Saltar al contenido principal
Venezuela

División en el oficialismo

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez. ©Reuters
9 min

La renuncia del general Alberto Müller Rojas al frente del Partido Socialista Unido (PSUV) por el “pésimo” momento que vive “el proceso revolucionario” es el segundo alejamiento del poder de un aliado del presidente Hugo Chávez en un mes.Estas disidencias internas se escuchan en momentos en que la crisis de agua y energía afectan la popularidad del gobernante en un año electoral.

Anuncios

El análisis de Margarita López Maya, profesora de la Universidad Central de Venezuela e investigadora del Centro de estudios del desarrollo de Venezuela.

El poder del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela no presenta la misma energía de antes. Su influencia, aunque continúa fuerte en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), decrece cada vez más. Dos importantes disidencias en el seno de esta organización y el descontento social ante el deterioro en la calidad de vida de los venezolanos dejan entrever que el gobierno de Chávez podría perder terreno en las elecciones legislativas del 26 de setiembre de este año, tal como lo observa la analista política Margarita López Maya, profesora de la Universidad Central de Venezuela, en diálogo con RFI.

 
La disidencia de Henri Falcón, gobernador del Estado Lara (en el oeste del país) y la salida de Alberto Müller Rojas, ex vicepresidente del partido, ex asesor de las fuerzas armadas y amigo cercano del mandatario venezolano, han sido duros golpes para la unidad a lo interno del PSUV.

Margarita López Maya, analista política quien funge como profesora de la Universidad Central de Venezuela e investigadora del Centro de estudios del desarrollo de Venezuela, considera que existe una inconformidad frente a la falta de intercambio de ideas y de espacio para el diálogo, consecuencias de una concentración de poder por parte de Hugo Chávez, quien rechaza opiniones diferentes a las suyas.

Aunado a lo anterior, López Maya señala que la recesión económica y sus repercusiones en el mal servicio eléctrico y de agua afectan la popularidad del gobernante, hasta ahora positiva. Dicho malestar se extiende incluso hasta las bases del partido oficialista, provocando un alejamiento entre los ideales que llevaron al chavismo al poder y los que este movimiento defiende en la actualidad bajo el nombre de "socialismo del Siglo XXI".

Pese a todo, la analista cree que aún está lejano el día en que el bolivarianismo abandone el poder en Venezuela, debido al faltante de liderazgo en la oposición. Para ella, los antichavistas han incurrido en gruesos errores, como el fallido golpe de Estado en abril del 2002, el paro petrolero y su ausencia en las elecciones parlamentarias en el 2005.

“Es difícil que la oposición más tradicional retome la confianza de un pueblo que los mira con recelo y frente a un Estado que controla muchas empresas y la mayor parte de los recursos del país”, explica López Maya.

Empero, todo parece indicar que si el “Socialismo del Siglo XXI” continúa alejándose de la Constitución de 1999 que respaldó el propio PSUV, más disidentes podrían aparecer con el paso del tiempo. Además, la reducción del presupuesto proveniente de los recursos petroleros, los señalamientos sobre el irrespeto a los derechos humanos en Venezuela y la reducción del gasto social podrían pasar la factura al presidente Chávez en el mediano plazo.
 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.