Argentina

Senado aprueba matrimonio homosexual

La ley se aprobó con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones, tras una maratónica sesión en el Senado de más de 13 horas.
La ley se aprobó con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones, tras una maratónica sesión en el Senado de más de 13 horas. © Reuters

En un histórico voto, los senadores argentinos aprobaron la ley del matrimonio homosexual lo que convierte al país en el primer Estado en América Latina en permitir las bodas entre personas del mismo sexo. Esta ley, cuyo alcance será general, contempla reformar el Código Civil cambiando la fórmula de "marido y mujer" por el término "contrayentes".

Anuncios

Escuche el Tema del día sobre la adopción de la ley para el matrimonio gay en Argentina.

Argentina se convirtió en la madrugada de este jueves en el primer país de América Latina en autorizar el matrimonio homosexual, con un histórico voto en el Senado.

La ley se aprobó con 33 votos a favor, mientras 27 se pronunciaron en contra y 3 abstenciones, tras una maratónica sesión de más de 13 horas.

Los senadores votaron según sus concepciones personales, sin que existiera una postura homogénea en los bloques.

La iniciativa que consagró por ley los matrimonios gays, cuyo alcance será general, contempla reformar el Código Civil cambiando la fórmula de "marido y mujer" por el término "contrayentes" y prevé igualar los derechos que tienen las parejas heterosexuales, como la adopción, herencia y beneficios sociales.

Argentina es el primer país de América Latina en autorizar el matrimonio gay y el décimo en el mundo después de Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia.

El proyecto de ley había suscitado una inmensa polémica en el país entre los que estaban a favor y los que se oponía a él. La víspera del voto se realizaron en Buenos Aires actos a favor y en contra, en este último caso con un masivo acto convocado por organizaciones católicas y evangélicas.

La polémica quedó nuevamente en evidencia el miércoles frente al Congreso, donde partidarios y enemigos del proyecto se enfrentaron verbalmente y se arrojaron naranjas y huevos.

La iniciativa parlamentaria fue blanco de una dura embestida de la Iglesia católica, culto mayoritario en Argentina, que lo consideró "un proyecto del demonio".

La presidenta Cristina Kirchner, en cambio, se puso al frente del reclamo de la minoría homosexual, pese a que el proyecto había sido una iniciativa del opositor socialismo, y fustigó a la autoridad católica por convocar a "una guerra de Dios" contra el proyecto de boda gay.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas