimiento de otras regiones del mundo", afirmó AMLO durante el encuentro trilateral refiriéndose a la expansión de China.

México es partidario de "producir en América del Norte" lo que la región consume.

"Tenemos un objetivo común de hacer que las cadenas de suministro sean más fiables a medida que buscamos acercarlas a casa", afirmaron los tres líderes en la declaración, en plena crisis de desabastecimiento global.

De las buenas intenciones a los desacuerdos

Pero en la cumbre no todo era de color rosa por mucho que se deshicieran en halagos.

Como un eco de la ideología del "Estados Unidos primero" de Trump, Biden intenta revitalizar la tambaleante base industrial estadounidense, sobre todo impulsando el mercado de vehículos eléctricos y energías limpias. Y esto genera fricciones.

Tanto México como Canadá están alarmados por la propuesta de Biden de otorgar beneficios fiscales para promover la fabricación en Estados Unidos de vehículos eléctricos.

Y Canadá y Estados Unidos desaprueban la reforma constitucional de AMLO para el sector eléctrico, por su potencial impacto en las inversiones privadas.

"Buy American", la política de Biden para fomentar la compra de productos estadounidenses, molesta a sus vecinos, que lo tachan de proteccionismo.

La migración es el otro lastre en las relaciones.

Hay que "manejar los retos de la migración y los beneficios que podríamos sacar", dijo Biden durante la cumbre.

López Obrador pidió "hacer a un lado mitos y prejuicios" como "dejar de rechazar a migrantes cuando para crecer se necesita fuerza de trabajo que en realidad no se tiene con suficiencia en Estados Unidos ni en Canadá".

El problema migratorio requiere "una respuesta regional coordinada, así como una respuesta global de recursos", afirma la declaración final, en la que se comprometen a adoptar un enfoque "para una gestión migratoria segura, ordenada y humana".

Los tres países tienen la responsabilidad de gestionar el flujo de migrantes "priorizando el respeto y la garantía de los derechos humanos", señalan.

Los Tres Amigos se comprometen a fortalecer la entrada por vía legal, abordar las causas fundamentales de la migración "e invertir en la región, dando prioridad a la cooperación para el desarrollo".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Siga toda la actualidad internacional descargando la aplicación RFI