Chile/Derechos Humanos

La Iglesia presenta propuesta de indulto a ex represores

Familiares de víctimas de la dictadura de Pinochet protestan cerca de La Moneda. Adentro, Piñera se reunía con la cúpula eclesiástica.
Familiares de víctimas de la dictadura de Pinochet protestan cerca de La Moneda. Adentro, Piñera se reunía con la cúpula eclesiástica. Reuters
Texto por: Mariano Melamed
11 min

Sus máximas autoridades solicitaron este miércoles al presidente Piñera un “perdón por el bicentenario” por razones humanitarias a uniformados sentenciados por crímenes de la dictadura de Pinochet. Pide que se evalúen “grados de responsabilidad”. Indignación entre los familiares de las víctimas y críticas desde la oposición. Escuche el Tema del Día.

Anuncios

Con su presidente Alejandro Goic Karmelic a la cabeza, la Conferencia Episcopal de Chile hizo su propuesta al presidente Sebastián Piñera en una visita al palacio presidencial de La Moneda, en la capital chilena, donde estuvieron reunidos algo más de una hora.

Acompañado por el Cardenal Errázuriz -Arzobispo de Santiago- Goic pidió un indulto a reos con motivo del bicentenario de la independencia, que se cumple en septiembre, y entregó el documento “Chile, una mesa para todos en el Bicentenario”. Allí pide exceptuar de su reclusión a los militares involucrados y sentenciados por violar los derechos humanos durante el régimen de Augusto Pinochet.

"No olvidemos que no todos ellos tuvieron igual responsabilidad en los crímenes que se cometieron. A nuestro parecer no cabe ni un indulto generalizado ni un rechazo general del indulto para todo ex uniformado condenado" por crímenes en la dictadura”, afirma el documento. Y agrega que "la reflexión debe distinguir, por ejemplo, el grado de responsabilidad que le cupo a cada uno, el grado de libertad con que actuó, los gestos de humanidad que tuvo y el arrepentimiento que ha manifestado por sus delitos".

Lo que para los familiares de las víctimas de la dictadura es una aberración, para la iglesia chilena se trata de “ofrecer una nueva colaboración, a nuestro parecer necesaria, en el ámbito de los derechos humanos. Nos referimos a los derechos fundamentales de quienes han sido condenados, y a un indulto que nuestra sociedad puede conceder como expresión de la actitud humana y enaltecedora que construye la paz ciudadana y ayuda a la reconciliación”.

En el punto 3 del documento se expresan diferentes pedidos y sugerencias alrededor de la idea del indulto presidencial, y plantea de mjoras en la situación de los presos en geernal , pero es en el cuarto parrafo donde la Iglesia va por el indulto a los militares. “No sería completa la `mesa para todos´ si no considerásemos en esta petición a quienes cumplen penas por delitos contra los derechos humanos cometidos durante el Régimen Militar. Es un tema que debemos poner sobre la `mesa de todos´ para conversarlo con la seriedad que corresponde, especialmente en el Parlamento de la República”, propone.

Luego del encuentro Goic aseguró que el planteamiento de la Iglesia "no busca reabrir las graves heridas de ayer ni tampoco pretende que ellas se cierren por decreto, Creemos que se pueden dar pasos de clemencia actuando en el marco del estado de derecho". Y agregó que para estos militares piden “un gesto de clemencia, como lo hemos hecho en el pasado con otras situaciones de gran dolor humano”.

Por parte del Gobierno, la secretaria general de Gobierno, Ena Von Baer expresó: “El presidente va a reflexionar respecto a este documento y va a tomar una decisión en base a los compromisos con la verdad y la justicia, la unidad nacional, la seguridad ciudadana y las consideraciones humanitarias", dijo, y adelantó que la Iglesia Evangélica también prevé entregar una propuesta similar en lso próximos días.

Las reacciones

Mientras en La Moneda la Iglesia pedía indultar a los militares, familiares de víctimas de la dictadura marchaban alrededor para protestar. Decenas de personas, portando carteles o fotografías de sus familiares que murieron o desaparecieron durante la dictadura alzaban su voz contra la iniciativa de los curas chilenos. “Hemos escuchado a monseñor Goic diciendo que ellos no van a excluir a nadie de esta propuesta. Cuando no excluyen, entonces incluyen a los violadores de Derechos Humanos, y eso es inaceptable", dijo a la prensa Lorena Pizarro, presidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Pizarro agregó que la Iglesia "le está dando la espalda a las víctimas. Cuando se habla de misericordia se debe ver las dos caras de la moneda; hay muchas señoras de edad que aún esperan saber de sus seres queridos".

Como era de prever, la propuesta fue bien acogida en la derecha que gobierna Chile. "Es una visión realista, no va a los extremos, es integradora", aseguró el senador de la conservadora Unión Democrática Independiente, Patricio Melero. Para el presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín, "la Iglesia aplica la compasión de manera uniforme. La compasión no conoce categorías", señaló.

Por otro lado, la oposición se opuso el planteamiento. "Rechazo totalmente ese pedido. Cuando se invoca la misericordia, es precisamente lo que los violadores de derechos humanos no tuvieron con sus víctimas", dijo el diputado opositor Jorge Tarud. "Le pido al presidente Piñera que no tome en consideración esta petición de indulto. Él no querrá que su gobierno sea recordado como aquel que indultó a violadores de derechos humanos", añadió.

El ex candidato presidencial chileno Marco Enríquez-Ominami también criticó la propuesta: "A mí no me gustan las monarquías presidenciales. El indulto en Chile es una institución monárquica, la idea de que un rey, un monarca, que puede perdonar", dijo Enríquez-Ominami desde Costa Rica.

La dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) dejó 3.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos. Más de 500 militares de la época están procesados por estos casos.
 

Escuche el Tema del Día.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas