Marea Negra

Director ejecutivo de BP se va

Hayward fue ampliamente criticado tanto por la prensa como por el gobierno de Estados Unidos por su manejo de esta crisis.
Hayward fue ampliamente criticado tanto por la prensa como por el gobierno de Estados Unidos por su manejo de esta crisis. © Reuters
Texto por: Mariano Melamed
3 min

Tony Hayward, máximo responsable de la compañía que causó la peor catástrofe ambiental de la historia de Estados Unidos, dejará su cargo en octubre. Lo reemplazará Robert Dudley, quien declaró que BP deberá "cambiar de cultura". Según se anunció este martes, la desvinculación de la petrolera con Hayward se hizo por “mutuo acuerdo”.

Anuncios

La explosión de la plataforma DeepWater en el Golfo de México que causó la muerte de once operarios, contaminó las aguas, ensució las cosas Nueva Orleans, Louisiana y Florida y está jaqueando la vida de un ecosistema entero, se ha cobrado una nueva víctima. En este caso, Tony Hayward, el máximo responsable de BP.

“Desde el día uno decidí que lideraría personalmente los esfuerzos para sellar la fuga y contener el vertido con una operación sin precedentes en escala y recursos”, declaró. Sin embargo, el vertido se lo tragó también a él. “La explosión fue una tragedia terrible sobre la cual - como el hombre a cargo de BP cuando ocurríó-, siempre sentiré una profunda responsabilidad , más allá del lugar donde finalmente descanse la culpa”, agregó.

La brasa caliente ahora recaerá sobre Bob Dudley, otro de los directivos de la compañía que está al frente de los por ahora fracasados intentos de contener la marea negra y parar de una vez por todas el mayor desastre ambiental de la historia norteamericana.

“Estoy honrado por el trabajo encomendado pero triste por las circunstancias. Admiro a Tony, por su trabajo desde que es CEO (Chief Executive Officer) de la empresa y por su indeclinable dedicación para lidiar con el desastre del Golfo. No subestimo la tarea por delante, pero la compañía esta financieramente robusta, con un portafolio de activos envidiable y los mejores equipos profesionales de la industria”, manifestó en un comunicado.

Todo eso, sin embargo, puede parecer una verdad a medias cuando la imagen de la empresa cae en picada, su valor bursátil decae cada semana –un 40% desde que se desató el desastre- y los gastos por los trabajos de salvataje -32 mil millones dólares- han dejado sus números trimestrales en rojo.

Contra lo que siente la mitad del planeta, indignado por el derrame y la falta de respuesta que se concrete en tiempo y forma, Carl Henric Svanverg, uno de los principales ejecutivos de la petrolera, declaró que tanto él como el Directorio de BP están “profundamente dolidos por perder a un ejecutivo cuyo éxito por más de tres años en conducir la compañía fuera tan amplia y merecidamente admirado”.

En todo momento tanto Hayward, Dudley y Svanverg no se cansaron de repetir que BP está financieramente fuerte, en un claro intento de no asustar a sus accionistas o eventuales inversores.

El futuro de Hayward, según dejó trascender la propia empresa, seguirá ligado a la industria petrolera. Además de irse con un bono de cerca de un millón de euros y un cargo en el Directorio que mantendrá hasta noviembre, todo indica que aceptará una nominación para convertirse en uno de los directores de TNK BP, una filial rusa de la compañía.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas